Capsulas de Carreño

Piénselo bien, dirigentes de Nacional.. Por Guillermo Carmona..

Por Guillermo Carmona

*El VERDE debe replantear su modelo estratégico, deportivo y económico.

La realidad cambió, contratar técnicos y jugadores es hacer grandes erogaciones y asumir enormes y desproporcionados  riesgos deportivos y financieros frente a las oportunidades de éxito y desarrollo.

Cada año Nacional, aún en épocas flacas, con el apoyo de la Organización Ardila, se revienta los sesos y estresa   las finanzas para poder contratar jugadores y técnicos de costos cada vez más altos, apalancar resultados y darle gusto a la afición, pero periódicamente la tarea de los directivos se hace más compleja y difícil por la incontenible burbuja de futbolistas caros.

Con chequeras como la del VERDE cualquier técnico normal debe ganar los torneos.

En cambio con chequeras como la de los equipos económicamente limitados, ni los más famosos y reputados técnicos del mundo podrían ganar torneos con equipos que en Colombia difícilmente pueden avanzar de la mitad de la tabla.

Es imperativo producir o fabricar jugadores y técnicos con los valores humanos, la filosofía y el ADN deportivo VERDE.

A los Cuerpos Técnicos no se les debe exigir solo que ganen torneos, sino que formen y les den oportunidades y continuidad al menos a tres jugadores por año.

Ello infiere que se haga un esfuerzo decidido, visionario y de mucho futuro, por contratar un Cuerpo Técnico de respeto, exclusivamente para la reingeniería de las  divisiones menores, para su planeación  y desarrollo físico, médico, técnico, psicológico, educativo y cultural, para el corto, mediano y largo plazo, con responsabilidades adicionales en la estructuración de la Escuela de Técnicos y veedores o caza talentos en todo el país.

En Colombia hay grandes riquezas naturales y agrícolas, pero también contamos con una inagotable producción de futbolistas talentosos, muchos de ellos desperdiciados por falta de instituciones deportivas que sepan leer bien las realidades, riesgos y oportunidades deportivas y económicas, sin sacrificar resultados pero reculturizando a hinchada y medios de comunicación sobre desafíos como él planteado, sin obviamente poderles compartir todos los secretos del proyecto estructurado con expertos extranjeros y colombianos que tengan bien ganados los títulos de profesionales y maestros.

Es mejor, más realista, práctico, rentable e inteligente, formar técnicos y jugadores, que comprarlos, prestarlos o contratarlos a costos altísimos.

Piénsenlo bien. Sería hacer una importante inversión con excelentes resultados, gran desarrollo deportivo sostenible y retorno patrimonial asegurado.

En el VERDE actual el que manda y somete a todos es la cabeza del cuerpo técnico, un personaje con gran ego, contradicciones y desinteligencia emocional. Él parece estar por encima del proyecto deportivo, de la comisión técnica, del presidente, de la junta directiva y hasta por encina de la Organización Ardila.  Absurdo, desde la lógica y de los cánones del gobierno corporativo.

La enorme dificultad para esta clase de proyectos es qué hay que educarlos  y convencerlos a todos: empresarios, directivos, periodistas, hinchas, deportistas, cuerpos técnicos de todas las divisiones. Faena bien compleja. Soñar en la sensatez y en el polo a tierra de empresarios y directivos no cuesta nada.

[Guillermo Carmona]

Compartir:

Un comentario

  1. Victor H Restrepo Tapias.

    16 enero, 2020 at 3:05 pm

    *Por comentario de Guillermo Carmona
    Todo esto señor Carmona es muy plausible y viable, el dilema es que en estos equipos grandes que han llegado a la cumbre del éxito y hecho caer en éxtasis y euforia a los hinchas es un imposible.

    Es bien conocido por usted y por todos que hoy vivimos en una sociedad casi que le es imposible asumir el dolor, la frustración y el fracaso, es una sociedad que le huye a estos factores como a las epidemias.

    Analice usted, las adicciones abundan por doquier, los estimulantes abundan y para muchos humanos el éxtasis que les produce el fútbol en sus triunfos parece que ya es una adicción y no creo ahora que el hincha de Nacional que sabe que es esto, de espera, renuncie a esa especie de periodo sabático de reingeniería que se programe como usted lo plantea.

    Sin demeritar su comentario, su apreciación es para gente muy madura y sensata, que tenga los pies en la tierra y la cabeza en el cielo.

    Es un buen ideal pero no para estos equipos ni para los hinchas de los mismos ávidos de sensaciones triunfalista y que como cualquier adicto necesita que le aumenten la dosis diaria en este caso ganarlo todo.

    Mejor dicho necesita de gente aterrizado material y espiritualmente para llegar a la sensatez de todos los que rodean ese entramado de los equipos grandes, directivos que buscan reconocimiento y como rescatan las inversiones; jugadores, sedientos de gloria que al menor despunte ya piden el oro y el moro o les pica por querer irse a otra parte a cualquier precio, así sea el fracaso para tenerlos por acá devueltos de nuevo por su inmadurez; técnicos sin futuro que igual logran algo y ya se autopromocionan para un equipo más grande o una selección y empresarios que como buitres traen y sonsacan jugadores y no permiten estabilizar un proceso.

    Yo con Nacional ya lo vi todo y lo he disfrutado todo y mire que sin embargo, me cuestiono y crítico estos años de fracaso y de no ganar nada, me he cuestionado la falta de ese estado triunfalista y grandioso que produce el hinchar por estos equipos.

    Me produce un vacío la falta de ese éxtasis que produce el ganar algo, como hijo de rico no quiero bajarme de ese estrato ni que se me acaben mis comodidades, me cuesta.

    Sería muy bueno un alto el camino para frenar esa locura anual o semestral del desfile de dólares y de jugadorcitos inflados por un partidito bueno que hicieron y ya creen los empresarios que hay otro Messi, frenar esa presión de los hinchas de que hay que traer lo mejor así a la vuelta de un año no hayan ahorros ni como sostener el negocio. Me uniría a su causa muy centrada pero creo que viable, con todo respeto para aquellos equipos con menos compromiso, desafortunadamente se necesita de otra piel y de otro sentir a tan sensato proyecto, mis respetos por usted no es una crítica, es quizás mi «irrespetuoso» sentir, un abrazo.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali, hincha de Nacional

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top