Capsulas de Carreño

Alfaro, ante la oportunidad de su vida..

Boca Juniors presentará a Gustavo Alfaro el miércoles 2 de enero. Foto tomada de misionesonline.net

Por Alfredo Carreño Toro..

Con más de 500 partidos dirigidos en la primera división de Argentina, a Gustavo Alfaro se le presentó la oportunidad de su vida en pleno Diciembre: dirigir a Boca Juniors.

Ante la salida de Barros Schelotto y ante la negativa de Pékerman de dirigir a los bosteros, la dirigencia de Boca le abrió las puertas a Alfaro de uno de los clubes más grandes de Argentina, en un punto clave y especial en la historia de Boca, teniendo en cuenta todo lo ocurrido en el 2018.

Gustavo Alfaro nació en Rafaela, Argentina, el 14 de agosto de 1962. Fue futbolista entre 1988 y 1992, aunque sin mayor trascendencia. Su periplo como entrenador inició en 1992 en Atlético Rafaela, club en el que se retiró como futbolista profesional. Su carrera como entrenador se ha desarrollado en su mayoría en Argentina, en clubes como Quilmes, Rosario Central y Arsenal, entre otros. A su vez, dirigió al Al-Ahli de Arabia Saudita.

En cuanto a su palmarés como entrenador, ha logrado dos ascensos, uno con Quilmes y otro con Olimpo, una Copa Sudamericana con Arsenal (primer trofeo internacional del club de Sarandí), el torneo Clausura de Argentina, la Supercopa Argentina en 2012 y la Copa Argentina en 2013 con Arsenal.

A pesar de ser un técnico reconocido en el medio argentino, sobre todo por las extraordinarias campañas con clubes modestos, a Alfaro no le fue nada bien en clubes como San Lorenzo y Rosario Central, equipos de mucho más renombre en el fútbol gaucho. Es precisamente este hecho el que genera cierto escepticismo en una parte de la fanaticada de Boca Juniors, al señalar que Alfaro no cuenta con las suficientes credenciales para afrontar el difícil reto de manejar uno de los vestuarios más complicados de América, con nombres como Tevez, Benedetto, Zárate, entre otros.

Alfaro se caracteriza por ser un técnico metódico, sumamente dedicado a planificar cada detalle del juego. Muchos lo han catalogado de defensivo. Igualmente ha sido un entrenador con buen ojo y sagaz en el planteamiento de los partidos, lo que explica su éxito en clubes menores con jugadores de poco renombre.

De esta forma Alfaro llega a un peso pesado del fútbol mundial, luego de haber dirigido a Huracán desde el 2017. Tiene en frente el gran reto de levantar a un equipo que viene de sufrir una dolorosa caída en la final de la Copa Libertadores ante su acérrimo rival. Tiene todo a su disposición para hacer de la mejor oportunidad en su carrera todo un éxito; se va a encontrar una plantilla abundante y llena de talento, lo cual se le recriminó siempre al Mellizo, el cual nunca fue capaz de hacer jugar bien a Boca aun teniendo tantas herramientas disponibles.

Por otro lado, tendrá que tomar determinaciones de los jugadores que se tendrán que ir y los que llegarán y qué tantas oportunidades le dará a los jugadores de la cantera.

Podemos estar al frente del técnico que levante la tan anhelada séptima Copa Libertadores para Boca, el máximo objetivo que tendrá el equipo para el año venidero. Los próximos serán días movidos para Alfaro y la dirigencia de Boca, los cuales de manera mancomunada tendrán que ir desarrollando los planes que llevarán a cabo para la siguiente temporada.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *