Capsulas de Carreño

Se fue el más grande dirigente deportivo de Itagüí 

Luis Carlos Marín Présiga, q.e.p.d.

*Un infarto acabó con el icono de la dirigencia deportiva del Municipio de Itagüí, un visionario, soñador y honesto en su labor. 

Por Alfonso Ramírez Jaramillo.

En la madrugada de este 11 de diciembre de 2021, un infarto agudo al miocardio se llevó al icono más grande de la dirigencia deportiva de Itagüí, Luis Carlos Marín Présiga.

Falleció en la Clínica Antioquia de Itagüí a las cuatro de la mañana al no resistir el impacto del golpe de la insuficiencia cardíaca.

Marín Présiga trabajo por el deporte de Itagüí por cerca de 30 años, siendo su mayor dirigente ejecutivo de la Junta Municipal de Deportes, desde el 4 de diciembre de 1981 hasta el 15 de noviembre de 2001.

Su extenso legado se resume entre otros: 9 títulos departamentales, gestor de grandes eventos en Itagüí, incluso de la llegada del Club Industrial Itagüí en el año 1991 que empezó el fútbol de ascenso de la Primera B o la Copa Concasa, gestor igualmente de eventos internacionales como fue traer la selección de Voleibol de China-Taipéi a Itagüí, campeonatos nacionales de tejo, clásicas de ciclismo, campeonato de fútbol nacional de salón en el año 1986, campeonato nacional juvenil de baloncesto.

Era un hombre de una mirada y una perspectiva muy diferentes al común de los dirigentes, un visionario y soñador, un hombre honesto e íntegro y, ante todo un líder y maestro para todos los que tuvieron la gran fortuna de no solo compartir sus enseñanzas, también su afecto, su alegría, su buen sentido del humor, su entrega su compromiso.

El ex dirigente deportivo se le conocía como “Mijito”, precisamente porque él se dirigía cariñosamente a todos los deportistas, líderes y amigos como “mijitos”.

Marín Présiga fue el gestor en el año 1983 de los recursos ante el entonces Coldeportes Antioquia, y la Alcaldía para la construcción del antiguo Polideportivo Óscar López Escobar que, originalmente se llamaba Polideportivo Juventud de Itagüí, ese nombre realmente lo acuñó fue él, respetando obviamente la memoria de don Óscar que fue un gran líder del municipio, pero el nombre de Juventud de Itagüí fue un bautizo que don Luis Carlos acuñó en nombre de los jóvenes que eran su inspiración, también fue comisario de Dimayor, gestor de todo lo que fue el fútbol en Itagüí y del Club Municipal de Fútbol, en la constitución de más de 40 clubes deportivos, entre ellos Saltamontes de Bicicrós, tenis de mesa, atletismo, taekwondo, levantamiento de pesas, lucha entre otros.

Recibió varios reconocimientos: la Orden Nutibara de Oro al dirigente deportivo del año, varios reconocimientos de la Gobernación, De Coldeportes, precisamente unas horas antes de ponerse mal en su salud, se aprestaba a dirigirse al Coliseo El Cubo de Itagüí, donde en la Noche de las Oportunidades, se le iba a hacer un reconocimiento como Maestro de Vida.

Visiblemente compungido por la partida del maestro, uno de sus más aventajados alumnos, Dr. Juan Carlos Franco Restrepo hoy Sub Gerente de Actividad Física y Recreación, recordó los últimos momentos de su más grande profesor: “Muy triste con esta situación, iba a recibir un homenaje que digamos que más que merecido, el alcalde de buena manera atendió nuestra petición, digamos mi petición y algunos que nos sumamos y en ese sentido ayer se le iba a entregar el reconocimiento Maestro de Vida, quedé de recogerlo con mi hija a las 5 de la tarde para subir al cubo y faltando 15 minutos para la hora acordada, se puso maluco, venía con un poquito de malestar y finalmente sufrió un infarto agudo al miocardio, fue llevado a la clínica Antioquia, lo entubaron, le hicieron todo el procedimiento en la UCI y en las horas de la madrugada tipo 4 de la mañana no soportó el impacto. Un hombre de 81 años de edad, nacido el 9 de septiembre de 1940”.

Franco Restrepo recordó como era su icono de la dirigencia: “Me quedo corto en lo que te pueda contar de Lucho, un hombre con todos los pergaminos e históricamente un líder deportivo insuperable, no hay quién ni en esta generación ni en la que siga siquiera, se aproxime a igualar su obra, lo que él nos dejó, su legado, sus enseñanzas, era un hombre de una mirada y una perspectiva muy diferente al común de los dirigentes, un visionario y soñador, un hombre honesto e íntegro y ante todo un líder y un maestro para todos los que tuvimos la gran fortuna de no solo compartir sus enseñanzas, también su afecto, su alegría, su buen sentido del humor, su entrega su compromiso”.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top