Capsulas de Carreño

Lástima lo de Wílmar Barrios (Rafael Castillo, El Heraldo)

 

Por Rafael Castillo, El Heraldo

 

Rafael-Castillo

*Y lo de Cañaveral, Hernández y Rangel son interrogantes por resolver durante la temporada.

 

No se acaba el mundo ni se derrumba Junior. Eso está claro. No es Pogba, no es Busquets, pero Wílmar Barrios sí era la contratación rojiblanca que ofrecía mayores garantías de éxito entre todas las que se han concretado hasta el momento.

La caída del negocio que vinculaba al volante de marca cartagenero con los tiburones (según el comunicado del Tolima donde lo declara intransferible y descarta cualquier traspaso) no deja de ser frustrante para la hinchada.

Era justo lo que pedían los fanáticos y la prensa: jugador con nombre ganado, indiscutible, con destacado nivel, en plenitud de condiciones físicas y con proyección. Un futbolista con presente y futuro. Un mediocampista de Selección Colombia, a la altura de Guillermo Celis, quien debe ser reemplazado idóneamente.

Aunque Fáber Cañaveral, Sebastián Hernández y Michael Rangel son jugadores con buena técnica y unas virtudes que invitan a pensar que pueden funcionar, todavía no han explotado con la suficiente fuerza como para tener la certeza de que brillarán con la rojiblanca. Tampoco digo que van a fracasar. Creo que son interrogantes por resolver durante la temporada.

Barrios no jugó en el partido que Tolima igualó 0-0 en su visita a Águilas Rionegro, en el comienzo de la Liga, el sábado anterior. Ojalá eso signifique que aún se sostienen diálogos para que pueda venir al Junior. Es una lástima si definitivamente no se da.

 

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top