Capsulas de Carreño

Aquel gol inolvidable de Valenciano… (Chelo de Castro, El Heraldo)

Chelo De CastroPor: Chelo De Castro,
El Heraldo

——————————————
*Pudo jugar 4 o 5 años más de los que jugó, si hubiese tenido observancia gastronómica y  abstinencia alcohólica.
———————————————

En la reunión con contertulios que no quieren que se registren sus nombres, hubo también temas debatidos con gran cordialidad, sin el asomo de nada que enturbiase la reunión entre viejos amigos, porque la excepción fue la fuerte controversia armada por la exoneración de impuestos que se le regaló esta vez a la Federación Colombiana de Fútbol, entidad que tiene más agallas que la ballena que se engulló a Jonás, con túnica, sandalias y sabrá Dios si a manera de palillos de dientes no los limpió con algunas tablas llenas de sabiduría.

En un momento dado se habló de aquel partido que en el estadio Roberto Meléndez le ganó limpiamente, abrumadoramente, al equipo de Argentina.

Fue el momento en el que pudo este columnista meter su cuchareta, ya que no hay quien no sepa que en debates futboleros debemos tener la sin hueso congelada, pues muy poco es lo que podemos aportar, ante una gente que vive el fútbol las 24 horas del día.

Alguien habló del gol que fue el primero que se le encasquetó al equipo argentino, logrado magistralmente por Iván René Valenciano. Una de las pocas veces que hemos estado de cuerpo entero en el estadio, porque nos invitó uno de nuestros más apreciados amigos como lo fue Elías Chewing. Y es que para ir a ese estadio, en el lugar en que estúpidamente se le ‘cogió la caña’ a la señora de Moreno Díaz, gerente de Inscredial, quien ofrecía hectáreas para que allí (en los extramuros de la ciudad, Dios del Cielo, como pudieron haber tantos imbéciles diciendo que sí, que se construyera allí) se hiciera el nuevo estadio, hay que tener garantizado el regreso en movilización.

Vimos el gol de Valenciano y lo podemos describir como si acabara de suceder. Valenciano llevaba el balón de la zona izquierda hacía el centro del campo, con un argentino al pie. Valenciano se frenó y el argentino se pasó como un bólido. El gordo se pasó el balón de la pierna derecha a la zurda y disparó, dejando sin chance al arquero argentino, quien estaba ‘cargado’ hacía el palo izquierdo. Lindo gol. Estimulante de verdad, pues abría el score. El técnico Maturana había alineado a Valenciano por el público, pero “no lo llenaba”. Tanto es así que en el partido de vuelta en Buenos Aires lo dejó en la banca, que así proceden en Colombia los técnicos oportunistas y pusilánimes.

Se nos ha pedido que traigamos a esta columnas el rato de charla que se le concedió a esa jugada de Valenciano, el hombre que pudo jugar 4 o 5 años más de los que jugó, si hubiese tenido la observancia gastronómica que le imponía su propio peso y la abstinencia alcohólica que por demás tienen que guardar los deportistas.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top