Capsulas de Carreño

Abstraerse del juego.

Por Saúl Restrepo, Bogotá.

 

*Ayer también el técnico estaba descompuesto en el banco, reclamando y señalando, pero eso no aporta.

Este último partido contra Junior al analizarlo en diferentes medios, concluyeron en varias cosas para no conseguir la victoria. Cómo lo fue haber jugado el miércoles y de nuevo el sábado. Un agotamiento continuado que se refleja en no poder sostener un ritmo de juego constante los 90 minutos.

Puede ser, sin suficiente tiempo de recuperación, pues esto puede pasar factura y que además, fue notorio ya que a los 70 minutos era algo evidente.

Pero mas que eso, el problema es otro, corresponde a:
-La fragilidad en disposición competitiva para desarrollar un partido. Es decir; elementos que hacen parte del mismo juego, los sacan de casillas y se vuelven un ocho, hasta ahí llegan, se afectan y ya no rinden.

Un mal arbitraje y que los rivales les busquen pleito, los sustrae de lo que tienen que hacer, se salen de sus cabales y esto es aprovechado fácilmente. A los jugadores verdes hay que decirles e inculcarles en las charlas técnicas que: el árbitro va a ser injusto con ellos, que no va a tener el mismo racero; lo que para ellos representa una amarilla y casi una expulsión, para los adversarios ni es falta. Ante alguna duda, esta se solucionará siempre en contra, así haya VAR.

El mismo Gallo que les pita mal en la cancha, lo hará desde el monitor. La ley de ventaja no es a su favor nunca. Hasta se les atravesarán para no dejarlos patear, como ayer a Castro, y dejaran que boten tiempo con lesiones inexistentes, como la que nunca falla y mas efectiva de todas, aquel calambre en los gemelos, en fin.

También hay que instruirlos en que les van a pegar para desconcentrarlos; Jarlan es un fosforito, ayer a los 5 minutos ya lo habían pisado tres veces, cometiéndole faltas que no fueron sancionadas y él se salió de los chiros.

Ya los rivales saben este factor, y de ahí parten los malos resultados. Puede haber cansancio si, pero la postura mental es la que los jode.

En una anterior opinión posterior a la fecha 20, dije que ojalá Restrepo le hubiera aprendido e identificado alguna perrada a Gamero para que entendiera cuando no se ajustan a un Fair Play, para que dejara la inocencia.

Pero es que ayer también estaba descompuesto e inquieto en el banco, reclamando y señalando, con razón, claro, pero eso no aporta. Entonces si uno de sus dirigidos observa que el jefe está en tal estado, ¿Por qué ellos no? Empiezan a jugar con un encono, sienten que les están metiendo mano y caen redondos en lo que quiere el adversario, sacarlos del juego.

De los once jugadores se debe elegir a un abogado, un trabajador de calle, que vaya y litigue en lo que se considera injusto, en anotar algo para sancionar o en exigir el VAR por una jugada en donde se tengan dudas. Pero que sepa pararse con argumentos, con las pelotas bien puestas a defender sus intereses, nadie mas. Y los demás obedecer a este líder y ampararlo.

Hay que caer en cuenta de esto, porque sino cada en cada partido se las van aplicar igual. Esto ya no tiene duda al saber que funciona y surte frutos.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top