Capsulas de Carreño

Antonio Ubaldo Rattín, el caudillo de la bandera azul y amarilla (III)

 

John Cardona Arteaga

 

Seguimos en esta tercera entrega destacando las cualidades y la personalidad de Rattin como un ejemplo a seguir, pensando que en nuestros clubes debería existir, bajo la responsabilidad de las unidades de la organización encargadas de la cultura, una cátedra sobre la historia del fútbol y del respectivo club, destacando a las persona y grupos que han hecho importantes estas instituciones. Un capítulo aparte habría que dedicar a figuras tan destacadas como nuestro invitado.

A propósito, conocedores de que el estado de salud de Antonio no es el mejor, enviamos un mensaje de saludo al ídolo, en espera de su pronta recuperación. A su hija Mariel Rattin, muchas gracias por su colaboración para enviar este mensaje de reconocimiento y amistad a su padre a través de Cápsulas de Fútbol.

Pablo Eduardo Garcia

 

Julio César Pasquato, Juvenal, el prestigioso cronista rioplatense muestra en una nota de 1968, la grandeza del centrocampista boquense: “Muchas veces salí solo del vestuario, en el estadio de River, pasando entre toda la hinchada local. Sin mirar a nadie, Nunca me dijeron nada. Ni un insulto, ni una «cargada», ni una palabra… Y eso me ha pasado en todas las canchas. He salido lastimado de la cancha de Independiente y me aplaudió toda la tribuna local…

Yo pienso que la gente, hasta la más fanática, tiene buena memoria. Y sabe que yo nunca hice declaraciones pedantes. Nunca dije: «Soy un fenómeno…» o «El domingo los matamos…» Nunca «sobré» a un rival en el juego. Primero, porque no me da el cuero, para qué nos vamos a engañar…

Segundo, porque no me gusta que me lo hagan a mí. Y no tengo ningún derecho a hacérselo a otros… Además, ya se sabe cómo es esto: cuando usted anda en la buena las caza todas. Entonces se agranda. Pero cuando llega «la malaria» y no caza una…, ¿qué hace? ¿Se esconde para que no lo conozcan, para que no lo vean achicado?… Yo fui siempre igual. En la buena o en la mala. Respeté y me respetaron”.

 

Perfil de Antonio Ubaldo Rattín

El Caudillo, El Alma de Boca, La Rata
(mayo 16 de 1937. Tigre. Provincia de Buenos Aires-Argentina)

Desprovisto de las habilidades técnicas propias de los grandes jugadores, Antonio Ubaldo Rattín, centrocampista argentino, alcanzó popularidad internacional por otros derroteros. Su espíritu de ganador, la garra constante en cada una de sus acciones y la acusada personalidad, que le convirtieron en “caudillo” de sus compañeros, permitieron que hiciera historia futbolística.

Durante quince años se mantuvo en primer plano, desde su debut con el primer equipo de Boca Juniors en 1956 hasta su retirada prematura en 1970, como consecuencia de las múltiples lesiones que castigaron su atlético cuerpo.

Integrante y capitán de la selección argentina que compitió en los Mundiales de Chile-62 e Inglaterra-66 y en la que lo hizo, sin suerte, en las eliminatorias de clasificación para el de México 70, este poderoso marcador nacido el 16 de mayo de 1937 protagonizó una de las escenas más polémicas del duro Mundial inglés, al ser expulsado del terreno por el colegiado alemán Kreitlein en el trascurso del partido Inglaterra-Argentina. La expulsión fue injusta, o por lo menos precipitada, y se incluyó en la trama contra el fútbol suramericano denunciada por muchos especialistas.

(Perfil aparecido en el Libro Enciclopedia Mundial del Fútbol)

A su vez, en el LIBRO DEL FÚTBOL, Volumen I, Abril Educativa y Cultural, Buenos Aires, 1974, bajo el título Rattín: El patrón de Boca, se incluye esta sintética pero significativa ficha técnica: “Caudillo. Temperamento indomable, buen distribuidor de la pelota, temible en el pasaje al ataque, por su cabezazo.”

