Capsulas de Carreño

Tutino, recuerdo de un gol-tragedia

NÓMINA DE JUNIOR 1980: Arriba: Jesús Toto Rubio, Gabriel Berdugo, Omar Alfredo Galván, Rafael Reyes, Dulio Miranda, Rafael Reyes y Juan Carlos Delménico. Abajo: Oscar Bolaño, Bonifacio Martínez, Lorenzo Román, Miguel Ángel Converti y Juan Miguel Tutino.


Por Hermes Díaz Correa.

-Otro argentino que vive agradecido de Colombia porque recibió afecto, cariño y fue campeón.
-Lo trajo al Junior procedente de Gimnasia su compatriota José Varacka (fallecido).
-También jugó un año con el Unión Magdalena y regresó a su país.
-Cuando colgó los guayos realizó el curso de técnico de la AFA.
-Sigue el fútbol colombiano gracias a comunicación permanente con varios de sus compañeros del Junior.
-Lo marcó aquel horrible episodio del 11 de octubre de 1981 en Bucaramanga.
-Era un partido que definía la clasificación del Atlético frente al Junior, gol de Juan Miguel Tutino.
-El público que había ingresado muy temprano al Alfonso López,  desbordó los alambrados, intervino la fuerza pública, se escucharon disparos, hubo muertos.
-Hoy Tutino sigue ligado al fútbol, le gustaría regresar a Colombia. Y con el argentino la siguiente entrevista.

(Entrevista)

-¿Cómo fueron sus inicios Juan Miguel Tutino en el fútbol?»
«Mis comienzos fueron  en el año 1964-65 en Argentino de Quilmes, un club decano que milita en la Primera B, donde pasé por todas las categorías del ascenso hasta llegar a tercera y  en 1974 jugué en Gimnasia y Esgrima de la Plata hasta 1980 donde me fui a jugar en el Junior de Barranquilla hasta 1984. Después pasé un año al Unión Magdalena y regresé a Buenos Aires».

¿Recuerdos de los equipos donde jugó?
«En Argentino de Quilmes fue muy lindo y de gran recuerdo porque el club me dio la posibilidad de jugar. Están escribiendo un libro y me llaman para preguntarme cosas. También buenos recuerdos de Gimnasia y Esgrima de la Plata donde conocí a José Varacka y después me fui a Junior donde fuimos campeones!.

Juan Miguel Tutino hoy, vive en Quilmes, recuerda bastante su paso por el Atlético Junior.

¿Quién lo trae al Junior de Barranquilla?
«Yo estaba en Gimnasia en 1980 donde habíamos descendido a la B y tenia un conflicto con el club en la parte contractual. Entonces hablé con los directivos, les dije que había dos equipos que querían mis servicios que eran San Lorenzo de Almagro y Ferrocarril Oeste que estaban en Primera y había otra posibilidad de ir a la Lazio con el Toto Lorenzo porque yo soy hijo de italiano y tenia todos mis papeles listos.
Aparece Claudio Varacka, el hijo de José Varacka y me dice: «mira mi papá está en el Junior de Barranquila y me dice que si quiero ir para allá», les dije que si. Vinieron para acá el señor Fuad Char y el señor Edgar Perea, el narrador, me compraron el pase y me fui para el Junior».

-¿Goles importantes en su carrera?
¿Hay goles importantes que quedan en el recuerdo. Los cuatro que le marqué al Once Caldas una noche, después cuando debuté con Gimnasia y Esgrima de la Plata que regresaba a la Primera enfrentando a Banfield, hice 2 goles y el arquero era Ricardo Lavolpe, el ex técnico de Argentina, México. Y después dos a Ubaldo Matildo Fillol que le ganamos 3×2″.

-Usted debuta en el fútbol colombiano jugando frente al Atlético Bucaramanga en el estadio Alfonso López. Gana Junior 1×0, pero esta la otra cara de la moneda y fue la tragedia del 11 de octubre de 1981..
«Si, fue algo muy desagradable, realmente muy nefasto para mi y para la gente de Bucaramanga y del fútbol colombiano. Hablando con colegas de Colombia, se abrió muy temprano ese día las puertas del estadio porque clasificaba Bucaramanga o Junior y se tomó mucho trago. Ese día había muchas latas de cerveza y bueno cada uno tiraba para su lado, unos decían que si fue penal y otros que no.
Cuando yo hice el segundo gol, la gente empezó a romper las alambradas y se metió al campo de juego. Eso fue muy feo para la memoria mía, para el gusto y el paladar estar jugando con cerca de 30 mil personas y ver que la gente ingresaba a la cancha¨».


-Qué pasó con ustedes?
«Recuerdo que el Papi Peña nos llevó al vestuario y la gente corriendo detrás del árbitro, la policía protegiendo al juez, después empezamos a oír unos tiros de salva, no vimos nada porque la gente quería romper las puertas. Fue una batalla muy fea para los ojos míos y  mis respetos a toda la gente de Bucaramanga porque nosotros no iniciamos la batalla y mis condolencias a los familiares de los fallecidos después de muchos años porque la realidad nunca viví algo así».

-¿Que recuerda del título de 1980 con Junior y otros trofeos?
«En 1980 salimos campeones del Apertura. Después tengo el de Argentino de Quilmes pero en divisiones menores. Después el de Almirante Brown en 1986-87 que ascendimos a primera división, pero el más importante sin duda fue salir campeón en Barranquilla en una plaza dura».

-¿Qué hace después de que se retira del fútbol?
«Yo hice por dos años el curso de técnico en 1989-90, otro curso de refuerzo para asesorarme de futbol infantil. Soy técnico de AFA y estuve en Quilmes, Argentino de Quilmes dirigiendo en cuarta división, después en la primera división, estuve buscando jugadores para Argentino de Quilmes.
El año pasado vinieron cuatro jugadores colombianos que estuvieron alojados en mi casa y los llevamos a Brown de Adrogue, Gimnasia y Esgrima y no quedaron porque tenían fallas físicas. Posteriormente me dediqué a trabajar en divisiones menores porque tengo conocimiento de eso y sigo activo todavía esperando trabajar en Colombia».

-¿Sigue el fútbol colombiano a la distancia?
«Yo nací en Avellaneda, sigo viviendo en Quilmes, tenemos grupos de WhatsApp, me comunico con Wilfrand Cervantes, Fernando Fiorillo, Toto Rubio, Rafa Reyes, Dulio Miranda, con periodistas de Barranquilla donde hablo seguido con ellos».

-Su mensaje para la gente de Barranquilla?
«La gente de Barranquilla es el pulmón y el corazón para que yo siga respirando, ellos son los responsables para que yo siga viviendo porque me miman, me quieren, soy un agradecido de la gente de Colombia, y a su vez tener compañeros como los que tuve y los que sigo teniendo en el corazón.
Recuerdo unas palabras que me decía Édgar Perea.. «tu te vas a quedar a vivir en Barranquilla, e inclusive Fuad Char me iba a comprar apartamento para que me quedara a vivir en Barranquilla cuando murió mi padre y son cosas que no voy a olvidar nunca».

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top