Capsulas de Carreño

Y pudo ser peor, desastre a la vista.

PEREIRA. Jarlan Barrera pasó en blanco frente a la marca matecaña. Fue más lo que protestó que lo que jugó. Nacional en dos fechas ya pensando en resultados de lo que puedan suceder en otras plazas. Foto @Dimayor.

Por Jorge Alberto Cadavid M.
Columnista Cápsulas.

 

*En Nacional, todo conduce a lo peor, tendremos que volver al repetido “otra vez será».

 

Después del empate el Pereira estuvo cerca de la victoria, si el empate de por sí, es una derrota, la derrota hubiese sido catástrofe.

 

Cada día nos alejamos más del objetivo, a punto de empates es imposible lograrlo, más ante el Pereira un equipo muy chico a quienes Junior y Cali están seguros de quitarles los seis puntos.

 

Si el empate hubiese sido ante un equipo de alcurnia y de visita, la decepción sería menor y la esperanza todavía seria esperanza, pero parece que todo se vino al traste.

 

Nacional es un equipo que empieza construyendo y generando desde la defensa, sin variantes, con un planteamiento conocido y manido, que no genera sorpresa y por eso es controlado con facilidad.

 

Lo que mostró el técnico joven cuando apareció, fue llegada masiva y con gol, todo con equilibrio, porque la defensa apoyaba, regresaba y defendía con éxito.

 

Pareciera que la meta se cumplía con la Copa, para argumentar un desgaste físico, una intermitencia en el juego, para decir no está, pues seis partidos sin un triunfo es no estar.

 

Cuando quiso y tuvo actitud, cuando hizo de la pelota su útil, realmente durante muy pocos minutos, logró la anotación, el fútbol era por la derecha, Candelo en tal vez la única buena decisión de muchos partidos, tocó con túnel a Pabón y al alma del área para que Duque anotara y no más, hasta allí llegamos, se terminó el partido para Nacional.

 

Por izquierda Cabal defiende, pero no acompaña a Andrade, no es lateral, se pierde esa opción de ataque.

 

En razón de esto y con un marcador peligroso sucedió lo tenía que suceder, el empate llegó y las ilusiones se desvanecían.

 

Todo es posible en el mundo del fútbol, resucitar del desgano, amparado en el desgaste, pareciera un imposible, contradictorio sí, pero todo conduce a lo peor, tendremos que volver al repetido ya “otra vez será».

Compartir:

3 comentarios

  1. Gilberto Maldonado Bonilla

    2 diciembre, 2021 at 8:22 pm

    CON BENEFICIO DE INVENTARIO.

    Antes de iniciarse la fase final de la liga ya se había abierto el paraguas como premonición al actual desempeño de Atlético Nacional. La justificación del desgaste físico es la que más me llama la atención por ser la menos creíble.

    Pregunto:¿Si fue tanto el desgaste físico de Atlético Nacional en el último partido de la copa jugado en la ciudad de Pereira?. Si nos tomamos la molestia de repasar el partido llegaremos a la conclusión que el desgaste real frente al Deportivo Pereira da una idea que frente a Atlètico Junior se pudo tener una buena reserva física y, así, haber tenido una mejor presentación.

    Millonarios, Pereira, Atlético Junior…partidos con caminar de tortuga galápago, de ser válido el argumento del «excesivo» desgaste físico de Atlètico Nacional, tendremos que llegar a la conclusión que frente a Deportivo Cali se debe llegar con buena reserva física que permita afrontar de manera digna el partido del próximo sábado y los de la segunda vuelta.

    En la variada gama de justificaciones, hay unas que me parecen más creíbles: que la inexperiencia del llamado «técnico joven»; que errores en la planificacón de los partidos; que problemas de autoridad del cuerpo técnico frente a los jugadores con más ascendencia en la nómina….

    Perdón por reiterarme en algo que escribí en mi última contribución: Atlètico Nacional ya logró una meta que va más allá de lo deportivo: su participación en la próxima edición de la Copa y Libertadores y el ingreso de una buena cantidad de dólares.

    Un nuevo título no está en el espectro de Atlético Nacional. Esto muy a pesar de la grey resultadista.

    Hoy que leemos? Justificaciones, justificaciones…justificaciones. Diría el príncipe Hamlet.

    Gilberto Maldonado Bonilla, columnista Cápsulas.

    Hincha de Atlético Nacional
    Medellín.

  2. Saùl Restrepo

    2 diciembre, 2021 at 9:35 am

    ESTÁN ARRANCANDO AL REVÉS

    Anoche lejos de imaginarme, que había que hacerle fuerza al Cariaco.

    Nacional como los partidos, tiene dos etapas. Una en donde enarbola y es propositivo, en donde impone condiciones y juega a algo. Y otra, en donde se le diluye su idea táctica y comienza a cometer errores conceptuales.

    El gol del Pereira es causa de esto último. Las dos líneas de 4 se desbarataron en ese instante, no hay quien ordene, ni mucho menos que alguien no deje patear, anóteselo a Marulanda que pasó de largo ante Rojas.

    Entonces, en las complementarias se les nota un desgaste, reflejo del cansancio acumulado. De los segundos tiempos se juega aceptablemente hasta el minuto 55, al menos hasta ahí, si bien el entretiempo no les beneficia, porque les da mucha lidia volver a entrar al partido, no se notan tan vulnerables. Sin embargo; Vienen los cambios y Nacional se desnaturaliza.

    Si se comienzan los partidos con los principales y estos se maman a la mitad de la contienda, entonces ¿Porqué mas bien no terminar con estos?
    Que estos sean las variantes, la idea es cambiar para mejorar y no para lo contrario como viene ocurriendo. Los cambios no aportan lo que se espera.

    Por ejemplo: Álvez no reemplaza a Duque, ni Guzmán a Jarlan.

    Entonces, si lo que agobia es el cansancio, pues es mejor rematar bien a lo que le empaten como ha venido pasando en los últimos partidos, que se vienen abajo cuidando una mínima ventaja que al final la pierden. Empates que se sienten mas como derrotas. Desespera verlos cuidando, en vez de seguir atacando. Se espera luego del primero, vengan otros dos y no pasar raspando.

    Podría ser; empezar con unos jugadores que sostengan un buen resultado, que también agiten y debiliten al rival. Para entrar luego a los propios estando frescos, en esos 5 cambios actuales para que rematen y cambien la dinámica del juego. Creo que así se proporcionaría algo distinto a lo visto hasta ahora, intentar otras cosas, porque lo actual no está funcionando.

    Lo otro que hay que definir es; Quien manda en la cancha.
    Duque es capitán y una vez sale, el brazalete como pandequeso maluco. No hay quien le reclame al árbitro como delegado, al hacerlo en desorden, el reclamo se convierte en amarilla, pregúntele a Jarlan.

    Este factor ahora mismo es imperativo, porque cuando los condicionan los sacan del partido. Hay que recomponer cuando todavía hay tiempo. Menos mal empataron también los otros y quedó la vaina igual después de esta fecha.
    Saúl Restrepo

    Hincha de Nacional
    Bogotá

    • Elkin Correa

      2 diciembre, 2021 at 8:51 pm

      NO PUEDE PASAR DE AGACHE…
      Definitivamente y sin «hacer leña de árbol caído», el joven que ya sin futuro, es el único titular posible del arco verde…es responsable y mucho de varios definitivos goles en partidos claves ! Miedo escénico diría JCO en el monumental de B/A…incapacidad del muchacho este diría yo y nuevamente vuelve a juicio la «huella» que dejan cuatro entrenadores de arqueros encabezados por el ya muy famoso modelo de apuestas por la TV local.
      «Que es muy joven» , «que es muy pispito» , «qué que pesar»…pero como conocedor del puesto de arquero sostengo: este Aldair es culpable y mucho en goles comprometedores no solo para él, sino para el estado anímico del equipo.
      ¡ Armani…ven no tardes tanto!
      Elkin Correa

      Hincha de Nacional
      La Estrella

Dejar una respuesta

Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top