(Fotografía tomada de www.pinterest.com.com) 

Frases Famosas y Anécdotas de Antonio Ubaldo Rattín

A continuación, extractamos algunas anécdotas e historias en la vida del caudillo boquense:

En referencia a un partido por la Copa Libertadores de América, dijo:

Fuimos a jugar por la Copa Libertadores del 64 a Ecuador, contra Deportivo Quito, y todos estábamos más que preocupados por el remanido tema de la altura. Antes de empezar el partido, veía a los muchachos con dudas, y entonces los junté y les dije: “No vamos a ser cagones; somos jugadores de Boca y tenemos que defender la camiseta con todo. Cuídenme las espaldas que yo lo ganó”. Después, increíblemente, justo se dio que hice los dos goles y ganamos 2-1”.

 

Antonio Ubaldo Rattín visto por José Macías:

“Heredero de la rica extirpe de mediocampistas centrales del tipo Caudillo –voz de mando- gran personalidad, presencia física, temperamento, ascendencia sobre la plantilla- que tuvo el fútbol argentino, es, además, -uno de los emblemas de todos los tiempos de Boca Juniors, club al que llegó a dirigir. También fue importante en lo táctico: relevaba a sus compañeros cuando estos pasaban al ataque y era un buen cabeceador en las dos áreas”. 

Su enfrentamiento con el Rey Pelé, en la Copa de las Naciones de 1964:

El peso de Rattín en su selección, su condición de nuevo caudillo albiceleste, queda patente en el duelo entre argentinos y brasileños cuando Pelé, desquiciado por las marrullerías de su marcador, noquea de un cabezazo al Chino Mesiano. Mientras los auxiliares atienden al defensa, el Rata se acerca al banquillo y solicita al seleccionador Minella la entrada de Roberto Telch, el centrohalf suplente: «Don Pepe, meta a Telch que del negro me encargo yo».

El Oveja, que es como todo el mundo llama a Telch por el rizado extremo de su pelo, observaba los acontecimientos sentado en la banqueta, descalzo y comiéndose un perrito caliente, pero su ingreso al partido resulta determinante. También el marcaje de Rattín a Pelé. En un córner a favor de la canarinha, el astro brasileño se acerca al argentino y le pide firmar un pacto de caballeros: nada de golpear sin balón de por medio. «Usted juegue tranquilo que yo, sin balón, no le voy a pegar», promete el argentino. Huelga decir que el Rata cumple su palabra, el estadio Pacaembú termina coreando la exhibición de la albiceleste y al día siguiente, en señal de profundo respeto, Pelé se presenta en el hotel de concentración argentino para disculparse con Mesiano y felicitar a Rattín.

Así lo veía Luis Pentrelli, exdirector técnico y exjugador argentino quien también pasó por Colombia, actuando para Atlético Nacional y Millonarios. Se refería a la autenticidad como una de las formas que adquiere la dignidad del hombre. “Un hombre es digno porque es auténtico. Y es honrado porque es auténtico. Rattín es honrado porque en la cancha lo da todo. Recordamos lo que nos dijo una noche Pentrelli, después de un clásico Boca-Racing: «¡Qué mal jugó el flaco Rattín!… ¡Qué desastre! Pero, ¡cómo lucha! ¡Cómo se brinda! A mí, personalmente, no me gusta el tipo de volante que encarna Rattín. Creo que así no se puede jugar más… Pero en mi equipo quiero un hombre como Rattín…»

 

 Antonio Ubaldo Rattín en cifras:

Con la camiseta de Boca Juniors, jugó 382 partidos entre 1956 y 1970. Fueron 352 por torneos locales, 12 por otras copas y 18 partidos internacionales.

Disputó 27 partidos ante su eterno rival, River Plate, con 12 victorias, 10 empates y 5 derrotas.

Marcó 28 tantos, 26 por torneos locales y 2 por torneos internacionales.

Con la selección argentina disputó 34 partidos y anotó una diana. Rattín marcó su único gol con la casaquilla argentina en el empate frente a Chile por la Copa Dittborn, un 14 de octubre de 1964.


