Capsulas de Carreño

Águilas Rionegro 2-DIM 2. Botín repartido. (Wbeimar Muñoz).

 

Juan David Valencia, de tiro libre abrió la cuenta en el Alberto Grisales. Al final empate a 2 entre Rionegro Águilas y el DIM. Foto DIM_oficial.

Juan David Valencia, de tiro libre, abrió la cuenta en el Alberto Grisales. Al final empate a 2 entre Rionegro Águilas y el DIM. Foto DIM_oficial.

Por:  Wbeimar  Muñoz   Ceballos
ZZZZZZZZZZZZWbeimar Muñoz (25)

Partido muy trabado en la mitad, en los primeros 25 minutos.   Sin ritmo y con reiteración de faltas. Primaron los combates sin tregua y estuvo ausente la emoción en las áreas, porque al no tener Rionegro más argumentos que el  movimiento constante en diagonales de Mezú  partiendo desde una  posición centrada y equivocar Medellín los pases  en la frontera del área, todo se redujo a la lucha, con mediocampistas armados con cemento y hombres de banda sin fortuna.

A lado y lado los atacantes  manejaron bajo perfil y poca mordiente.  En ese lapso arriesgó más el rojo, basado en la combinación con la pelota, hasta que comenzaron a aparecer los espacios : cabezazo de Pertúz, un doble remate de Goma y Hechalár salvado por Torressagasti, un mano a mano de Hechalár también neutralizado por el arquero aguilucho y un tiro de Valencia de máxima exigencia para el citado guardarredes .   Respondió Rionegro con un remate de Mezú en el palo.   El cascarón lo rompió JUAN DAVID VALENCIA en una brillante ejecución de tiro libre a los 36’. 1-0.

Para el segundo tiempo el DIM saltó a la cancha con lagañas y en menos de lo que canta un gallo se vió perdedor.  Entre Otero y Díaz, ingresados por Otero como revulsivos, le amargaron la vida a David González.   A los 48’centro de Otero y media volea de LUIS PÁEZ, situado entre Saíz y Pertúz para el 1-1.

No terminaba el visitante de lamentar su parpadeo, cuando  Anthony Otero  6 minutos después, habilitó a MILTON DÍAZ.  Éste eludió al arquero y dejó mirando para el páramo a los habitantes del área.  Un 1-2 inesperado para los pupilos de Leonel, que a partir de entonces, cambiaron relajación por búsqueda incesante del empate, ante un rival que con doble cerca de 4 jugadores, le ensombreció una y otra vez la llegada.   Hasta que en un centro a media altura, apareció MAO con una palomita impecable para el 2-2.

El DIM quedó en deuda con la gestación de juego, pero su fe inquebrantable, sirvió para rescatar al final un punto que parecía perdido y quedó muy cerca a su clasificación entre los ocho de Colombia.

En jornadas como la de hoy, cuando no alcanza con el fútbol, el esfuerzo trae recompensas.

No les parece ???

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top