Capsulas de Carreño

Armando Pérez, primera y única vez de pito colombiano en una final

ROMA. Mundial Italia. Julio 8 de 1990. La primera y única vez que aparece un silbato colombiano en la terna de una final. De izquierda a derecha: Diego Maradona, Armando Pérez Hoyos (Colombia), Edgardo Codesal (México), Michal Listkiewicz (Polonia)
Lothar Matthäus. Foto tomada de Football Past @thecentretunnel.

“Su trabajo consiste en hacerse odiar. Única unanimidad del fútbol: todos lo odian. Lo silban siempre, jamás lo aplauden.. Los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él. Coartada de todos los errores, explicación de todas las desgracias. Los hinchas tendrían que inventarlo si él no existiera. Cuánto más lo odian, más lo necesitan”

(El árbitro – “Fútbol a sol y sombra”-Eduardo Galeano)

Por Roosevelt Castro.
Socio Acord Antioquia.

Ocurrió el 8 de julio de 1990. Se jugaba la final de la Copa del Mundo entre los seleccionados de  Alemania y Argentina. El Estadio Olímpico de Roma estaba a reventar. Los más de 73.000 aficionados coreaban a gritos los nombres de los jugadores.  La terna arbitral,  comandada por el nacionalizado mexicano Edgardo Codesal Méndez y secundado por el colombiano Armando Pérez Hoyos y el polaco Michał Listkiewicz, en medio  de una silbatina general, irrumpió al terreno de juego.  Era la primera y única vez que un juez cafetero, antioqueño para más señas, era designado por la Federación Internacional de Fútbol Asociado, FIFA, para dirigir una final de un Mundial de fútbol.

Como en el antiguo circo romano, los de negro fueron recibidos con toda clase de epítetos.  No obstante, el árbitro  central uruguayo, pero naturalizado en la tierra de Los Aztecas y médico de profesión,  quiso “curarse en salud” llamando a los capitanes Lothar Matheus, de Alemania, y Diego Armando Maradona, de Argentina, ante la mirada atenta de sus jueces línea, especialmente de Pérez Hoyos, quien no ocultó su emoción de seguir los pasos de su padre Hernán, pero quien falleció a principios de enero de ese año.

Codesal, quien también era heredero del pito y las tarjetas mundialistas  de su padre José María, dio inicio al encuentro futbolero, no sin antes dar instrucciones generales a su equipo arbitral.

“Yo me sentí muy tranquilo”, confiesa el juez de línea antioqueño, muy a su pesar. Es que el esposo de  la doctora Cecilia Elena Cotes y padre amoroso de Alejandro y Natalia le tocó pasar las verdes y las maduras, en este duro y desagradecido oficio.

Armando Pérez entrevistado por Roosevelt Castro. Foto bajada de YouTube.


NEGRAS EVOCACIONES

Quizás por la inquieta mente de Pérez Hoyos  como ingeniero de controles e instrumentalista industrial del Politécnico Jaime Isaza Cadavid, pasaban muchos recuerdos con sentimientos encontrados.

Momentos amargos como el “secuestro express” al que fue sometido por parte de un grupo de sicarios, al servicio del Cartel de Medellín y su capo Pablo Escobar Gaviria, el cual amenazaban de muerte a  los de negro colombiano, señalándoles que “árbitro que se porte mal, lo borraban” .

Igualmente, otro momento álgido ocurrido  las semifinales de la Copa Libertadores de América en 1987, cuando se enfrentaron América y Deportivo Cali. El cuadro Azucarero había ordenado un aviso en la prensa vallecaucana poniendo en tela de juicio la capacidad e idoneidad del juez antioqueño nacido en Medellín el 5 de mayo de 1952.


BANDERÍN MUNDIALISTA

Los actuales campeones, orientados por Carlos Salvador Bilardo,  saltaron al gramado  del máximo coliseo del fútbol romano con  Sergio Goycochea en la portería;  Néstor Lorenzo, Roberto Sensini, José Serrizuela,  Óscar Ruggeri y Juan Simón, en la defensa; José Basualdo, Jorge Burruchaga, Diego Maradona, en la zona de volantes y adelante con  Pedro Troglio  y Gustavo Dezotti.

Por su parte, los alemanes, dirigidos por Franz Beckenbauer,  alinearon a  Bodo Illgner defendiendo el arco;  Andreas Brehme, Juergen Kohler, Klaus Augenthaler y  Guido Buchwald en la defensa;  Thomas Berthold, Pierre Littbarski,  Thomas Haessler, Lothar Matthaeus, en el mediocampo;  y Rudi Voeller y  Juergen Klinsman, en el ataque.

Luego de los actos protocolarios,  el partido comenzó. Transcurrían 5 minutos  y el delantero gaucho Gustavo Dezotti recibe el primer cartón amarillo. “Shiiiiiifffffffffffffffffff” era el sonido estridente de los  pocos seguidores argentinos, ante la primera cartulina preventiva del juez central.

El alemán  Rudi Voeller (52’)   y los argentinos Pedro Troglio (83’) Diego Armando Maradona (86′)  fueron amonestados por Codesal Méndez.

Armando,  ubicado en el sector de oriental, corría muy concentrado y anotaba en su minuta el jugador amonestado.  “Los hinchas argentinos estaban muy cerca del sector donde yo me ubiqué y se escuchaban todas las groserías que ellos decían en contra mia”, rememora el juez de línea colombiano, quien por fortuna veía salvaguardada su integridad, porque el escenario deportivo, ubicado en la Viale dei Gladiatori, 00135 en  Roma, Italia, tiene pista de sintética de atletismo.

“Juez de línea marica, levantá ese banderín”, “Hijueputa  boludo eso fue fuera de lugar “, “atorrante, ¿Qué estás señalando?”,  eran algunas de las voces en  las que prorrumpía el público seguidor de la albiceleste.

La barra argentina, opacada por los locales que le hacían fuerza a los teutones, gritó al unísono: “árbitro hijo de puta”, todo porque al minuto 65 el recién ingresado Pedro Monzón fue expulsado por el central uruguayo-mexicano.

La vocinglería y la grosería  de la fanaticada gaucha se desbordaron cuando al minuto 86, cuatro antes de culminar el partido,  el silbante Edgardo Codesal sancionó una pena máxima a favor de los orientados por Franz Beckenbauer.

Ocurrió por el sector nororiental, el juez nacido el 2 de julio de 1952 en Montevideo, Uruguay,  sancionó una zancadilla,  que fue discutida de forma vehemente por los jugadores suramericanos y que derivó en la segunda expulsión del delantero Gustavo Dezotti.

“Dezotti nos dijo hasta de qué nos íbamos a morir a Codesal y a mí. Lo mismo ocurrió con Maradona. Nos dijo de todo”, comentó el actual presidente de la Corporación Deportiva Los Paisitas.

Pérez Hoyos se ubicó reglamentariamente en el límite de las 16, 50  con la línea de meta. Al alemán  Andreas Brehme en el punto penal once metros lo separan de la gloria y de su archienemigo Sergio Goycochea.  Codesal dio la señal y el defensor teutón convirtió para desazón de los orientados por Carlos salvador Bilardo.  Gol del título. Gol para la tercera estrella en el firmamento mundial de los alemanes.

“Árbitro bandido”, “¿Cuánta guita te dieron?”, “¿Por qué no le pitas a tu puta madre, árbitro de mierda?”, fueron los gritos destemplados de los seguidores argentinos, luego de culminado el partido.

De igual forma, el capitán gaucho, Diego Armando Maradona, terminó insultando al público asistente al Estadio olímpico de Roma. “Boludos hijos de puta”, se le escuchó decir al astro argentino en la ceremonia del  clausura del segundo Mundial  en territorio italiano.

Fueron 5.400 segundos de insultos mundiales  en los que Armando Pérez Hoyos vivió la gloria y el infierno, así como lo hizo en sus comienzos en el juzgamiento del rentado colombiano, cuando le tocó dirigir el clásico del Viejo Caldas ente Atlético Quindío y Caldas, en el vetusto estadio de San José, en Armenia, iniciando la década de los  80, pero ese es otro cuento.

“El árbitro siempre será el malo de la película del fútbol. Nuestras satisfacciones son más personales. Por eso le agradezco al fútbol y a mi padre haber estado vigente por más de 25 años en el arbitraje”, concluye entre risas  el que es “coartada de todos los errores, explicación de todas las desgracias”, como lo expresa el escritor charrúa Eduardo Galeano, en su libro “Fútbol a Sol y sombra”.

……………………………………..

*Crónica  en homenaje a Armando Pérez Hoyos, primero y único árbitro colombiano en estar en una final de la Copa del Mundo de Fútbol.  Fue en Italia 90, cuando se enfrentaron Alemania vs Argentina, un 8 de julio de 1990.  Hoy, 30 años después, evocamos este hecho histórico para el juzgamiento de nuestro país.

Fuente: ROOSEVELT CASTRO B.
Director HISTORIAS A LA REDONDA
C.S-Periodista U de A.
www.historiasalaredonda.blogspot.com
Teléfonos (094)4137890- 300 4540685

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top