Capsulas de Carreño

2-1 al Once Caldas: Por el sueño que habíamos olvidado. (María Victoria Zapata).

maria-victoria
Por María Victoria Zapata B.

 

 

*Cincuenta  (50) días tuvieron que pasar para que el Deportivo Independiente Medellín volviera a  paladear el triunfo  en un partido de Liga Águila.


Desde el 10 de septiembre, fecha en  que derrotó al Deportivo  Pasto, 2-0, en el  Atanasio Girardot,  con anotaciones de Marlon  Piedrahita y Juan Fernando Caicedo,  el DIM  perdió su brújula y su destino, cayó ante Alianza Petrolera, Fortaleza y Nacional (en primer clásico) y empató con Jaguares, Tolima y Nacional (segundo clásico) en condición de local y Águilas Rionegro,  en el Alberto Grisales.

En dicho período de tiempo dejó, además, una pálida imagen internacional  debido a sus paupérrimas presentaciones  por Copa Sudamericana ante Santa Cruz (1-3, en Recife) y Cerro Porteño (0-2, en Asunción).

El de anoche, era el juego  de la reivindicación o el de la ruptura total  con la ilusión. Era el reencuentro con la victoria o el abrazo final con la decepción.  Era el compromiso  definitivo para un DIM que había  perdido su rumbo y sus convicciones.

Era el partido  sin  mas opción que  ganar o ganar

 

Un gol y… a  hacer fuerza
A  pesar de sus reveses, limitaciones y situaciones extradeportivas  de los últimos días,  el  DIM que saltó anoche al gramado del estadio Palogrande de Manizales, fue un onceno con ganas, con voluntad y, ante todo,  con alma.

Con un buen trabajo de Mosquera en zona central, Piedrahita y Macías por las bandas, Marrugo como en sus mejores tiempos y Cortés y Caicedo   al asecho y un cuadro rojo dueño del balón,   Medellín empezó a buscar el gol desde el primer minuto de juego y lo consiguió al 9, en  acción de los dos  atacantes rojos , que culminó el juvenil  Mauricio Cortés con la celebración del 1-0 parcial.

Poco duró la alegría. Cuatro minutos después Jonathan Lopera aprovechó la defectuosa ubicación de David González en el cobro de un tiro libre y decretó el 1-1.  Anotación atribuible  en su totalidad al cancerbero del DIM… no es la primera vez que “cogen” a González fuera del arco rojo.

En el ya habitual  festival del desperdicio, varias  opciones más se presentaron con Cortés, Cabezas, Piedrahita y Caicedo en el período inicial. La igualdad a un gol fue poco para un equipo que dominó, que luchó, que se acercó y que, una vez más, malogró inmejorables oportunidades de gol.

El primer tiempo en Manizales fue la repetición de esa película nuestra tantas veces vista en este campeonato:  Una anotación, un error propio para el empate, llegadas y llegadas  sin puntada final y una “sufridera” sin límite.

 

Se diluyó el ataque
También el complemento dio cuenta del bache táctico  en el que tantas veces en el torneo ha incurrido el DIM, con un  equipo  que por pasajes perdió de vista  y/o se olvidó del arco de Cuadrado, con un Medellín que, no obstante  su manejo del balón   pasó apuros con las dos clarísimas opciones de Óscar  Estupiñán y Jonathan  Lopera.

El relevo de Macías (lesionado) por  Hernán Pertuz, al minuto 43, le restó eficacia  al trabajo rojo por los costados.  El ingreso de Hernán Hechalar en reemplazo de Luis Carlos Arias (intrascendente), al  62, pretendió reagrupar  nuevamente  un  DIM que en ese momento   se hallaba partido en dos por el  juego retrasado  de armadores, especialmente Marrugo,  y la ausencia de conexión entre volantes y atacantes. Hechalar,  sin embargo volvió a ser  subutilizado en una posición (por derecha)  que en definitiva  NO  es la suya y el traslado de Cortés al sector izquierdo, mutiló  por completo la vocación ofensiva  de Independiente Medellín.

¿Por que la insistencia de  Leonel en hacer jugar  a  Hernán Hechalar por zona  derecha?

El posterior regreso de Marrugo a su sector más la corrección posicional del juvenil   Cortés  y de Hechalar,  revivió el ataque rojo en los minutos finales de este crucial juego.

Y fue, justamente,  un fuerte  remate del volante argentino, al minuto 86,  que se estrelló en uno de los palos,  el que dio lugar al rebote  que “cazó” Marrugo  para el 2-1  con el que el DIM vistió de rojo el partido de la antepenúltima fecha,  en Manizales.

 

Se hizo sentir  otra vez  el de la Nº 17,  el de siempre
… el mismo  jugador  con el brazalete de capitán y rótulo de ídolo del DIM. El Marrugo que nos llenó de extásis con  un gol y un golazo en   aquella inolvidable noche del 19 de junio del 2016  que nos entregara la sexta estrella.  El Marrugo que empatara el juego ante Junior, en la segunda fecha del presente campeonato, con  anotación al minuto 90+3.   El Marrugo que sellara con impecable cobro de tiro penal, al minuto 90+2,   el 2-2 en el reciente clásico ante Atlético Nacional. El  Marrugo que ayer, cuando ya  se desdibujaba casi por completo la esperanza del triunfo que nos acercara a la clasificación,  reconcilió al DIM con la victoria  y con la ilusión.  El   Marrugo que  anoche marcó un gol  crucial en el Palogrande, al minuto 86.   El mismo Christian Marrugo que nuevamente redimió la fe.

 

Linda celebración
La del triunfo, al término del compromiso.   Una estampa de confraternidad y unión entre jugadores y cuerpo técnico, y de éstos  con la numerosa hinchada del DIM que se hizo presente en el estadio Palogrande de la capital caldense.

Significativo, bonito y emotivo el  desplazamiento del equipo  por la gramilla hasta  quedar frente  al sector del estadio  colmado de seguidores Poderosos, para  saludar y compartir la alegría del triunfo y la  reivindicación de la esperanza.

 

Conclusión
Si bien es cierto  hay mucho   por corregir en los planos táctico y estratégico y quedan  un montón de interrogantes  por resolver (especialmente los relacionados con las mañas del nefasto Elkin Congote), también lo es que el triunfo en Manizales le da un  nuevo aire al DIM en esta recta final de la fase clasificatoria del  campeonato.

Con muchos   pasajes del buen fútbol que lo caracterizó en la temporada  anterior,  Medellín  jugó con ambición, derrotó  con justicia, al Once Caldas, ganó un partido trascendental  y llegó a 30 puntos en la tabla de posiciones.

 

Pongámonos la Nº 12
A pesar de las múltiples dificultades ocasionadas por las lesiones y cortedad  de  la nómina,  de los dolorosos y profundos  vacíos  tácticos observados en el  Equipo del Pueblo entre el 11 de septiembre y ayer, 29 de octubre, y de los efectos desestabilizadores de  una situación interna ampliamente divulgada y conocida, los tres  puntos obtenidos  ayer, en la  décimo octava fecha,  tienen la virtud de sumar  en  ilusiones.  Fueron tres puntos  que  nos devolvieron  también los sueños.

Sabemos  que el problema de definición es grave  y persistirá hasta el final del campeonato pero igualmente somos conocedores del valor  anímico y  emocional de la victoria obtenida en el Palogrande.  Una victoria que entre todos, cuerpo técnico, jugadores e hinchas,   estamos obligados a refrendar dentro de una semana, en el Atanasio Giradot.  Ellos con su fútbol, nosotros con nuestro apoyo.

Ante el Boyacá-Chicó, otro partido crucial para el Deportivo Independiente Medellin,  alineémonos también nosotros los hinchas  en la escuadra titular.  Pongámonos nuestra camiseta Nº 12, alentemos al equipo sin desmayo y juguemos nuestro partido desde la tribuna.  Vamos a  luchar todos, vamos a ganar todos, vamos a clasificar todos…!!!
[María Victoria Zapata B.]

 

Compartir:

4 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top