Capsulas de Carreño

 Otro empate sin  fútbol y sin alma.

MEDELLÍN. Las muy escasas mejorías del equipo en ataque se diluyen en  la incapacidad de generación de juego,  la consecuente subutilización de los delanteros, en su orden Diber Cambindo, Leonardo Castro, Agustín Vuletich. Foto @Dimayor.

Por María Victoria Zapata B.
Columnista Cápsulas.

 

 

*Con el DIM es imposible sustentar cualquier leve ilusión o esperar cualquier  casi imposible milagro.

 

Anoche,  en el partido de la décimo tercera fecha, el DIM  volvió a demostrar, en el Atanasio Girardot y por enésima vez, que es un equipo aniquilado en su fútbol y en su motivación.

 

Más pobre, vergonzosa y  decepcionante  no pudo haber sido su presentación ante el Envigado F.C. que,  al igual que los demás equipos enfrentados en el presente torneo,  también dejó al descubierto todas las carencias y debilidades de un DIM   cada vez más tambaleante  en sus estructuras administrativa y deportiva.

 

¿Para qué seguir insistiendo nosotros, los hinchas,  con el encendido de una  débil  llamita de fe  en una clasificación que, bien sabemos,  se extingue con el pésimo fútbol y la apatía  del colectivo rojo en cada una de sus deplorables presentaciones?

 

Porque las muy escasas mejorías del equipo en ataque se diluyen en  la incapacidad de generación de juego,  la consecuente subutilización de los delanteros, cualesquiera sean ellos, y  en el  creciente deterioro de la otrora solvente zaga del DIM.

 

¿De que sirven los empates en el Atanasio Girardot  con Águilas Doradas,  Junior, Santa Fe y, ayer, Envigado,  si en  cada uno de ellos está implícito el poquísimo fútbol rojo,  el  escaso  peso de Independiente Medellín en condición de local y la certeza no de un punto ganado sino de dos  más que se pierden?

 

 

Es muy duro ver  semana a semana  un Deportivo Independiente Medellín, como el que igualó anoche con Envigado, que volvió a evidenciar  severas  flaquezas en su zaga,  careció de generación  de juego y  siguió huérfano en ataque, por cuanto el medio campo no piensa, no produce,  no tiene cerebro.  El de ayer  fue un DIM con unos jugadores que cada vez disminuyen más su ya muy baja curva de rendimiento, con un  fútbol  que  no vislumbra posibilidades de mejoría  y que cada vez agota más  el sueño  de la clasificación.

 

De este juego ante el cuadro  envigadeño,  ¿qué  habrá por rescatar aparte de los tres infructuosos intentos de Adrián Arregui y su afán por liderar y empujar el  equipo en el período complementario?  Dudo que haya algo más  porque, la verdad, el  de la fecha 13, fue un DIM nuevamente sin rumbo, brújula ni  alma, que se acerca peligrosamente a su quinta eliminación consecutiva.

 

Y al  margen de los compromisos que le quedan por jugar, – dos ante Atlético Nacional, y los demás ante  Deportes Tolima y Deportivo Pereira, también en el estadio Atanasio Girardot, y  con Alianza Petrolera, Patriotas y Deportivo Pasto,- la mayor dificultad para el DIM, reitero, no son sus rivales sino su fútbol limitado y carente de todo  y su  mentalidad desprovista de competitividad.

Por eso,  sin importar  cuantos o cuales sean los partidos y equipos que faltan por enfrentar en la recta final de la fase clasificatoria en Liga,  queda suficientemente claro que  con el fútbol actual y el disminuido estado anímico del equipo, difícilmente se encontrarán argumentos para  la consecución del  paso a cuadrangulares. Ni numérica ni deportivamente.   Así, es imposible sustentar cualquier leve ilusión o esperar cualquier  casi imposible milagro.

Lo único que  nos espera  es otra amarga decepción, nada más.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top