Capsulas de Carreño

Santa Fe 1-DIM 0. SUPERLIGA Y SUPERDESILUSIÓN. (Wbeimar Muñoz)

 


Por:  Wbeimar  Muñoz  Ceballos

Cuando a 11 minutos del  final Mosquera Guardia introdujo la pelota en su propio arco, como consecuencia de un tiro libre ejecutado por Omar Pérez, el defensa reclamó al árbitro Gallo un empujón previo de Moya.  Sus compañeros respetaron la decisión guardando silencio, porque el juez consideró que era un contacto normal del oponente.  Pérez llevaba 3 minutos en la cancha, en un partido pincelado para el empate sin goles y que muchos pensamos se podría definir desde el  punto penal.  Así, con el ADN de la pelota detenida,  Santa Fe ganó la Superliga.

No fue la mejor tarde montañera, porque no  se siguieron la huella los creativos Marrugo y Quintero.  El primero tirado a una posición más centrada y sin desequilibrio en los duelos individuales.  El segundo jugando demasiado lejos del arco de Leandro Castellanos.  Nazarith primero y Cortés después, sin recibir balones para el disparo.  Hechalár escaso de profundidad en la banda izquierda y Marlon cumpliendo más con la espera que con la salida ofensiva y Arias dando ventajas para que Santa Fe lanzara centros buscando la cabeza de Estraqcualursi, quien exigió a David González  en un testazo  de mucho peligro en el primer tiempo, que rebotó en Mosquera y sacó el arquero en estado de gracia con una voladora.

El DIM más corto que de costumbre en la agrupación  zagueros=mediocampistas,  solo sufrió en la jugada descrita, pero no se asomó al arco local.  Al no permitir juego entre líneas a Jonathan Gómez, también los delanteros Plata y Estraqcualursi, sufrieron de frío y soledad.  Es decir los bloques de seguridad por encima de los intentos de gol.  El cuadro paisa no registró ni un disparo a la ventanilla rival, en ese primer acto.  Los dos oncenos  actuaron más en el plan de no dejar jugar, que de aportar alguna cuota de inspiración. Predominó lo táctico-defensivo.  Sudor, carreras y choques, aquí y allá.  Nadie que prendiera el bombillo de la profundidad.

Santa Fe izó las velas y aumentó su voltaje para el segundo tiempo  con líneas más adelantadas y Medellín se dedicó a resguardarse, para vacunar en algún contragolpe, pero no pudo armarlo.  El visitante redujo los espacios propios  a su mínima expresión, pero no logró fabricarlos en zona cardenalicia.   A los 57’ Quintero hizo el único remate del partido con dirección a los 3 palos.  Controló Castellanos y se terminó la fase  atacante.   Plano y sin ideas, el DIM no pudo morder la mano de los defensores de Gustavo Costas.

La jornada se rompió con el autogol, en la malhadada acción de Mosquera…pero vale destacar a Omar Pérez, quien ha firmado decenas de jugadas a balón parado.

Mientras Bogotá sonríe ,  Antioquia está superdesilusionada.

No les parece ???

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top