Capsulas de Carreño

Nacional 3-La Equidad 0. Tres puntos sin despeinarse. (Wbeimar)

 

Ante 21630 espectadores, el ganador Nacional se mostró muy expresivo (aún jugando a medio ritmo) y el perdedor La Equidad demasiado taciturno. Foto tomada del portal Atlético Nacional.

Ante 21.630 espectadores, el ganador Nacional se mostró muy expresivo (aún jugando a medio ritmo) y el perdedor La Equidad demasiado taciturno. Foto tomada del portal Atlético Nacional.

Por:  Wbeimar  Muñoz  Ceballos
ZZZZZZZZZZZZWbeimar Muñoz (25)


Con un toque tenso y rápido, Nacional aprovechó los desajustes defensivos entre Mancilla, Murillo y el arquero Novoa, más la poca contención de Restrepo y Motta.   No concebimos a éste último como volante de primera línea, porque siempre ha sido más importante unos metros más arriba.

 

El local destrabó el juego rápido con dos goles de ORLANDO BERRÍO, en los minutos 13 y 21 y selló la cuenta a los 77’ en un tiro libre de DANIEL BOCANEGRA, quien dejó a Novoa con mirada triste.

 

El fútbol de La Equidad fue inseguro atrás y muy pobre en ofensiva.   Nacional pudo golear en llegadas peligrosas de  IbarGuen ( en tres ocasiones), Henríquez y Macnelli, mientras los “aseguradores” ganaron el espacio solo dos veces en 90’, sin apretar el gatillo a tiempo en el arco de Armani.

 

Desde el vamos Nacional dominó tanto en los pasillos de afuera, como en los de adentro y se impuso en el juego aéreo, mientras que en el cuadro visitante no hubo quien hiciera algo distinto a correr.    El onceno de Arturo Boyacá, no tuvo sensibilidad en los piés, porque es muy mecánico y poco creativo.   Jugar  sin ingenio en el fútbol, es un pecado que se paga tarde que temprano.

 

Ganó  el verde por mejor ataque y porque anticipó las acciones del rival, con una defensa que no tuvo mayores problemas….y contraanticipó del medio en adelante.    El cuadro de La Equidad se mostró impotente, mareado y con piernas de plomo.  Nunca tomó el timón de la contienda y todo se resumió en su buena voluntad.

 

Ante 21.630 espectadores, el ganador se mostró muy expresivo (aún jugando a medio ritmo)  y el perdedor demasiado taciturno.

No les parece ???

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top