Un merecido homenaje

Como debe ocurrir con quienes fueron referentes y enaltecieron los colores de nuestras instituciones, el 28 de julio de 2015, las directivas de Boca Juniors, en compañía de otros importantes exjugadores, rindieron su reconocimiento a este baluarte del club. Extractamos algunos párrafos de la noticia aparecida en  www.telam.com.ar:

“Antonio Rattín, uno de los máximos ídolos de Boca Juniors, fue homenajeado hoy con el descubrimiento de una estatua en La Bombonera en el evento que contó con la participación otras glorias ‘xeneizes’ como Ángel Clemente Rojas y Silvio Marzolini. Boca no es mi segunda casa, es mi primera casa. Acá viví los mejores momentos de mi vida y siempre sentí la camiseta», manifestó Rattín junto al presidente de Boca, Daniel Angelici, y los dirigentes Oscar Moscariello (vicepresidente 1°) y Juan Carlos Crespi (vicepresidente 2°) y los ex futbolistas José Basualdo, Luis Abramovich y Enrique Hrabina. Crespi recordó a Rattín como un jugador «de otra época cuando los adversarios eran adversarios y no enemigos». Para el vicepresidente segundo, Rattín fue «un caudillo y un hombre de bien, fuera y dentro de la cancha» y que por Boca Juniors transpiraba «sangre y no agua” …

El ex volante del seleccionado argentino de fútbol que participó en los Mundiales de Chile 1962 e Inglaterra 1966 recordó, por ejemplo, sus inicios en Boca y su enfrentamiento en cancha con Pelé en la final de la Copa Libertadores 1963 que ganó Santos de Brasil en La Bombonera. Además, afirmó que su ídolo futbolístico y su mejor entrenador fueron dos íconos del fútbol argentino asociados al eterno rival, River Plate: Néstor ‘Pipo’ Rossi y Adolfo Pedernera…”

Un libro que refleja su memoria

A inicios del año 2000 se publicó un libro bajo el título Antonio Ubaldo Rattín “El Caudillo”, escrito por Alfredo Luis Di Salvo en el cual se cuenta la historia de esta figura del balompié, a partir de sus vivencias y anécdotas. Esto confirma la teoría de que detrás de un jugador meritorio debe haber un buen libro.

La sección de deportes de Clarín, cubrió esta noticia el 26 de febrero de 2000. De la nota extractamos unas líneas.

“Antonio tenía los ojos llenos de admiración. Y escuchó atento a su mamá, Teresa: – ¿Qué querés que te traigan los Reyes? -La camiseta de Boca, má. – ¿Y eso qué es? – ¿Cómo no sabés? Un equipo de fútbol. El mejor de todos. Una camiseta azul con una franja amarilla… Pedísela a los reyes, dale, por favor. Aquella devoción fue el comienzo de un lazo irrompible, de un vínculo inquebrantable: Antonio Ubaldo Rattin y la camiseta de Boca; el caudillo y el hincha; el símbolo y su gente. Esa anécdota de días infantiles y de carencias y otras tantas en su recorrido como ídolo de Boca y líder del seleccionado nacional están reflejadas en el libro Antonio Ubaldo Rattin, el caudillo, de Alfredo Luis Di Salvo, que será presentado el 13 de marzo en el salón de prensa de la Bombonera. Cuenta Rattin: Al principio no quería, pero me terminaron convenciendo. Y quedó muy lindo.

Hay episodios que no puedo olvidar: la Copa de las Naciones, el primer título en Boca, el partido contra los ingleses y esa expulsión injusta que quedó en la historia. Pero una anécdota reciente lo conmovió: Fui a verlo al presidente de Boca (Mauricio Macri) para pedirle que me prestara las instalaciones del hotel Los Dos Chinos (donde se concentra el plantel de Carlos Bianchi). Entonces, me miró serio…

Pensé que me iba a decir que no. ¿Sabés lo que pasó? Me dijo: Rata, vos sos de la Bombonera, lo vamos a hacer acá. Eso vale más que cualquier plata… En el libro -patrocinado por el grupo educativo ESBA- se puede encontrar un rico contenido estadístico, anécdotas que definen a un personaje que fue un fenómeno social y las opiniones de celebridades y grandes figuras del fútbol: Marzolini, Roma, Menotti, Perfumo, Amadeo Carrizo y Pelé. Todos coinciden en un aspecto: Rattin fue, es y será el paradigma del caudillo.” (Continuará..)



(John Cardona Arteaga – Profesor Universidad de Antioquia – Expresidente DIM.
Pablo Eduardo García Peña –  Comunicador Social Periodista
[email protected] – Bogotá Colombia).

Medellín, septiembre de 2020.

Compartir:

Un comentario

  1. José María Otero

    12 septiembre, 2020 at 8:53 am

    *Por la crónica sobre Antonio Ubaldo Rattín
    Muy merecido por parte del Rata. No tenía una gran técnica pero le sobraban fibra y dotes de mando,
    José María Otero, Madrid

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top