Capsulas de Carreño

Nacional en el 2022.

Por Miguel Robledo Restrepo.

 

*Vendrán otros tiempos y ahora no sé si mejores o peores. Por lo pronto esperemos eliminar a Olimpia.

 

Asumiendo que 1921 fue un fracaso tenemos que devolvernos en el tiempo y reconocer que tras la salida de Reinaldo Rueda el equipo viene de tumbo en tumbo.

Primero se dan cambios directivos sin ningún criterio dirigencial; De Ardila a Ardila pero sin conocimiento del negocio. Luego los administrativos sin ningún rumbo empresarial. El Sr. Pérez, muy hincha pero muy poco comprometido y delegando en gerencias, comisiones y comisiones su real misión dispersó lo que debió ser una cabeza fuerte y sensata.

Factor no sé si coyuntural o estructural fue la intromisión de Juan Pablo Ángel punto de esguince de la debacle y ésta es la hora que no sabemos de él, excepto que impuso a Tomás en la nómina.

Luego ese paso de entrenador a entrenador sin ningún criterio como lo fue la llegada de Lillo. La de Almirón fue más pensada pero sus incorporaciones fueron un fracaso. Autuori fue un dechado de buenas intenciones pero sin nómina, lo mismo que Guimaraes. Aunque hubo tres incorporaciones que ilusionaron: Aldair Quintana, Daniel Muñoz y Jarlan Barrera, pero Guimaraes salió fracasado.

No sé si Emilio Gutiérrez Gómez sea el hombre para manejar al otrora glorioso equipo pero Alejandro Restrepo fue lo que la tabla para el náufrago. Inició como una balsa sólida en la que cabíamos todos, hinchada incluida y en la euforia vitoreábamos al técnico. Pero bastó con que se lesionara Baldomero Pedraza para que la moral, el juego y los resultados se viniesen al piso. Poníamos nuestra confianza en un sólido cuadro defensivo con Quintana, Yerson Candelo, Felipe Aguilar, Olivera y Danovis Banguero. Brayan Rovira y el propio Baldomero Perlaza, Jarlan Barrera, Andrés Andrade, Dorlan Pabón y Jefferson Duque, sin recambios. Sólo Sebastián Gómez y una lista de novatos como Mier, Cabal, Castro, Marulanda, Fory, Todos los Palacio o Palacios y fugazmente Ruyeri Blanco. Los demás fueron cargazón y exceptúo a un artista del fútbol que vino en sus últimos días pero que dejó en la retina la belleza del fútbol: Hernán Barcos.

Fue lo que nos dejó la retirada de Macnelly Torres. Después de BigMac10 no ha pasado nada.
Para el 2022, una mala administración y una mala compranza ignoraron la necesidad de un portero, y de un centro delantero; bien lo de Mejía y mal lo de Gio Moreno; regular lo de dejar a Dorlan y mal lo de renovar la nómina y lo de dejar a un entrenador capacitado y sabedor pero ignorante de los intríngulis del fútbol profesional y de su inexperto asistente Francisco Nájera. El ¿comité deportivo? Y El Presidente relegaron lo necesario por darle gusto a una tribuna fanática, energúmena e ignorante. Pensaron y obraron como hinchas y nos mandaron al ostracismo.
Vendrán otros tiempos y ahora no sé si mejores o peores. Por lo pronto esperemos eliminar a Olimpia.
Miguel Robledo Restsrepo.

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Gonzalo Montoya

    3 marzo, 2022 at 8:18 am

    POR COMENTARIOS DE MIGUEL ROBLEDO RESTREPO
    Estimado Miguel.
    Siempre es un placer leerte en este espacio, tienes razón en lo que dices sobre el Arriero, es mi ídolo de infancia y recuerdo que se me rompió el corazón cuando fue traspasado al América de Cali.
    Tengo la fortuna de hablar con él, de vez en cuando y la primera vez que entré en contacto con él se lo dije.
    Creo que Hernán es el indicado para iniciar un nuevo proceso, conoce la casa como nadie, ídolo de la afición, está muy pero muy preparado, tiene el carácter para que nadie le abra los ojos y ama la institución, de por si él era el indicado antes de Restrepo, pero por cosas qué pasan a la interna, lo omiten.
    En fin esperemos que el equipo la rompa hoy y el Arriero siga. De qué es posible es posible.
    Un abrazo.
    Juan Gonzalo Montoya

    Hincha de Atlético Nacional - Atletico de Madrid
    Cali - Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top