Capsulas de Carreño

Nacional sigue su marcha triunfal

MEDELLÍN. Jefferson Duque estuvo cerca de anotar en este ataque, salió a tiempo el arquero Valencia para cerrarle el ángulo de disparo. Nacional controló el juego en la complementaria hasta que apareció el gol en el 71 de Yeison Guzmán. Y el invicto verde que se prolonga. Foto @Dimayor.

Por Jorge Alberto Cadavid M.

 

*Sigue la valla de Quintana invicta, alcanza el tope de la reclasificación y de la Liga, marcha con paso firme.

El inicio generó algunas dudas por la dificultad de Quintana de jugar con los pies, de Barrera con una tras otra mala entrega, pero se veía proactivo e interesado en el juego.

La ausencia que mas noté fue la de Perlaza, por su ida y vuelta y su función de falso 9 para llegar con propiedad al área.

Nacional controlaba el juego, pero le faltaba la sal y pimienta para adobar con éxito la llegada a gol, el socio de Barrera, el esperado Guzmán apenas mostraba pinceladas.

Las Águilas hacen su bloque defensivo con superioridad en hombres, cuando el Nacional de Andrade y Candelo hace mayoría cuando están en la cancha, Marulanda no se atreve en ataque.

Pero está el técnico joven, que en la pausa hace sus variantes posicionales y nos hace olvidar las ausencias, Nacional afina y pone más dinámica, los cambios de frente y la salida de laterales permitieron más llegadas pero sin eficacia.

Castro por su banda fue más productivo, en una llegada tira el centro y Guzmán de cabeza entra arquero y pelota dentro del arco, debuta con gol.

Con la anotación, Restrepo hizo cambios, las Águilas buscaron el empate, pero no llegó.

Sigue la valla de Quintana invicta, alcanza el tope de la reclasificación y de la Liga , marcha con paso firme.

Compartir:

2 comentarios

  1. Victor H Restrepo Tapias.

    31 agosto, 2021 at 3:37 pm

    COMENTARIO SOBRE ATLÉTICO NACIONAL
    Señor Restrepo que buen recorderis hace usted de estos verseros, promeseros y hasta cometeros que pasaron por Nacional y solo dejaron como los huracanes ruinas y despojos de un grande, así como las alforjas vacías y mohosas.

    Aunque muchos rozaron la grandeza no la alcanzaron es por ello que yo me llamo a la mesura y la esperanza calmada, bien sabemos que esta, la famosa quinta liga del mundo no siempre el que hace más puntos es el campeón, como se que cabalgamos torneos anteriores y nos desinflamos en la final

    Se que el vaso está medio lleno y no medio vacío y que es mas fácil corregir ganando; vi pasajes del partido ante Águilas Doradas, se ganó es lo importante si noto que los ausentes por selección pese a su intermitencia hacen falta, Rifle Andrade, Perlaza, Candelo.

    Me alegra por los hinchas, por el técnico, aunque no me es plena la confianza y por el equipo, que ha podido así sea aún con baches recuperar algo el ADN y potenciar los devaluados jugadores que hasta el pasado torneo eran.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali, hincha de Nacional

    Hincha de Nacional.
    Cali.

  2. Saùl Restrepo

    31 agosto, 2021 at 11:21 am

    EL PUNTO A FAVOR DE RESTREPO..

    Es que no es terco.

    Nacional en estos últimos 5 años había tenido técnicos que se caracterizaban por esta característica. Se casaban con sus ideas fijas y nunca fueron flexibles, confundieron el ser obstinado con ser testarudo.

    Todo mundo veía los yerros, las malas elecciones al alinear y hasta las malas posturas tácticas a la hora de enfrentar los compromisos, ellos no.

    Como resultado se obtenían fracasos y eliminaciones seguidas, con un equipo que no se afianzaba, además con jugadores que no nunca engranaron.

    Empecemos con Lillo: Vivía en su propia realidad y cuando la explicaba, solo se la entendía él. Lo cual causaba que se encerrara mas en si mismo.

    Almirón insistió siempre con los que él trajo e hizo comprar, pero no tenían nivel competitivo. Ejemplo Monetti, que es de todo menos portero, pero lo mantenía ahí. Ni qué decir de los Braghieri y Castellani.

    Autouri; se quedo en la aclimatación y adaptación a su nuevo ambiente. Nunca entendió la dinámica del equipo, pero decía que si. Algo que no fue digerido por su visión, no dimensionó ni a nacional, ni a Medellín como su plaza.

    Segunda era de Osorio. En esta llegó mas resabiado, con mas caprichos, condiciones y pereques. Obcecado con sus ideas de ‘avanzada’, exageró de sus posturas y mando. El equipo se le cayó cuando castigaba a quien rendía y jugaba bien. Parecía una afrenta a sus tácticas y esquemas. Eso hizo que los jugadores, jugaran mal para poder ser alineados. mientras mas mal les fuera, mas insistía con ellos. Los resultados en dialéctica fueron paupérrimos.

    Todos ellos también tenían en común que al salir a las ruedas de prensa, veían y describían su particulares visiones de lo acontecido, no aceptaban sus errores y se cerraban a la banda como pa’ llevare un punto. Un; «si ¡ve! Se los dije, es que no me creen…» y la vaina seguía empeorando.

    Salvedad se le hace a Hernán Darío Herrera, el si comprendió las necesidades del equipo deportivamente hablando, pero falló con las directivas.

    Ahora; Restrepo asumió la dirección sin mucho pergamino ni con un trabajo previo que fuese muy reconocido, pero hizo algo intuitivo, seguir la lógica y entender el medio donde se encuentra. Mas que imponerse con sus posturas, las socializa, las hace creíbles y no es empecinado en repetir el error.

    Ha ensayado, ha mirado y ha atisbado diferentes opciones, pero la diferencia radica es en si insistir, en enmendar y arreglar lo que le ha salido picho. Acepta lo que está mal y se propone corregirlo sin aspavientos ni alharacas.

    Los avances son notorios, ya se nota una estructura base, una idea de juego compuesta, sociedades muy compatibles en la cancha y unos esquemas tanto ofensivos como defensivos mas claros en funcionamiento, se refleja esto en que no les han vuelto a anotar, récord que le reconocen hoy, 7 en línea.

    Corregir ganando hace que el equipo le vaya bien. Que bueno.
    Saúl Restrepo, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top