Capsulas de Carreño

Somos finalistas otra vez

==

Por Mauricio Correa.
Columnista Cápsulas.

 

Desde el corazón de Medellín, resonó un grito de alegría y victoria. El “Rey de corazones”, el mismo que lleva el nombre de nuestra ciudad, una vez más ha llegado a una final del fútbol profesional colombiano. De la mano del ‘Pelón’ Arias ha realizado una campaña impecable durante este semestre, demostrando que está más que preparado para luchar por la anhelada séptima estrella.

Este logro no es únicamente mérito de los jugadores en la cancha y si bien aún no cantamos victoria, hay que destacar el desempeño de todo el cuerpo técnico y de manera especial a una dirigencia que desde hace mucho tiempo se conectó con la poderosa hinchada.

Todos juntos han sabido guiar al equipo con sabiduría y estrategia, llevándolo a alcanzar grandes resultados a lo largo de la temporada, convirtiendo al Deportivo Independiente Medellín en un referente nacional por su organización, manejo administrativo y deportivo.

Tampoco podemos dejar de mencionar a la poderosa hinchada que ha sido un pilar fundamental en este camino hacia la final. La grandeza y el apoyo de nuestra afición se evidencia en cada detalle, como se hizo patente en el enfrentamiento contra Atlético Nacional. A pesar de no poder ingresar al estadio polideportivo sur de Envigado, su respaldo y aliento desde afuera fueron palpables. El fervor y la pasión de nuestros hinchas son un motor impulsor para los jugadores, quienes sienten el respaldo y juegan con el ánimo que solo les sabe dar la más fiel y fervorosa del país.

La clasificación anticipada en condición de visitante al golear por 5 goles a cero al Atlético Nacional en el polideportivo sur de Envigado fue un hito memorable. Un partido que pudo haber terminado en una goleada aún mayor, de no ser por los incidentes de violencia que obligaron a suspenderlo. Pero más allá de los sucesos lamentables, el juego del Medellín fue brillante y demostró la solidez y calidad de nuestro equipo.

El triunfo del América de Cali sobre Millonarios, nos ha brindado la oportunidad de llegar a la final, y es por eso que quiero hacer  una invitación para llenar el Atanasio Girardot en el encuentro contra los ‘Diablos Rojos. Nuestra casa debe estar teñida de azul y rojo, con las gradas rebosantes de aficionados que demuestren un acompañamiento masivo hacia nuestros jugadores. Que sientan como antesala que los estaremos acompañando para alcanzar la tan anhelada séptima estrella.

Con la final cada vez más cerca, poco importa si nuestro rival es el Junior de Barranquilla o el Deportes Tolima de David González. Estamos preparados y listos para darlo todo en el campo, para luchar hasta el último minuto y para alzar de nuevo la copa.

Somos finalistas otra vez y la séptima estrella está cada vez más cerca. ¡Sigamos adelante, unidos por ese amor incondicional que se llama Deportivo Independiente Medellín!

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *