Capsulas de Carreño

Nacional y las obras de misericordia.

 

NEIVA. Nacional puso a celebrar al Atlético Huila. El pelado Andrés Amaya le ganó en el anticipo a uno más grande, Felipe Aguilar, para el gol de la victoria. Foto tomada del diario La Nación de Neiva.

Por Jorge Iván Londoño Maya..

No es la primera vez, ni tampoco será la última, que Nacional, en su infinita bondad, práctica las obras de misericordia con el último de la tabla. Eso fue lo que hizo anoche jugando contra el Huila, le dio de comer al hambriento y de beber al sediento.

Puede que el Dios Misericordioso les tenga en cuenta la buena acción, pero nosotros los hinchas no les perdonamos  el ridículo hecho en el elefante blanco Guillermo Plazas Alcid de la ciudad de Neiva.

Nacional es especialista en hacer este tipo de obras frente a los coleros, que siempre han encontrado en el verde una mano caritativa que les permite, primero celebrar el triunfo como si hubieran ganado el campeonato, segundo sacar pecho ante la resonancia que da ganarle al equipo de los pergaminos, y tercero sumar los tres primeros puntos que los acercan al penúltimo y los alejan un poquito del descenso.

El triunfo de los opitas tiene más connotación, toda vez que su nómina estuvo plagada de muchachos de las divisiones inferiores, al punto que quien marcó el gol, Andrés Amaya, tiene 17 años de edad y un año larguito de haber debutado en el fútbol profesional.

Lo de Dayro no tiene sentido. Se está ganando un dineral, basta saber que con su sueldo se paga la nómina mensual del Huila,  simplemente para que cada que dilapide una oportunidad de gol,  lance un madrazo al aire, o le dé una patada a la grama o se tire el mechón para atrás. Señores directivos, si me pagan el mínimo les hago lo mismo y mil veces mejor.

Sabemos por experiencias pasadas, que de este fiasco no va a resultar nada provechoso en lo administrativo y en lo deportivo. Puede que el técnico Herrera, en su afán por permanecer un poquitico más en la raya como técnico encargado, saque a relucir sus ancestros de “arriero” y componga  en algo la carga del equipo que hace rato está  ladeada, no solamente en lo técnico, sino en lo anímico, porque, avemaría si estamos perdidos en este aspecto.

De este Nacional de hoy, con sus “juegos de tronos” internos, con la mediocridad técnica y de actitud de algunos jugadores, y con la inestabilidad táctica que se ve en la cancha, no podemos esperar gestas de triunfo, así que cualquier empate nos resulta ganancia y un triunfo todo un potosí.

Menos mal faltan cien días para que suene “El Año Viejo”.

Compartir:

2 comentarios

  1. Juan Fernando Echeverri Calle

    25 septiembre, 2018 at 8:58 am

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    ¡Excelente! Comentario…donde no hay que decir nada…sólo llorar y recordar aquellos tiempos. Si aquel (la vendedora de rosas) hiciera siquiera un gol por cada diez madrazos que echa…seríamos campeones.
    Todos, todos…todos…hasta las tales DIRECTIVAS son culpables de tanta mediocridad, menos el “ARRIERO” HERRERA, quien no puede hacer milagros.
    Juanfer, Juan Fernando Echeverri Calle

    Del editor. Pudo Pecoso con América sacarlo del atolladero y está a un punto de meterlo entre los ocho. Y está invicto.

  2. RAFAEL ANGEL ALVAREZ DIEZ

    24 septiembre, 2018 at 9:38 am

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño Maya
    Hola Don Jorge.
    Excelente su comentario y es la radiografía de un equipo sin alma, donde algunos sudan la camiseta pero otros como el que usted menciona no hace sino echar madres como si con eso consiguiera el objetivo. En la síntesis que analiza Don Alfredo dice: “Huila le jugó de tú a tú a Nacional” que mentira (no por Don Alfredo, sino por lo que se vio en la cancha), ese equipo lo mantuvo a raya y si no es por la falta de efectividad de ellos la derrota hubiese sido peor y humillante. Estamos como en la época de Lillo o quizás peor, el capitán hablando pendejadas y los otros trotando en la cancha.
    Rafael Ángel Álvarez Díez, Jamundí, Valle.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *