Capsulas de Carreño

Sumatoria de eventos desafortunados.

Por Saúl Restrepo – Bogotá

 

 

*Nacional consiguió el objetivo que era un torneo internacional y ser campeón. Se conformó con tal cosa.

 

A Nacional se le juntaron todos los males; Un mal planteamiento, una mala fortuna, un mal arbitraje que los saca del juego y un equipo marrullero.

Hay que entender que los berrinches funcionan. Una vez que usted sale a poner quejas con lloriqueos y falsa indignación, echándole culpas a los periodistas de Win, y con tablet en la mano. Luego son totalmente benevolentes, protectores y bienhechores con quien lo hace, arbitralmente.

Nacional lastimosamente entró en declive al entrar a finales, su línea de rendimiento decayó en el peor momento. El último juego bueno fue el 5 a 0 al Pereira, Y eso en Copa Colombia, en Liga ya venía en bajada, empates y sin anotar. Y ya en cuadrangulares le llegó el bache y no pudo salir de él.

Vienen malas lecturas en los juegos, las variantes no estuvieron a la altura, se cambiaban los esquemas en caliente, que antes complicaban mas las cosas. En vez de buscar soluciones, se embolataban mas desde el banco y así se fueron dando los malos resultados y la poca reacción a los mismos.

La última fecha con Millos, le mostró a los rivales finalistas que debían hacerle a los verdes para sacarlos del juego y ganárselos metódicamente.

La situación se presenta por la debilidad mental de los jugadores, un golpe, un pisotón o de boquilla los abstraía y se iban del partido. Luego, una mala decisión arbitral y aun mas lejos se iban. Nunca entendieron esos factores que los desestabilizaban, entraban en una postura de total desventaja.

Y si a esto le sumamos que estuvieron de malas que provocaban jugadas de gol y estas no entraron, pasó con Junior, con Pereira y hoy con Cali.

Ahora: Ese juego del Cali es penoso pues. Al segundo 29 del partido, ya estaban en el piso intentando quemar tiempo y que el juez nunca descontó.

El calambre siempre es efectivo en el momento de estar con el otro encima, Teo buscando el contacto para tirarse al piso, pedir camilla en cada ‘falta’. Dudamel increpó y reclamó absolutamente todo al cuarto árbitro y este nunca puso la querella al central. Ese modo de juego es igual o peor, a pararse en defensa para que el delantero del ciclón anote. Así de simple.

Nacional consiguió el objetivo que era un torneo internacional y ser campeón. Se conformó con tal cosa. Eso se logró y en comprensión a el propio equipo se asumió. Luego con esos arbitrajes perversos y Nacional que no se ayudó al tener unos partidos muy malos, terminaron con este torneo prematuramente.

Compartir:

Un comentario

  1. Rodolfo Serrano

    9 diciembre, 2021 at 11:03 am

    CULPABLES EN NACIONAL
    Los primeros culpables son los dueños y los directivos. Es inaudito, que se preocupen por armar un muy buen plantel, lleno de estrellas y le entreguen su manejo a un DT inexperto sin ningún recorrido en el fútbol profesional.

    Me gustaría saber, cuál es el motivo por el cual Nacional rechaza a un técnico ganador como LEONEL ÁLVAREZ. Ese si es el indicado para manejar las mañas de las «estrellas». Ayer Dudamel le demostró a los directivos de Nacional, como un buen DT saca un equipo adelante. Y Restrepo, de paso, les enseñó que uno no le puede entregar un equipo grande a una persona sin ninguna experiencia.

    Ahora, respecto a lo que usted dice de los árbitros, ayer fueron muy claras las equivocaciones del central y del Var en contra de Nacional. Pero, mirando los partidos anteriores del Cali, vemos que los árbitros se han equivocado a su favor en más de una ocasión. Revisen el primer partido con Pereira, que también salió disgustado con el juez.
    Rodolfo Serrano

    Hincha de Nacional
    Bogotá

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top