Capsulas de Carreño

Hace 18 años, Millos gritó campeón Merconorte… Por José Jaime Pérez Pineda..

Por José Jaime Pérez, hincha azul

*Para muchos era la “Mercopobre”, pero para Millos tuvo gran relevancia y un alto valor.

Hoy se cumple un aniversario más del título de la Copa Merconorte, segundo logro internacional de carácter oficial que Millonarios obtiene en su historia (ver nota al final).

La noche del 20 de diciembre de 2001, será recordada por muchos simpatizantes del azul, ya que ese día, en la ciudad de Guayaquil (Ecuador), específicamente en el Estadio George Capwell, el equipo sacó todo su coraje y garra, para vencer al Emelec de ese país y darle una alegría a su parcialidad.

Recuerdo que esa noche y durante la semana previa (después de haber empatado 1 – 1 en Bogotá ocho días antes, con gol de Carlos Castro, Botín de Oro ese año del torneo colombiano), tenía una expectativa grande; en ese entonces, no sé porqué, el canal televisivo de deportes que para la época transmitía la mayoría de partidos internacionales, no pasó este crucial partido, razón por la cual, tuve que acudir a la radio para escuchar las incidencias del juego y la tensión de los penales, los cuales finalmente nos darían el título (el partido allá, también quedó 1 – 1 con gol de Juan Carlos Jaramillo y en la tanda decisiva, Millos ganó 3 – 1).

Aún conservo como algo valioso, el cassette de esa final, donde grabé este logro y que cada vez que lo escucho, me alegra el alma y se me eriza la piel, al igual que ese día, donde lleno de euforia, lloré de alegría, gritando interminablemente “campeón, campeón…”.

Ese día el equipo sacó todas sus fuerzas y como decía el comentarista de la transmisión, refiriéndose a los jugadores, “se defendieron como leones, como tigres heridos”. Millos se fue en ventaja, pero después el conjunto ecuatoriano empató y se fue como una avalancha hacia el arco defendido por el venezolano Rafael Dudamel, pero los nuestros estaban para una hazaña y a pesar de la presión del equipo “eléctrico”, defendieron el empate “a capa y espada”, forzando la definición del título al lanzamiento desde los once metros.

En la lotería de los penales, Millos fue superior y por medio de los cobros de Alexander “La Pelusa” Orrego, Carlos Castro y Carlos Gutiérrez, además de la brillantez del venezolano, quien atajó dos cobros del rival, Millos pudo gritar “campeón, campeón”, ante un estadio colmado de hinchas locales.

En la nómina campeona sobresalieron fuera de los ya mencionados, el brasileño Marcio Rodríguez Cruz, Juan Carlos Jaramillo, Wilson Cano (quien fuera el goleador del equipo en esta edición con 5 anotaciones), Jair Ramírez, Alex Fernández, Carlos Fernando Asprilla, Harold Rivera, Oscar Cortés, Johan Viáfara, Jhon Mario Ramírez, Andrés Pérez, Diego Moreno, Omar Guerra, Eduardo Niño, Jaime “El Choco” Suárez, todos ellos dirigidos por uno de los técnicos más ganadores del fútbol colombiano y de Millos: Luis Augusto “El Chiqui” García.

En esa edición, Millos había dejado en la fase de grupos al MetroStars de Estados Unidos, a las Chivas Rayadas de Guadalajara (elenco mexicano) y al Deportivo Italchacao de Venezuela; posteriormente y antes de la final, eliminó al fuerte equipo del Necaxa (también mexicano). En total el azul jugó 10 partidos, ganó 5, empató 2 y perdió 3, marcó 17 goles y recibió 14, para un total de 17 puntos.

También como hecho rescatable de esa edición,  se dio el gol más rápido del certamen, convertido por Wilson Cano, en el partido que como local Millos derrotó 2 – 1 al conjunto norteamericano. La diana se concretó a los 13 segundos de iniciado el partido.

Otro de los aspectos importantes, fue la goleada 5 – 0 propinada al elenco venezolano (una de las más abultadas del embajador por torneos internacionales oficiales). La remontada en semifinales frente al Necaxa, se convirtió en otra gesta: el equipo perdía 0 – 2 en El Campín, logró empatar y finalmente ganar 3 – 2, obligando a la definición por penales, siendo el héroe fue el mismo de la final, ya que Dudamel atajó un cobro de “los manitos” (ese día Millos también ganó en los penales 3 – 1). Tampoco se puede olvidar la forma como se obtuvo el primer puesto en la fase de grupos (que a la postre, nos permitió avanzar a la segunda fase): en el último juego en territorio norteamericano, el partido se encontraba 0 – 0 y en el minuto 92, Johan Viafara convirtió ¡el gol del triunfo!

Millos se convirtió en el campeón de la última edición, ya que en este año, el torneo desapareció; había que ganarla, era la última, no se podía desaprovechar esa oportunidad, más cuando muchos decían que no la ganaríamos. Yo le decía chistosamente a muchos amigos y conocidos días, meses e incluso años después: “somos los actuales campeones de la Merconorte”.

Para muchos era la “Mercopobre”, pero para Millos tiene gran relevancia y un alto valor, ya que era un torneo avalado por la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol), lo que le dio prestigio al Club capitalino. Otros decían que era un torneo de mediocres, pero no creo que sea justo rotularlo así, ya que en sus cuatro ediciones (ganadas todas por colombianos; además de Millos, Nacional y América, también levantaron el trofeo), jugaron entre otros equipos, América, Nacional, Santa Fe, Cali, Emelec, Alianza Lima, Sporting Cristal, Universitario de Perú, Barcelona de Ecuador, The Strongest, Oriente Petrolero, Necaxa, Pachuca, Santos Laguna y Toluca.

No creo tampoco que ese torneo hubiera sido malo y si lo fue, ¿entonces por qué se acabó también la Copa Mercosur? (la cual agrupaba a los equipos representativos de Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile), también ¿por mala y mediocre?

Al año siguiente, ambas copas desaparecieron y le dieron cabida a la actual Copa Sudamericana. Inexplicablemente en su primera edición, no participó Millos. Así como San Lorenzo de Argentina fue invitado a la edición de 2002 por ser el último campeón de la Mercosur, el azul también debió haber sido invitado a la naciente Copa, pero no fue así… Esas cosas que tiene el fútbol!!!

Millos no sólo en esta edición sino en las tres previas, siempre fue protagonista, llegando a una semifinal y siendo subcampeón de otra edición, además de encabezar la tabla histórica de dicho torneo, convirtiéndose en el único equipo colombiano, que lidera una tabla de una competencia internacional (en las 4 ediciones, sumó 54 puntos).

Además con el título obtenido, se rompía una sequía de 13 años sin dar una vuelta olímpica, levantar una copa y gritar “campeón” de un torneo oficial. Este lapso se convierte en la sequía más larga del Club (entre 1988 cuando gana su decimotercera estrella  y 2001 cuando gana la Merconorte).

Ya han pasado 18 años. El título de la Copa Merconorte cumple la mayoría de edad.
Por José Pérez, hincha Azul.

Nota: El primer título internacional oficial de Millonarios fue la Copa Simón Bolívar obtenida en 1973. Fue organizada por la Federación Venezolana de Fútbol y la Dimayor, y la jugaban clubes de Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela y Bolivia. Por ese motivo, se dice que fue la precursora de la Copa Merconorte, jugada también entre esos países.

LIBRO DE MILLONARIOS A LA VENTA

El libro «Dos títulos soñados» Sobre la estrella 15 y la Superliga de Millonarios (adjunto portada y contraportada), el cual contiene datos, fotografías, estadísticas, tablas, historias, un capítulo dedicado a Russo, entre otros, sigue a la venta.

¡SÓLO $20.000 ! … !BUEN REGALO DE NAVIDAD!

Se puede adquirir:

– Con Rubén Díaz, de la Barra Gol Azul 1986, Bogotá. Celular: 318 441 48 84

– En la Tienda “Naturalia”, calle 99 nro. 47 A 37 (cerca de Olímpica de la Calle 100), celular 322 201 28 41, barrio La Castellana, Bogotá.

-En las 8 sedes de la Librería Nacional, Bogotá y en la sede del Aeropuerto El Dorado. A propósito, en las sedes de los Centros Comerciales Gran Estación, Cafam Floresta y Santa Fe, hay tiendas azules, donde se consiguen productos oficiales de Millonarios.

– En la Librería “Antioquia”, Pasaje La Bastilla, carrera 48 nro. 49 – 14, local 18, 5 11 51 39, Medellín.

– En la Librería “Aguilar”, pasaje Auto Centro Bolívar, calle 49 (Ayacucho) nro. 47-35, local 104, 2 31 46 80, Medellín.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *