Capsulas de Carreño

Aniversario 74 de Nacional

 

Club A. Banfield – @CAB_oficial – ¡Feliz 74° aniversario @nacionaloficial
Nos une la pasión por los mismos colores.


*La fundación del Atlético Municipal fue por escritura pública del 30 de abril de 1947. La iniciativa la lideró el ingeniero Alberto Villegas Lopera. Panorama de la historia del Atlético Nacional.

Por Juan Manuel Uribe
Columnista Cápsulas – Historiador.

 

Como no tenían jugadores, les propusieron a los integrantes del Unión FBC (Unión Indulana 1943-1945) que jugaran para el nuevo club, remunerados por éste.

El Municipal entró a la Federación Antioqueña (hoy, Liga) para el torneo de 1947 con el cupo del Unión y los jugadores conservaron el uniforme: camiseta verde y pantaloneta roja.

Municipal fue uno de los trece clubes que fundaron la Dimayor en Barranquilla, el sábado 26 de junio de 1948. Y fue uno de los diez equipos que protagonizaron el primer campeonato del fútbol profesional colombiano, jugado de agosto 15 a diciembre 19 de 1948.

En julio de 1950, en pleno tercer campeonato de la Dimayor, el club cambió de nombre por el de Atlético Nacional. En ese mismo torneo quedó colero en compañía del Once Deportivo, de Manizales.

En 1953 la institución cerró la original política de criollos y contrató extranjeros, el primero de los cuales fue el zaguero argentino Atilio Miotti.

Para la temporada de 1954 el club abandonó la pantaloneta roja y la usó de color negro. En ese año ganó la primera estrella o título de liga. Fue el cuarto campeón, tras Santa Fe. Millonarios y Caldas. Fue campeón invicto, pero perdió un partido después de haber dado la vuelta olímpica ante el DIM el 26 de septiembre. Una semana más tarde cayó ante el Boca caleño, fucú del club antioqueño. El técnico fue el argentino Fernando Paternóster.

En 1955 Nacional fue subcampeón, tras el titular Deportivo Independiente Medellín. Fue la primera vez que los dos clubes de una ciudad hacían el 1-2 en el campeonato.

En 1956 el torneo arrancó sin el Nacional, cuyos directivos anunciaron que no jugarían por falta de plata. Pero el equipo resurgió gracias a la gran gestión de Enrique Montoya Gaviria, socio fundador pero que se había retirado del club. La importancia de la plaza de Medellín y del club verdolaga llevó a que la Dimayor lo recibiera cuando iban jugadas cuatro fechas, y reelaboró el calendario. El directivo Montoya impuso la pantaloneta blanca, y quedó el Nacional con los colores del departamento de Antioquia.

Para 1958, de nuevo en quiebra total, los directivos anunciaron que no participarían en el torneo. Y otra mano salvadora surgió: la de Humberto “Turrón” Álvarez. Al estelar jugador se le ocurrió proponerles a los dueños de la franquicia nacionalista que le arrendaran el equipo. Y apareció el extra oficial nombre de Independiente Nacional, por la independencia de los futbolistas con la directiva, mientras la ficha seguía registrada en la Dimayor como Atlético Nacional.

Comenzó la segunda etapa de criollos, que fue entre 1958 y 1961. Tras dos torneos buenos, Nacional empezó en 1960 la etapa más oscura de su historia. De ahí al cierre de 1970 jugó once campeonatos en los cuales no quedó más arriba del noveno puesto en diez de ellos. Sólo brilló en 1965, cuando en duelo espectacular cedió ante el primer Deportivo Cali campeón.

Un #TBT con algunos de los escudos que configuraron nuestra historia y el que nos acompaña hoy. Una insignia que contiene el verde de las montañas antioqueñas, el blanco que simboliza paz y el castillo que representa la grandeza y jerarquía. @Nacionaloficial.

De ser colero en diciembre de 1970 pasó a ser líder y ganador del torneo Apertura en julio de 1971. Con fútbol encantador y eficiente convenció a propios y extraños. De inmediato se puso a la altura de los dueños del balón que en Colombia eran Millonarios y Deportivo Cali y de Independiente Santa Fe, el siguiente en discordia. Fue precisamente el club cardenal el que le ganó al Nacional el título de ese año en un tercer cotejo espectacular (tras dos partidos flojos). Esa temporada coincidió con el estreno del uniforme de rayas verticales, que por ende se impuso para siempre, dejando secundaria a la casaca verde completa.

La transformación de chico a grande tiene el nombre propio de Hernán Botero Moreno, ingeniero, de gran personalidad y capacidad: “trabajo casi 24 horas y 365 días al año por el Atlético Nacional”. Para la clave temporada de 1971 contó con el gran técnico argentino José Curti, con un plantel de jugadores comprometido con un club que parecía querían de siempre y con su señora doña Lía, mujer futbolera, que le dio al grupo un sentir de familia.

En 1973 con la dirección técnica del brillante César López Fretes (colombo guaraní), Nacional volvió a ser campeón en una tremenda final con Millonarios y Cali. Pasaron 19 años desde el primer título, mayor periodo del club sin título. Pero lo más importante: había pasado de chico a grande. Había figuras como Tito Gómez y Jorge Hugo Fernández, argentinos, pleno de fútbol de creación pura. Y el estelar arquero cordobés Raúl Navarro, figura capital del Nacional 1971-1979.

Club Santos – @ClubSantos ¡74 años de grandeza! ¡Felicidades @nacionaloficial! Los colores nos unen.  #74DelMásGrande

En junio de 1976 Miguel Ángel López, llegado al club un año antes y que cerró carrera por lo alto seis meses después, le recomendó al doctor Botero a Osvaldo Zubeldía. El “Zurdo” le trasmitió al célebre técnico la oportunidad que tenía con el Nacional y en el fútbol colombiano. Le dio dos títulos al club y una camada de jugadores de enorme valor. Entre ellos Hernán Darío Herrera, jugador de potencia y talento, que ganaba partidos echándose el equipo al hombro. En julio de 1979 le llegó un compañero de lujo: César Cueto.

Cuando Nacional mermaba competencia en el campeonato, como fueron las temporadas de 1985 y 1986, llegó la política de criollos. Para esta sinopsis tomo de varios nombres el del gerente Óscar Ríos del grupo que lideró el proyecto y designó técnico a Francisco Maturana, el hombre ideal que, a partir del Atlético Nacional, transformó el fútbol colombiano. Sólo un juego como el del equipo en 1987 aguantó el cuarto puesto del final de temporada: de tal forma convenció el estilo y la personalidad del conjunto. El presidente Sergio Naranjo enfrentó el momento: “En 1988 seremos más importantes…”

La conquista de la Copa Libertadores de 1989 encumbró al club al sitio más alto del fútbol suramericano. Todo un club comprometido, tuvo a René Higuita el mayúsculo actor en el momento deportivo definitivo de la Libertadores. Presentación de prestigio en Tokio ante el mejor Milán de la historia. Y luego en 1991 la obtención de la liga colombiana sin foráneos completó el ciclo, o cuando el técnico Hernán “Bolillo” Gómez jugó un fútbol de exposición. Esa etapa dejó dos partidos majestuosos: el 3-2 a Olimpia en Asunción en la Libertadores del 90 y el 2-1 al Sao Paulo en la Supercopa del 93, el club paulista dirigido por Tele Santana, en la etapa más brillante de su historia.

De 1987 a 1997, el equipo tuvo un eje capital: Alexis García. Quedaron las conquistas de las copas Interamericanas de 1990 y 1997, valiosas por motivos como la importancia que tenían para los rivales UNAM y Saprissa.

En junio de 1996 adquirió al Club la importante y reconocida Organización Ardila Lulle, la OAL. La solidez económica ha hecho de la institución una de las más importantes del fútbol sudamericano. A través de estos 25 años ha habido verdes y maduras en el manejo y en el resultado deportivo del club, pero una estructura como la sede deportiva de Guarne es ejemplar en el continente.

Se destacan las dos copas Merconorte (1998 y 2000), de gran valor ganarlas pues mostró el poderío regional sudamericano del Nacional y del fútbol colombiano, que las dominó, como no lo hace hoy al ver los resultados internacionales de los equipos de la Dimayor.

Las dos etapas del técnico Santiago Escobar fueron similares: gran comienzo y caída final, pero con títulos de liga en ambas. El primer bicampeonato del Nacional conseguido por el técnico Oscar Quintabani, que con fútbol de poco gusto dejó lo tangible para muchos hinchas como son los títulos. La primera etapa de Juan Carlos Osorio que entregó el primer tricampeonato del club y que catapultó al técnico risaraldense internacionalmente. Y que generó en la mayor parte de la hinchada verde una admiración muy destacada hacia el estratega.

La campaña de Reinaldo Rueda queda en la historia del club en la cumbre. Por el resultado deportivo y por la transparencia en el manejo todo. La conquista de la Copa Libertadores de 2016 resonó en el mundo del fútbol. Y la salida del técnico vallecaucano, muy sentida en su momento, ha quedado en el tiempo como un yerro enorme de la directiva del Club…

De todos los cracks que ha habido, y no son pocos, en la vida de la OAL y el Nacional, para esta sinopsis se decanta por si solo Franco Armani. Sobran las palabras pues está tan presente para todos como si no fuera pasado…

El Nacional se consolidó como el más ganador de los clubes colombianos y logró pasar en títulos de liga a Millonarios, que estuvo de primero en el item por más de 60 años. La hinchada es la más numerosa, seguida no muy de lejos por la de Millonarios. El prestigio internacional es evidente.

Por lo importante del Club es notorio el vacío cuando no gana campeonatos y más cuando se ha quedado por fuera de los ochos que juegan las etapas definitivas de la liga de la Dimayor. Y la importancia que significa Atlético Nacional para los que llegan: en las hojas de vida, en el patrimonio familiar, en el prestigio de firmar con el Club.

Colofón.

Atlético Nacional: de equipo municipal a club nacional-

Compartir:

Un comentario

  1. Juan Manuel Uribe

    2 mayo, 2021 at 7:03 am

    *En el tintero un punto importante
    En julio de 1950 la empresa Fabricato adquirió la mayoría de acciones del Nacional. La negociación la lideró Santiago Mejía Olarte, a la sazón de 28 años y luego brillante empresario, quien tocó la puerta de la compañía textilera, presidida por Rudesindo Echavarría. El aporte hizo al Nacional una cuasi selección Colombia para 1951. Pero el fracaso del 15o puesto (entre 18) hizo que la empresa se retirara. Cedió sus acciones en noviembre de 1951 a un grupo de hinchas empresarios encabezados por Hernando Arango, Juan H. Álvarez y Miguel Mesa Acosta.
    Juan Manuel Uribe, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top