Capsulas de Carreño

Ante Nacional, preocupante  fútbol del DIM.

Por María Victoria Zapata B.

 

 

*Lo que nos dejan esos  estériles 90 minutos  en el juego del DIM,  es una profunda y creciente preocupación.
===

 

Si alguna duda quedaba de la  curva de descenso que  ha marcado  en las últimas fechas el fútbol  del DIM,  ayer   quedó despejada con esa decepcionante presentación en el clásico,  que dejó un 0-0 con  intenso sabor a derrota para el Equipo del Pueblo.

 

Porque quedó nuevamente en evidencia que el fútbol de creación, generación,  articulación entre líneas y asociación  que vimos en algunos partidos del presente campeonato,  fue  de  corta  duración y hoy el equipo sostiene sus resultados gracias a  la combatividad, el sacrificio y las individualidades, más no a un juego  claro, consistente y con  proyección.

 

El fútbol exhibido  ante Nacional fue pobre, especialmente después del minuto 64,  cuando Dorlan Pabon se fue expulsado, por  doble amarilla,  Ocho minutos antes lo había hecho Giovanni Moreno por idéntica situación. Con dos jugadores menos, Nacional se refugió en zona propia con dos líneas de 4,  cerró todos los caminos  hacia su pórtico, hasta la finalización del encuentro, como era de esperar en sus circunstancias, y  le dio relevancia al trabajo defensivo.

 

El DIM, no obstante su superioridad numérica y su posesión del balón, fue intrascendente en materia ofensiva, careció de ideas, de  cohesión y de presencia en el pórtico de Mier. No supo ni pudo aprovechar los dos jugadores de más  y se tuvo que conformar con un 0-0 que dejó un amargo sabor a derrota y una honda preocupación por el retroceso  que el fútbol rojo ha mostrado en las últimas fechas.

 

Porque  es un hecho que Independiente  Medellín está jugando mal. Tanto en Liga como en Sudamericana. Infortunadamente el mal fútbol rojo va más allá de la cortedad de la nómina, la simultaneidad de los torneos en los que el equipo participa actualmente y las múltiples limitaciones defensivas del equipo. No hay consolidación de un juego, identidad en un estilo ni  determinación para el ataque.

 

Por el contrario, en muchos  partidos hemos observado un DIM temeroso, irresoluto, nublado y dependiente  más  del coraje y entrega de sus jugadores o del acierto en alguna de sus sustituciones,  que de un fútbol en concordancia con las exigencias del rival.  Y cuando dichas  exigencias  se concentran en la ruptura de un cerrado módulo defensivo, ni con la gabela de dos jugadores de más, aparecen los argumentos  para contrarrestarlas. Es  comprensible el cansancio que genera la doble competición. Pero ¿cómo explicar la falta de ideas, de generación de juego, de claridad, de intrepidez para buscar un resultado?

 

Si. Por  más que intentemos maquillar la realidad, por más reproches que recibamos los hinchas de parte   del técnico Comesaña  o las justificaciones suyas en las ruedas de prensa, por más limitaciones que tengamos en nómina, y por toda  la infinidad de  razones  más  que se ocurran, el  fútbol del DIM viene en retroceso desde hace algunas fechas. La presentación ayer fue decepcionante,  como decepcionantes  fueron aquellas ante Unión Magdalena, Alianza Petrolera e Internacional de Porto Alegre, entre otras.

 

¿Qué pasó con el fútbol que el DIM mostró ante Águilas Doradas, Millonarios o  América? ¿Y  con esa entrega sin límites que le vimos en el  estadio Alfonso López con el Atlético Bucaramanga o en el Atanasio Girardot ante  el Envigado F.C.? Es la pregunta que vuelve a surgir después de la presentación de la décimo octava jornada, ante Atlético Nacional. Y más que desengaño, lo que nos dejan esos  estériles 90 minutos  en el juego del DIM,  es una profunda y creciente preocupación. ¿Dónde está el fútbol del DIM?
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Un comentario

  1. Rubén Elejalde

    2 mayo, 2022 at 2:29 pm

    LOS TRES FRENTES DEL DIM
    El PODEROSO DIM atiende tres frentes (Liga Colombiana, Copa Colombia y Copa Sudamericana) con muy buen éxito, una nómina extensa por ejemplo el sábado en la banca estaban Vladimir Hernández, Diber Cambindo, Juan David Mosquera, Luis Erney Vásquez, Yulián Gómez entre otros; cualquier equipo en Colombia desearía tener esta clase de jugadores en el banco.

    Ha jugado 24 partidos en 3 meses y de los últimos 12 juegos solo perdió uno.
    El cansancio está pasando factura como seres humanos que son; pero el balance es el siguiente:
    -En Liga Colombiana clasificado a cuadrangulares.
    -En Copa Colombia con ventaja contra Tigres F.C. la semana próxima se define todo en el estadio de Techo.
    -En Copa Sudamericana con todas las posibilidades de clasificar y mañana de ganar seguirá vivo a falta de dos fechas.

    A seguir apoyando este gran equipo y reprochar la actitud de aquellos «hinchas » tóxicos que el sábado lanzaron objetos en contra de los jugadores.
    Y porque no se dijo nada en el partido contra Millonarios que desde el minuto 10 se jugó con 10 jugadores tras la injusta expulsión de Andrés Mosquera M y ese día se ganó 1- 0 , no hubo ningún escandalo porque se jugó con 10 y se ganó.
    Rubén Darío Elejalde

    Hincha de Medellín
    Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top