Capsulas de Carreño

Nacional 1-Quindío 0: De Chepa

ENVIGADO. Este salto y el penal cobrado de forma soberbia para victoria de «chepa» por parte de Nacional fue el  aporte de Jefferson Duque frente a un aguerrido Quindío en cancha complicada por las fuertes lluvias de estos días. Foto @Dimayor.

Por Jorge Iván Londoño M.
Columnista Cápsulas.

 

La prestada del estadio Atanasio Girardot para el desfile de silleteros, obligó a que Nacional se fuera en metro hasta Envigado, para jugar su partido contra el Deportes Quindío, “nuevo” en esta categoría. Creíamos, por el antecedente, que la buena racha de fútbol se iba a repetir ante el equipo de la Ciudad Milagro, pero esta vez el milagro se lo hicieron al verde, porque como decimos en cualquier esquina, Nacional ganó de chepa.

 

Así como los anteriores partidos se han ganado con solvencia, con tenencia del balón, con finura futbolística y con ataque generoso, este fue todo lo contrario. Basta recordar que en el primer tiempo Nacional llegó dos veces por tiros desviados de Andrade, más el penal que hizo parte de la chepa, porque fue el balón el que le coqueteó a la mano, al menos eso fue lo que se pudo apreciar, porque solo hubo una o dos repeticiones, y el VAR estaba cerrado.  En el segundo tiempo, el asunto fue más pobre, porque Nacional no hizo ningún disparo directo al arco contrario. El único, pero desviado fue el de Candelo, que quebró uno de los semáforos de San Juan con la carrera 70.

 

Los 47 minutos iniciales se jugaron bajo una tarde soleada, pero sobre un campo encharcado y hasta con lagunitas traicioneras,  producto del aguacero caído una hora antes. A propósito, esa cancha del Polideportivo Sur, requiere con urgencia de un cateterismo, para destaparle los drenajes. Además de este factor, igual para los dos equipos, el verde nuestro se encontró con el verde ajeno bien atrincherado, que no le dejaba espacios y que aprovechaba cualquier papayazo para llegar al arco de Quintana. A los 20 minutos se da el cambio de Aguilar por Cristian Castro, debido a la lesión originada por una entrada a ras del piso.

 

El segundo tiempo comenzó con un inesperado ataque en masa por parte del Quindío, al “peor estilo” guerrillero, que gracias a Quintana no terminó en el empate. ¡Hijuemadre susto!

 

Además del aguacero, Nacional tuvo que seguir soportando el ataque cafetero, porque la consigna, como poquito, era empatar el partido, lo que erigió a Quintana como el mejor de la cancha. Esa avalancha dio lugar a dos goles anulados al Quindío por fuera de lugar el primero y por falta el segundo.

 

Nájera soportaba la lluvia parado en la raya, manoteando a diestra y siniestra y dando instrucciones a todo el que le pasara cerquita; mientras tanto, el técnico Restrepo, seguía sentado en el banco sin riesgos de mojarse y mucho menos de dañarse el peinado.

 

La dupla de Castro y Guzmán creo que entró tarde, lo mismo que Sebastián Gómez por Rovira. Álvez reemplazó a Duque, quien  cobró el penal de forma soberbia. Esta mañana temprano me vine a enterar de que Jarlan había jugado.

 

El difícil estado de la cancha,  la falta de berraquelina en cápsulas  de los jugadores de Nacional, y hasta la apatía del técnico, influyeron para que se cortara esa racha de buen juego.

 

Bueno, alguna vez hay que ganar de chepa.

Compartir:

Un comentario

  1. luz Teresita Londoño

    1 septiembre, 2021 at 1:45 pm

    POR COLUMNA DE JORGE IVÁN LONDOÑO
    Excelente tu opinión. y si lo dice un conocedor así es. Un comentario que agrada describiendo con mucha y amena fluidez lo ocurrido.
    Luz Teresita Londoño

    Hincha de NACIONAL
    Envigado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top