Capsulas de Carreño

Andamos de almohada debajo del brazo (opinión)

¿Qué les espera a los hinchas de Nacional el segundo semestre? El mismo técnico Autuori. Por el momento no se sabe si llegarán refuerzos pero que no vengan de Bolivia. Foto: archivo de internet, montaje La10.

====

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

Esooooo, andamos de almohada debajo del brazo, muy merecido por cierto para la hinchada nacionalista, que tuvimos que padecer un semestre plagado de todo lo inimaginable; desde ganarnos la tercera Superliga y regalar la estrella 18 de la Liga, hasta clasificar entre los últimos en el grupo de los mejores segundos, para los octavos de final de la Copa Libertadores, gracias al mal planificado partido de visitantes ante Olimpia y a la penosa y humillante derrota de local ante Patronato, auspiciada por la Beneficencia de Antioquia, orquestada por el técnico Autuori y secundada por los jugadores mulatos que esa noche jugaron en muletas.

Andamos de almohada debajo del brazo, costumbre propicia para olvidarnos, así sea por pocos días, del técnico que duerme a pierna suelta en Brasil, porque acá en el banco lo hace a pierna encogida, y que seguirá en Nacional intacto como cristal atravesado por un rayo de luz. De los dirigentes arropados por sus silencios, confundidos por estos días por los silbidos de los mercaderes de jugadores, y haciendo cuentas para traer (Dios nos ampare) a lo sumo un delantero  para enmendar el ultimo oso, y todo porque la platica que se ganaron vendiendo a Nelson Palacio, redujo en algo la perdida de la rimbombante contratación de Francisco Da Costa, que no desbarata defensas sino automóviles. Posiblemente hasta se cristalice la venta de Mier, pero buena parte de ese dinero es harina de otra “cartera”, marca Cartier.  Bien sabemos que en Nacional la mayoría de las contrataciones se hacen al extravagante estilo de Epa Colombia, es decir, tirando la plata a la jura.

 

Obviamente, cada quien hace con su dinero «LQLDLBG», yo, por ejemplo, que hago milagros con mi pensión, no me lo gasto comprando caviar, otros se lo gastan contratando a German Ezequiel Cano, por poner un ejemplo,  y algunos a Ruyery Blanco. Hay quienes echan a Alejandro Restrepo y otros contratan a Pablo Autuori; todo es cuestión de gustos, colores y sabores.

Así las cosas, a los hinchas nos esperan un segundo semestre con las mismas plagas de Egipto del primero. Dentro de poco “debutaremos” contra Millonarios en un partido amistoso en los mayamis, en donde jugaremos de locales, pero sin los del Sur. Los partidos amistosos tienen la ventaja que uno elige a cual le puede ganar; pues, eso dice Gamero.

Mas allacito comienza la Liga y media hora más tarde la Copa Libertadores, para la que no se necesita ser el hermano “Piter” para anticipar momentos amargos, porque con ese juego de galimatías y de austeridad ofensiva, algo diferente no se puede esperar; además, tendremos que enfrentarnos a uno de los encopetados de este torneo,  penitencia que nos impusieron por menospreciar el no hacer parte del selecto grupo de los primeros.

Por ahora sigamos con la almohada debajo del brazo y disfrutando de estas vacaciones, que no serán tan pomposas como las que se dan los jugadores verdes, pero el solo hecho de acostarnos con la serenidad que da un día sin ver como se le regalan tres puntos al contendor de turno, y el técnico se saca en hombros del estadio, como se dilapidan tres cobros desde el punto penal y como se entrega una final por un craso error táctico en el segundo tiempo, vale un Potosí.

“La buena conciencia es la mejor almohada para dormir”. Sócrates.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *