Capsulas de Carreño

Sebastián Gómez, el siempre guerrero…

*Poco a poco Sebastián Gómez se convierte en uno de los referentes Verdes del mediocampo. Todo empezó en Formantioquia. De Nacional a préstamo con Leones Itaguí. Hoy una espléndida realidad del cuadro verde.

—-

Por Alfonso Ramírez Jaramillo.

Cuando Sebastián Gómez Londoño empezó a jugar fútbol a muy temprana edad, lo hizo en el Club Formantioquia de la Liga Antioqueña de Fútbol a la edad de 5 años.

De extracción humilde y hermano de tres hombres y una mujer futbolistas, dio el salto a las inferiores del Atlético Nacional a los 8 años.

Allí, en el “Rey de Copas”, prácticamente hizo su formación jugando hasta la categoría Sub 20. Una lesión que tuvo entrenando en el Cerro El Volador, no interfirió para que su paso por Nacional lo llevara a préstamo a Itagüí Leones en el año 2016.

Sus compañeros verdolagas de la época, entre ellos están nada menos que Marlos Moreno, los hoy consagrados Davinson Sánchez y Brayan Rovira, así mismo su ex compañero en Leones y hoy jugador del Atlético Huila, Edisson Restrepo.

En el equipo felino supo esperar su oportunidad, aunque la escuadra en ese entonces inició el torneo negativamente, no fue obstáculo para que “El Vampi” se fuera consolidando en el equipo itagüiseño hasta lograr el ascenso a la primera división.

Pero los ojos del dueño de su pase se posarían definitivamente en él, por ello llega regresa al Atlético Nacional en el 2019 para afianzarse y empezar a marcar historia en el equipo ganador dos veces de la Copa Libertadores de América.

Hoy se ve un Sebastián Gómez más maduro, ahora es todo un titán en el medio campo verdolaga. El recuerdo de sus actuaciones en el equipo felino y los juegos en el equipo verde de Paulo Autuori, ahora le sirven para fortalecerse más, hasta el punto de que ha salido como la figura de su equipo en encuentros de la Liga Dimayor.

Pero todos esos logros del ahora referente verdolaga, se combinan con la llegada de Liam su hijo. Con su humildad y sencillez no olvida a esos grandes compañeros de lucha cuando buscaba llegar a lo que hoy disfruta. Por consiguiente, recuerda a su eterno amigo, el ex portero felino Cristian Arroyabe el popular “Pitúa”, hoy en el fútbol de Centroamérica.

Trabajador intenso y con responsabilidad, sabe muy bien que la vida le tiene guardados otros retos, por ello dice: “Me entreno cada día más fuerte, me preparo muy bien y pienso que por eso la vida te va premiando”.

La hinchada verdolaga ve en él, un futbolista íntegro que, de seguir así, muy pronto verán marchar en busca del olimpo a este volante admirador de Luka Modric y que, posa su visión en el viejo mundo jugando en cualquiera de los grandes de ese continente.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *