Capsulas de Carreño

Medellín entró a ganar; Nacional a empatar y perdió.

Por Jorge Alberto Cadavid M.
Columnista Cápsulas.

 

 

*La cuestión es de técnico y de nómina, pero más de directivos, así en minúsculas, tristeza total.
=====

De una la mano del partido la marcan los técnicos. El del Rojo con poco tiempo ya le da forma, estructura al equipo, además de una nómina con peso. El Verde juega a lo que resulte, apoyado en lo individual y en esto solo Deossa.

Respeto por el contrario, eso fue lo que manifestó desde el inicio con su planteamiento Amaral, los recostó a todos en su área y aguante, en el primer minuto dos opciones claras del que fungía de local, claras lagunas en defensa del visitante.

Medellín proyecta sus laterales, Nacional los amarra , por lo tanto la iniciativa , la intención es roja, Nacional acepta ser sometido.

Con argumentos Medellín es dueño de la posesión, intenta, le pone muchas ganas, Nacional hace un bloque defensivo, que dice acepto el empate.

Chunga tomó el primer balón a los 27 minutos, que quiere decir?

Pero lo paradójico, Deossa el mejor de Nacional, gana con clase un balón en defensa , transporta 50 mtros y con precisión deja solo y de frente al arquero a Duque que desperdicia, era el ocaso de la inicial.

En la etapa final Nacional entró con otra actitud, subió un poco sus defensores, sale de la cueva, Medellín paga su ímpetu de la inicial, se equilibra un poco el partido.

Medellín refresca su nómina , cuatro cambios casi continuos, permite seguir insistiendo en ataque, vuelve lo paradójico, Román de fuera del área, hace que Chunga se luzca, corrían 55 minutos.

Como siempre tardíos, Amaral hace los cambios, ingresan primero Perea y Ramírez a los 67 minutos, luego Pabón y en el finiquito del partido Ocampo y Torres.

Retorna lo paradójico, Pabón de fuera del área exige a Chunga que responde, Medellín dueño de todo no había creado opciones tan claras como las de Nacional a excepción de las del primer minuto de juego.

Pero como el que aspira lo logra, de la misma manera como perdió ante Millos y Águilas, Medellín de pelota quieta, doble jugada en el área, de cabeza anota y trunca a lo que llegó Nacional, empatar.

Medellín celebró como si hubiese ganado un campeonato, mientras Nacional reaccionó, dolido, impotente, mal perdedor.

La cuestión es de técnico y de nómina, pero más de directivos, así en minúsculas, tristeza total.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *