Capsulas de Carreño

Aquel trágico 28 de noviembre de 2016.. (r.u.)

El recuerdo en una placa de las 71 personas fallecidas en el accidente áereo del 28 de noviembre de 2016, vuelo que transportaba la delegación del Atlético Chapecoense. Foto Roberto Urrea.


Por Roberto Urrea P.

[email protected]
Este 28 de noviembre el mundo del fútbol recordará el trágico vuelo 2933 de la compañía boliviana Lamia que transportaba a 68 pasajeros y 9 tripulantes de los cuales solo seis sobrevivieron al terrible impacto en el Cerro Gordo de La Unión, Antioquia.

Un nuevo recorrido por el lugar nos evoca esos dolorosos instantes que enlutaron al fútbol del continente porque en el vuelo chárter de matricula Avro RJ85, que había partido del Aeropuerto Internacional Viru Viru de Santa Cruz de la Sierra rumbo al José María Córdova de Rionegro se desplazaba la delegación del Atlético Chapecoense, que iba a jugar el partido de ida por la final de La Copa Suramericana ante Atlético Nacional.

EL VUELO NO LLEGABA

Esteban Valencia Ocampo testigo del accidente y quien mucho colaboró al rescate de los cadáveres. Foto Roberto Urrea.

Ese día nos desplazamos a las 4 de la tarde rumbo al Aeropuerto José María Córdova, como ha sido nuestra costumbre para realizar las funciones periodistas, cuando los equipos internacionales llegan a nuestro departamento para enfrentar al Atlético Nacional y Deportivo Independiente Medellín.

El vuelo estaba programado en la ruta Sao Paulo-Rionegro y a las 6 de la tarde se nos informó que había cambiado la ruta entre Santa Cruz de La Sierra y Rionegro. Al recibir la información seguimos esperando con paciencia y calculamos que llegaría a las 9 de la noche.

A eso de las 9;30 se nos informó desde la Torre de Control, que había dos aviones: uno en emergencia y otro desaparecido entre los municipios de La Ceja y La Unión. Nos imaginamos lo peor. De inmediato comenzamos el recorrido rumbo al posible lugar del accidente aéreo.


LUGAR DE MUERTE

El recorrido se nos hizo eterno, pero logramos llegar hasta el punto de socorro ubicando en una estación de gasolina en donde permanecían 15 ambulancias.

Comenzamos a recorrer la montaña de la vereda Pantalio hasta llegar al punto exacto del trágico accidente en donde 71 personas perdieron la vida, entre ellos jugadores del Atlético Chapecoense de Brasil, hinchas, periodistas deportivos y tripulación guiada por el piloto Miguel Alejandro Quiroga.

Para llegar al sitio del avión siniestrado fue necesario utilizar lazos y sujetarnos de las ramas de los árboles y después de superar muchos obstáculos, logramos arribar al lugar en donde solo sobrevivían 6 personas y lo demás era un lugar de muerte, al cual solo unos cuantos pudimos llegar.

Inmemoriam. Los rostros de los desaparecidos. Foto Roberto Urrea.


PERIODISTA SOBREVIVIENTE

Esa noche recuerdo que ayudamos a salir del Cerro al relator deportivo Rafael Henzel, quien estaba en difíciles condiciones de salud y un año más tarde retornó a Colombia para realizar el recorrido hasta el lugar del accidente, pero el año pasado jugando un partido de futbol, sufrió un infarto y falleció.

Los seis sobrevivientes fueron los futbolistas Alan Ruschel, Jakson Follmann y Neto, el narrador deportivo Rafael Hensel, la auxiliar de vuelo Ximena Suárez y el técnico de vuelo Erwin Tumiri.

 

HOMENAJE

El pueblo brasileño nunca olvidará el gran homenaje que el Departamento de Antioquia les rindió a los héroes de esa noche del 28 de noviembre de 2016 cuando el Atanasio Girardot albergó a 45 mil aficionados en un acto que se inició a las 6 de la tarde pero cuyas puertas se tuvieron que cerrar desde las 2 de la tarde del 29 de noviembre. En las afueras del Atanasio Girardot había más de 70 mil aficionados apostados con la intención de ingresar al escenario.

 

CUATRO AÑOS DESPUÉS

Esta semana volvimos a recorrer el lugar en donde nos encontramos con dos vías de acceso. Una por el municipio de La Unión a la cual le están realizando trabajos con placa huella y otra por el municipio de La Ceja, en condiciones muy lamentables que los campesinos de la región casi no pueden utilizar para ir al pueblo.

En este recorrido nos encontramos con don Albeiro Valencia, quienes ayudó aquella noche del 28 de noviembre ayudó a retirar escombros del lugar y quien desde ese mismo día tomó la iniciativa de mantener en buenas condiciones del Campo Santo.

El señor Valencia con la ayuda de Germán López otro campesino de la región construyó una cruz de ocho metros de altura la cual fue pintada con los colores de Brasil con la pintura obsequiada por el señor Olmedo Vargas, ex jugador de la selección de futbol de La Unión y ex compañero de Luis Carlos Arias.

Cerro Gordo, en La Unión (Antioquia), sitio exacto del accidente. Foto Roberto Urrea.

SENTIMIENTOS DE GRATITUD

Albeiro Valencia, desde el mismo día del accidente aéreo comenzó a trabajar para que el lugar estuviera en orden, cuyo gesto como gratitud por toda su cooperación, le obsequiaron el tren de aterrizaje, un balón del equipo y una de las alas del avión, la cual está ubicada en la parte alta del cerro.

Este sábado 28 de Noviembre desde las 2 de la tarde se tiene programada una Santa Misa para rendirle un sentido homenaje a las 71 víctimas del accidente ocurrido hace cuatro años. Don Albeiro Valencia prestara su finca para el acto religioso.

Compartir:

Un comentario

  1. Jorge Iván Londoño M

    28 noviembre, 2020 at 4:28 pm

    *Por el accidente de chapecoense
    Imposible que varios errores humanos hayan desembocado en esta trágica y lamentable tragedia. Poco después del accidente, un grupo de caminantes fuimos al sitio, saliendo de La Unión. Todavía había gente escarbando con palos el terreno para encontrar, que se yo, un recuerdo o algo de valor. Yo, con solo agacharme, recogí la tarjeta plastificada de la empresa LaMia, con las instrucciones en caso de emergencia. Que ironía.
    Jorge Iván Londoño M., columnista Cápsulas

    Hincha de Nacional
    el Retiro

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top