Capsulas de Carreño

Nacional, o cuando el agua se ahoga

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

 

 

*A Nacional le ocurrió lo mismo CUANDO EL AGUA SE AHOGA.
=====

El de ayer 24 de junio 2023, fue un partido de punto final. No había mañana, solo el presente, moldeado durante 90 minutos por Millonarios y Nacional, con sus virtudes y errores.

Millonarios con los once de siempre, incluidos los que fueron llamados a la selección. Nacional con los once de casi nunca, porque el técnico Autuori es dado a cambiar la nómina como de sentado en el banco.

Los once de hoy, hubieran sido los ideales para el partido de ida en el Atanasio, pero don Pablo prefirió regalarle el primer tiempo a Millonarios, igual como se le entregan las llaves de la ciudad al visitante, como muestra de bienvenida.

Pero ayer no solamente jugaron los once ideales, también regreso la actitud, la buena disposición y el querer empuñado en la mano. Nacional con solvencia defensiva, y con el tiempo exacto para recuperar la memoria y anotar el gol con su sello de propiedad privada, tres largos pases que coparon el ancho de la cancha, centro de Banguero y culmina Jefferson para enmudecer el Campin y armar la gritería en el resto del país.

Lo mostrado por Nacional en ese primer tiempo, aun con algunas imperfecciones, nos ilusiono a todos, nos dio tranquilidad. La verdad, sentíamos que la estrella diez y ocho podría ser realidad. Fue un primer tiempo como pocas veces, porque la costumbre en este torneo era regalarlo; por fortuna llego en el momento indicado.

Todo lo vivido nos permitió tener un entretiempo con pecho sosegado, con pulso normal, con cosquillitas en el estómago, y con el bombillo verde esperanza prendido.

Para el segundo tiempo, Gamero hace un cambio y sus jugadores también, porque entran decididos a lograr el empate; por el otro lado en Nacional entran los mismos y las mismas intenciones de juego, pero poco a poco empieza a asomarse el fantasma del repliegue para defender el botín a camiseta y guayos ventiados.

Al minuto 60 Autuori entra a Castro y sale Ángel, el de menos rendimiento, y cambia el esquema para formar un 4-4-2, cambio que obliga a “recular” y que invita a los azules montaran su embajada en plena mitad del campo. Con este esquema Mier comenzó a destacarse, entre otras, con par atajadas en simultánea, y Zapata con dos oportunidades de autogol.

Al minuto 70 cobro de tiro de esquina por Cataño, el área de Nacional atiborrada de jugadores, cabezazo va y cabezazo viene, patada va patada viene y justo el balón le queda a Llinas para que logre el empate. Se acaban las cosquillitas y se acelera el pulso. En ese momento, la única oportunidad que tenía Nacional de llegar al arco contrario era el saque largo de Mier, quien no atino nunca a que el balón le llegara al destinario correcto.

El partido termina con una demostración de incoherencia, de despiste y de adormecimiento por parte del técnico, no solo al tratar de hacer los cambios, sino en los jugadores a salir, pensando obviamente en el cobro desde los doce pasos, cambios que también tuvieron el propósito de agotar el tiempo para llegar a esa instancia. Todo esto se asimilo a la escogencia por parte de la profesora de kínder, de los cuatro alumnos para izar la bandera.

Termina el partido y nos disponemos a los cobros desde los doce pasos, lo que permite que lleguen las maripositas y se prenda el verde de la esperanza,  porque Mier ha tenido sus buenas intervenciones, por la calidad de nuestros cobradores y porque Sebastián gana el sorteo para comenzar de primeros, que a todas luces es beneficioso.

Volvámonos masoquistas:

Cobra Dorlan y le quiebra un parabrisas a un Transmilenio.

Cobra Banguero con ceremonial y parsimonia inglesa incluida, y gol. Cobra Duque y Montero tapa, pero se repite por adelantamiento y gol. Cobra Pereira por Millos, Mier regala el lado derecho, y Dios te pague

Cobra Zapata, anunciado hasta con toque de timbre, y tapa Montero.

Cobra Ruiz de Millos y Mier despeja el balón con su pie izquierdo.

Cobra Jarlan pero le sale un cobrito de picado en recreo de primaria

Mientras esto sucedía, el técnico Autuori se mantenía sentado en el banco, indiferente y nada solidario con sus jugadores. El capitán del barco escaleras abajo con el salvavidas debajo del brazo.

El resultado, 3 a 2 a favor de Millonarios y pase por la taquilla para reclamar la copa 17.

Dicho en una forma más concreta y contundente, A Nacional le ocurrió lo mismo CUANDO EL AGUA SE AHOGA

“Tu gran oportunidad puede ser justo donde estas ahora”. Napoleón Hill.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *