Capsulas de Carreño

Pacho Vélez y sus disquisiciones periodísticas en conversatorio UPB / Cápsulas.

*“Facetas del periodismo deportivo” fue en el tema del conversatorio académico mensual de la alianza UPB/Cápsulas de Fútbol. El invitado fue el periodista antioqueño Francisco Javier Vélez Muñoz, más conocido como “Pacho” Vélez. Reseña.

Por Roosevelt Castro Bohórquez.

 

La cita académica virtual empezó a las 11:20 a.m. de este jueves 30 de septiembre. De un lado de la pantalla, y cómo anfitrión, el periodista Juan Guillermo Montoya Marulanda y del otro su colega Francisco “Pacho” Vélez.

De su historia de vida, de su tránsito por la radio y la televisión, de los retos actuales del periodismo deportivo desde lo analógico hasta lo digital, de las mesas de opinión, de los nuevos espacios de trabajo y otras disquisiciones se conversó con el periodista paisa, con más de 3 décadas de experiencia en medios.


De Antioquia para el mundo: sus inicios

Francisco Javier Vélez Muñoz nació en Medellín, pero la trashumancia de sus padres buscando oportunidades laborales lo llevaron a Pereira, Santa Marta, Bogotá y Cali, entre otras ciudades.  “Yo me crié en los límites de los barrios Buenos Aires y El Salvador. Estudié hasta segundo de bachillerato en el Colegio Federico Ozanam, pero por cosas del destino mis padres se trasladaron a diferentes ciudades hasta que recalamos en Bogotá, donde termino mi bachillerato”, recuerda el periodista con cinco décadas de vida.

“Me dio muy duro vivir en Bogotá. Las costumbres, clima, todo es diferente. Extrañé mucho lo que en su momento se llamó Antioquia Federal. Empecé a estudiar Comunicación Social en Impahu, por la noche y en el día estudiaba veterinaria, pues he sido, soy y seré un defensor de los animales. La una la hacía por hobby y la otra por pasión”, dice el animalista por convicción y por pasión.

Esta carrera por lo pasional y por gusto personal, entre la veterinaria y el periodismo deportivo, se la ganó la última.  “A la mitad de mis estudios de periodismo, le pedí la oportunidad a Iván Mejía Álvarez. Él estaba cono director de deportes de Todelar. Era “muy pelado” y él pagaba mi salario. Después paso al Grupo Radial Colombiano y se viene la oportunidad de venirme para Medellín. Yo acepté y regresé a mi ciudad, pero esa guerra entre el narcotráfico y los atentados, me hicieron regresar a Bogotá”, relata el comentarista de ESPN Colombia.

Cali sería su próximo destino. “Ciudad cosmopolita. Allí llego por el llamado del Dr. Mao.  Él necesitaba un comentarista de fútbol y solicitó uno a Bogotá. Primero hice una pasantía en Todelar y luego a RCN”, evoca el periodista Antioqueño, pero radicado por más de 25 años en la capital del departamento del Valle del Cauca.

De la radio a la televisión: un paso complicado.

Como complicado califica “Pacho” Vélez su tránsito de la radio a la televisión. “En la radio tuve grandes maestros. Me tocó la época brillante de Javier Giraldo Neira, de Hernán Peláez Restrepo, de Weimar Muñoz Ceballos, Guillermo Montoya Callejas, Marino Millán, Mario Alfonso Escobar, Esteban Jaramillo y entre esos usted (Juan Guillermo Montonya), que eran como esos referentes, y que me fijaba mucho en ellos y por ahí construí el tema radial partiendo de algo de que soy un reportero por excelencia.

En televisión soy y seré un eterno aprendiz. Hacer televisión es otro contexto, es otro idioma. En esto soy empírico, me ha tocado darme contra las paredes”, argumenta el avezado reportero antioqueño, pero hecho periodísticamente en los micrófonos radiales de Cali.

“Lastimosamente la radio está perdiendo la gran batalla con los medios audiovisuales y se fue diluyendo en sus contenidos. Estamos asistiendo al final de los días para la radio comercial. Hay un panorama sombrío. Con el tema de las trasmisiones, antes se dependía de los transistores, ahora no.  Ya dependemos del celular. Los jóvenes de ahora encuentran más rápido la información.  La radio en AM desaparecerá, morirá”, sentencia de manera apocalíptica Vélez Muñoz.


De lo analógico a lo digital: un cambio de chip necesario

Reinventarse es el verbo de moda. La pandemia del Covid 19 encontró en él, otra manera de actuar frente al mundo. Los medios no son la excepción- “Hay que construir contenidos diferentes, como programas de análisis, entrevistas, mesas de opinión, ya que el modelo informativo y la inmediatez se perdió”, comenta.

La televisión convencional tiene nuevos retos. “Aparecen las aplicaciones en los celulares. La televisión se está transformando a crear contenidos de este tipo. Con ello, la del cable desaparecerá también”, expone el connotado reportero.

Atado a ello, la comercialización de los espacios va a ser más complicada o va a sufrir unas mutaciones más grandes. Pequeños scroll, branding en las escenas, personalización publicitaria, entre otros, estarán al servicio de la publicidad para los diferentes y diversos públicos o audiencias.

 

El talento humano muta

Con estos horizontes digitales, al periodista deportivo le tocará cualificarse para no quedar a la zaga. “Veo el panorama con preocupación. Nosotros nos criamos periodísticamente yendo a las fuentes y ahora no. Ya es muy complicado entrevistar y se ha perdido la posibilidad de investigar. Ahora los jóvenes se preocupan más ´por la imagen, que por el contenido. El verbo de moda es buscar contenidos.

Internet ha cambiado esa manera de llegar a diferentes públicos. Hay una fragmentación y segmentación de las diferentes audiencias, porque hasta ellos mismos generan contenidos. Hay más facilismo. Se olvidó el proceso y lo que tienen son datos, pero no la estructuración periodística”, comenta con un dejo de nostalgia el comunicador deportivo.

De igual manera se olvidó la escenografía del periodismo. “Al joven le importa más su imagen que la investigación. Dependen mucho de internet.  Es un periodismo desechable y sin contextos. La necesidad de formarse intelectualmente no la ven clara. Tener elementos de geopolítica, historia, sociología, de entender los procesos, no está en sus retos personales. No les interesa ganar credibilidad, pero sí imagen”, afirma.


¿Usurpación en la opinión deportiva?

Las mesas de opinión están siendo ocupadas por grupos interdisciplinares, que, si bien enriquecen lo conceptual, no tienen un elemento fundamental que posee el periodismo: ser fiscalizadores.

«Los jugadores aportan desde sus experiencias y vivencias. Ellos no tienen idea de hacer una entrevista. La pluralidad enriquece el debate.  Por eso el periodista debe prepararse e investigar. Para todo ello hay que estar bien preparados, para tener un pensamiento crítico porque o si no nos tragan vivos.  Las nuevas generaciones deben leer mucho más y alejarse de lo que solo les enseña la Internet y los motores de búsqueda. Busquen preparase en el terreno, en las canchas de fútbol y de otros deportes”, conmina Pacho Vélez.

Además, confiesa que no se debe perder la esencia misma del periodismo: el contacto directo con los protagonistas. «No olviden la comunicación directa con deportistas, no se vuelvan periodistas de lo que dicen otros periodistas, sino que sean periodistas de sus propias fuentes», complementa.

“Por eso, tampoco debemos quedar de brazos cruzados e insisto: debemos prepararnos de una manera más inteligente, más profunda, para poder entablar una controversia, un estado crítico vrs el conocimiento que tienen, por la experticia que tengan ellos en todos los sentidos”,

La generación de los “Likes”

De igual forma, y ante el avasallante poder que están adquiriendo las redes sociales, la trivialización de contenidos, la espectacularización mediática de las agendas informativas, se está asistiendo a construcción de una “civilización del espectáculo”, como lo afirmó Mario Vargas Llosa en su libro con el mismo título y que trajo a colación Juan Guillermo Montoya Marulanda, moderador de la amena charla. “Todo ello debemos tenerlo en cuenta para no abandonar ese pensamiento crítico”, como lo aseveró Montoya Marulanda.

Y el Nobel de literatura peruano no se equivocó.  La generación de los “Likes”, “Me importa” “Me entristece”, “Me enoja”, y la “opción de los numerales o hashtags” hace carrera para “argumentar” virtualmente o “viralizar” contenidos laxos y de una frivolidad también avasallante.

Esto también ha conspirado para que no haya una profesión cualificada y ya se estén extinguiendo esos periodistas comprometidos con su oficio y sus audiencias cada mes más segmentadas y fraccionadas.

No obstante, “Nosotros los periodistas debemos tener armas, más allá del Google, para discutir, para discernir y así poder sentar una posición con autoridad”, concluye el periodista antioqueño de nacimiento, pero colombiano de corazón.


Nuevos espacios de trabajo, nuevos lenguajes, nuevas alternativas

Ante la explosión de medios de comunicación en la digital, el periodista deportivo tiene la posibilidad de ser más independientes. Incluso llegar a ser valorados económicamente. “Es verdad que la radio clásica y la televisión han perdido espacio para el desarrollo de la labor periodística. Antes existían 2, 3 ó 4 canales para expresar y exponer, pero hoy existen más y la gente puede escoger.  De esta manera se es más independiente.

Así mismo, tenía que ceñirse a la cuadricula del medio al que pertenecía y ahora no.   En Colombia apenas estamos caminando en ese proceso y ya hay manera de construir plataformas que generen remuneración económica para el periodista, tener contenidos críticos y se amplían los espectros de trabajo. En esto soy optimista y esto se debe hacer con una responsabilidad académica desde las universidades, con principios éticos”, arguye el periodista deportivo.

Así el polifacético “Pacho” Vélez habló de las “Facetas del periodismo deportivo” en una era digital para ser muy bueno en lo que se hace, porque “la marca es uno porque el prestigio se construye”, concluye Francisco Javier Vélez Muñoz, más conocido como “Pacho” Vélez.

Compartir:

2 comentarios

  1. ricardo herrera

    1 octubre, 2021 at 9:57 am

    POR LA NOTA CON PACHO VÉLEZ
    Pacho Vélez es muy buen comentarista, pero se me hace raro que no destaque a Iván , quién fue la persona que el dio la oportunidad y creo que algo debió enseñarle. Hay que ser agradecidos no seguir los pasos de Diego Rueda. Saludos.
    Ricardo Herrera, Bogotá

    Del editor. Desde la redacción de Cápsulas, seguimos todo el conversatorio. A la primera persona que mencionó Pacho Vélez que le tendió la mano fue a Iván Mejía. En la nota aparece que hasta de su bolsillo él le pagaba en sus comienzos. No leyó bien la nota Ricardo.

    Hincha de Millos
    Bogotá

    • ricardo herrera

      4 octubre, 2021 at 6:31 pm

      LAS DISCULPAS DE RICARDO HERRERA
      Buenas tardes señor Carreño. Ofrezco sinceras disculpas por la omisión. Además no tuve oportunidad de estar en el conversatorio (con Pacho Vélez) y por ende no tenía conocimiento de causa. En la nota aparece que Iván pagó el sueldo de Pacho y lo tomé a la ligera en cuanto a agradecimientos. A veces hay cronistas que niegan a sus maestros. Gracias por el espacio y nuevamente disculpas.
      Un atento saludo,
      Ricardo Herrera, Bogotá

      Hincha de Millos
      Bogotá

Dejar una respuesta

Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top