Capsulas de Carreño

Al perro lo… Por Jorge Iván Londoño

Por Jorge Iván Londoño.

 

 

*Profe, será mucho pedir que ¿Algún día usted dirija como don Juan Carlos, el mismo criado en Santa Rosa de Cabal?

 

Así es, al perro lo capan las veces que se deje. Y anoche el técnico Osorio, para comenzar por la cabeza, permitió que el Deportes Tolima  nos “operara” nuevamente. El número de veces ya no tiene importancia.

 

El técnico Osorio, del que si se puede decir que es “educado en Londres”, tiene su peculiar y exclusiva manera de percibir el fútbol, totalmente opuesta a la de nosotros, educados en el  Instituto Colombiano de Educación de don Nicolás Gaviria.

 

Inconcebible que para enfrentar al Tolima, el equipo con mejor diferencia de goles, con jugadores que juegan de memoria, que atacan en masa como “aquellos”, que se defienden hasta con las uñas,  se salga con una defensa coja de tres jugadores, de los cuales, el central Segura, cedido a Nacional hasta con moño incluido, todavía tiene pegado el tiquete de control de equipaje de la aerolínea; ¿Qué tal el empujón sobre la raya, comenzando el partido? Una típica acción de un partido de recreo de primaria.

 

Me imagino la complacencia del técnico Hernán Torres, al ver las atenciones de su colega de la casa, que no local, porque en estos partidos sin público, ambos equipos juegan de local. Esa gabela podría semejarse a unos Boy Scouts cuidando el diamante Pink Star.

 

Y como al que no quiere caldo se le da seco, incluye a González Lasso, para hacer pareja de atacantes con Duque. Qué pena con este señor, pero su juego, tosco e impreciso,  a muchos, y perdón por la vocería y por ser reiterativo y hasta cansón, no nos llena; como tampoco el de altibajos de Perlaza, que anoche rozo por lo bajo.

Pero la mediocridad no solo rondó a este par de jugadores sino al resto. Quizás en ese primer tiempo, del que salimos muy bien librados,  gracias a Santa Rita de Casia, “patrona de lo imposible”, se salva al portero Quintana, de buena actuación, en especial al despejar el tiro penal cobrado por Caicedo, y en acto seguido el segundo remate.

 

De entrada para el segundo tiempo, Osorio trata de enmendar su terquedad, con tres cambios, uno de ellos el central Córdoba, mandado a copar el espacio infinito con el que contaron en la primera parte los ágiles del vino tinto y oro.

 

El empate, sin querer queriendo, llegó por un autogol del defensor Quiñones, única manera para anotarle al gigantón Montero, porque si fuera por virtud propia a esta hora todavía estuviéramos tratando.  El gol del triunfo, al igual que el primero, nace de un saque de banda. ¡Vayan viendo!

 

Gracias al VAR nos salvamos de un marcador con olor a goleada, porque se anuló un gol en fuera de lugar y se reversó un penalti pitado por el juez por falta de Mafla que no existió, lo que al mismo tiempo obligó a borrarle la tarjeta amarilla.

 

Se perdió tristemente contra el Once Caldas. Con propósitos de enmienda se enfrentó al Tolima y se cae estruendosamente. Este sábado el Envigado llega al Atanasio en metro, señores jugadores y cuerpo técnico, ustedes tienen la palabra.

 

En la rueda de prensa Osorio reconoció, “Me equivoqué en la nómina y en el planteamiento, Tolima tuvo méritos”. Profe, será mucho pedir que ¿Algún día usted dirija como don Juan Carlos, el mismo criado en Santa Rosa de Cabal?

Compartir:

7 comentarios

  1. Juan Fernando Correa

    7 octubre, 2020 at 7:22 pm

    *A los hinchas no los entiende nadie
    Buenas noches señor director Alfredo

    A los hinchas no los entiende nadie, ni bruja con bola mágica..si el equipo va en los primeros lugares es malo todo y al técnico hay que botarlo por un acantilado..si va de último en la tabla peor la cosa, malo también, el técnico para las mazmorras y los directvos son unos ineptos…

    Si no se me ha olvidado los campeonatos y títulos se ganan con puntos…o me informan si ya el sistema cambió y los títulos los dan por jugar bien o mal…voy a revisar la página de FIFA.

    Esta pandemia nos ha afectado bastante…
    Juan Fernando Correa, Medellín

    Hincha de DIM
    Medellín

  2. Luz Teresita Londoño

    7 octubre, 2020 at 3:04 pm

    *Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Excelente, estaba extrañando estos comentarios tan amenos y bien redactados que nos ubican en el «centro de la cancha», y disfrutar en «primer plano» todo el evento. Los comentario para el técnico los dejo para los que más saben del tema.
    Luz Teresita Londoño

    Hincha de NACIONAL
    Envigado

  3. Victor H Restrepo Tapias.

    1 octubre, 2020 at 9:34 pm

    *Lo de Nacional ya pasa mas por los directivos..
    ..que no exigen resultados, es tal el verso de Osorio que hasta los dueños del equipo, parecen esos «perritos» de los taxis a todo dicen si.

    Hasta cuando por DIOS este señor va insistir con un sistema que no ha dado resultado en ninguna parte del mundo, ni los más trasegados técnicos lo intentan.

    Analizando a Nacional ya a uno le da pena ver la grandeza de un equipo, arrastrada por la terquedad de un «c..» que todavìa cree que va inventar lo que ya está inventado.

    Aunque mal de muchos consuelo de tontos, en Antioquia el fùtbol está mal direccionado, las fuerzas básicas de los grandes son fracasos, solo veo que ponen a debutar un montón de morochos sin fundamento, sin clase, sin saber parar un balón, sin saber decidir. Con todo respeto en los últimos años ninguno de los equipos ha perfilado un gran jugador, salvo por ahí, Daniel Muñoz, los demás jugadores de partidos, de raticos y no más.

    Los cazatalentos parecen que se volvieron los «roscatalentos» porque han salido unos paqueticos temporales, efímeros y no más.

    De algunos jugadores de Nacional acá en el Valle hay mas de un jugador de barrio con unas capacidades, que uno se pregunta como no han despuntado, mientras en los estadios debutan unos muchachos si mayor clase y lo peor aún que empiezan a sonar para Europa porque el padrino se mueve y promociona y la prensa le ayuda, algunos se van pero a fracasar, caso Marlos Moreno y otros.

    No sé donde van a buscar los jugadores los encargados de las divisiones menores, se limitan a los torneos de barrios y pare de contar, antes iban a Tumaco, a la costa y cuanto rincón del país a mirar jugadores y ya eso lo dejaron al «pinochazo» a la buena de DIOS y listo, para que gastan tanta plata en metodologías, comodidades, y demás arandelas y los logros poquitos, poquitos lo que uno ve son muchachitos que levitan, cambian de caminar y ya se creen los non plus ultra si ser nada ni ganar nada.

    En Antioquia con Pony fútbol y tantos torneos como es que esos muchachos se pierden, algunos llegan, pero la gran mayoría se quedan en el camino.

    Mucha pobreza en las divisiones menores de los equipos, llegan jugadorcitos comunes y corrientes, cuando antes para jugar tenía que tener mucha clase y sacrificio.

    Ni Medellín, ni Nacional, ni Águilas asoman a nadie, por ahí Envigado porque entre otras cosas ese es su fin, aunque sus jugadores llegan a equipos grandes y fracasan.

    El pobre Nacional a esperar, será el fracaso para que reestructuren o pongan un técnico que le guste jugar fútbol y ganar. Prefiero a Herrera .. que a este señor Osorio que con ese verso uno espera el super equipo y termina viendo una recocha, un remedo de equipo que nunca se le ve mejoría, me atrevería a decir que cada partido es un retroceso.
    Víctor H. Restrepo Tapias, Cali, hincha de Nacional

    Hincha de Nacional
    Cali.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top