Capsulas de Carreño

 Ante Caracas:  Dolor, vergüenza y humillación. (M.V.Z.)

El Medellín  dejó al descubierto  su  múltiples vacíos en la derrota 2-3 con Caracas FC, primera victoria de equipo venezolano en canchas colombianas por Copa Libertadores. Foto @Caracas_FC.

Por María Victoria Zapata B.

 

 *Por ello, la única FE QUE ME QUEDA INTACTA, es la del milagro de la venta del equipo ¡Cómo dolés, amado DIM…!!!

Anoche, en la reanudación de Copa Libertadores, ocurrió lo que tanto  temíamos, lo que tantas veces advertimos  la gran mayoría de hinchas  del Deportivo Independiente Medellín.  Porque ante Caracas F.C. fueron noventa minutos de  VERGÜENZA TOTAL,  de  humillación,  de irrespeto,  de maltrato a la hinchada roja  con una presentación deshonrosa,  que se complementó, infortunadamente, con la  altanera actitud del técnico Aldo Bobadilla en la posterior rueda de prensa.

Con un DIM  depreciado por su desmantelamiento y pésimas contrataciones  y con un cuerpo técnico tan nublado como la dirigencia roja,  el revés en condición de local, ante el Caracas F.C., era  también previsible. El  rival, el más débil del grupo  en apariencia, fue justo ganador y  el  Medellín  dejó al descubierto  su  múltiples vacíos  y  reveló que ya tocó   fondo, en todo sentido.

 

¿Fútbol?  ¿Cuál?

Lo que el DIM mostró ante el cuadro venezolano fue una “montonera”  en el gramado del Atanasio Girardot. Un arco sin la solidez que requiere un compromiso internacional,  una defensa que no brindó garantía alguna, un medio campo que no cumplió ninguna de sus funciones en marca ni en creación y un ataque al que ni los goles de Javier Reina (de penal) y Leonardo Castro exime de culpas,  y unos refuerzos que no dieron la talla en su debut, son el resultado no  de meses y meses de parálisis por la pandemia del Covid-19, sino de meses y meses de desatinos, de  mayúsculos  y reiterados yerros, de una dirigencia incapaz y mentirosa  y de un cuerpo técnico pusilánime y avasallado por unas directrices administrativas  en contravía de todos los principios que rigen el fútbol de alta competencia.

Y así, sin fundamentos de ninguna especie  y una levísima pero inefectiva mejoría en los minutos finales,  el DIM que  cayó anoche, 2-3, ante Caracas F.C.,  dejó en evidencia la cruda realidad de  su penosa y   tantas veces advertida  aniquilación. No hubo  fútbol individual ni colectivo, idea de juego, estructura táctica,  columna vertebral,  líder de campo, profundidad, dinamismo ni ambición. Pasivo, impotente, frágil en cada una de sus líneas y sin armado, el Equipo del Pueblo  dejó igualmente sin piso el embeleco del proyecto  y proceso anunciado con bombos y platillos por los  directivos y  cimentado, según ellos,   en Divisiones menores y ratificó que no posee nómina ni para jugar un torneo vacacional en nuestra ciudad.

Solamente un jugador juvenil, Steven “el Titi” Rodríguez, hizo parte del onceno que saltó al gramado del Atanasio Girardot. Con escasas opciones, al minuto 34 fue relevado por el  argentino Israel Escalante, muy discreto en su fútbol.  Simultáneamente Mauricio Cortés  fue reemplazado por el paraguayo Carlos Monges, que decepcionó en su debut oficial con la casaca roja.  Cuesta ingresó al minuto 87, por Larry Angulo

Y también quedó  desmentida la creencia de dirigentes  y técnico  en cuanto al temperamento de  los jugadores que estos esperan sean los salvavidas del DIM en  materia de liderazgos porque ni Larry Angulo, ni Andrés Mosquera Marmolejo, ni Jesús David Murillo, entre otros, poseen tales características. Ellos son sobrevivientes del naufragio de Independiente Medellín, nada más. En cuanto a Cortés, difícilmente un jugador con 23 años cumplidos se puede catalogar de “Promesa”.

 

Otra vez humillados.

Anoche con esta nueva vergüenza deportiva, que no obstante ser anunciada con antelación sumó otra afrenta a la hinchada roja,  cayeron todos los mitos  relacionados con fuerzas básicas y procesos juveniles. Ese tal proyecto, reitero, es la mayor de cuantas mentiras  se han proferido desde la sede del DIM en los últimos tiempos. Es una cortina  de humo a tanto disparate. Los cuatro títulos locales y la conquista de la Copa Libertadores en los próximos tres años son otro cuento… un cuento del que los hinchas nunca hicimos eco  y que hoy ni los mismos dirigentes deberían  creer por  absurdo e irracional. Con esta dirigencia, con este manejo del DIM, con esta nómina, cualquier sueño es inverosímil.

En la derrota, 2-3 ante Caracas F.C., nos ultrajó el DIM con su fútbol y nómina,  nos ultrajó el técnico Aldo Bobadilla con su pésima lectura del partido y su  altanería y arrogancia en la rueda de prensa y nos volvió a ultrajar la dirigencia con sus falacias.  Lo de anoche fue  otro baldón a la hinchada roja. Raul Giraldo  y sus subalternos de alto rango arrasaron el DIM. Ahora se inventan historias  de procesos, proyectos y títulos,  que no son más que  fábulas sin moraleja  y sueños sin fundamento, sobre las ruinas de lo que ellos mismos devastaron con tanto desparpajo y cinismo.

Como hincha, NO haré fuerza para la consecución de puntos que  nos permitan el cupo a Sudamericana. Este rojo corazón no aguanta más ridículos internacionales Ya es suficiente con el desvelo por los tres partidos que restan de Libertadores…no quiero ni imaginarme los marcadores finales…

Solo me resta decir que los jugadores son los menos culpables de la debacle. El Deportivo Independiente Medellín es fiel reflejo de su inepta dirigencia y de su pusilánime cuerpo técnico: Caótico, apocado, desmotivado, sin fútbol, sin brújula.  Pulverizado por la incompetencia de quienes lo manejan, sin presente, sin futuro y con una gestión que  por muchas razones hoy  es recordatorio de oscuras épocas,es  el DIM que temíamos encontrar anoche y que, con su fragilidad extrema,  nos golpea a los hinchas en lo más profundo del alma.

Por ello, la única FE QUE ME QUEDA INTACTA, es la del milagro de la venta del equipo

¡Cómo dolés, amado DIM…!!!

[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

9 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top