Capsulas de Carreño

Arrancó nuestro devaluado campeonato.

Por Juan Gonzalo Montoya, Cali.

 

 

*Ya veremos que nos depara este apertura, ojalá cosas buenas y para tener en cuenta.

 

Digo devaluado porque desde hace rato no pasa nada con los representantes nuestros en torneos internacionales. Para ponernos en contexto, Colombia es el único país que está entre los 25 primeros del ranking FIFA, que no tiene tercera división y para completar uno de los ascendidos se metió en primera de manera bastante sospechosa, pero como todo en este país, el tema pasó de agache. Así somos y así nos va.

Comenzamos de nuevo con el formato de dos torneos al año, modelo que no premia al mejor del año, sino al que llega con mejor nivel a las finales, donde da igual entrar primero que octavo, se arranca de cero, seguimos con la tontería del descenso por promedio, pendejadas que copiamos de los argentinos y que prácticamente condenan a los recién ascendidos.

Hemos visto esta semana en Europa, eliminatorias de copa a partido único,  algo realmente apasionante, con partidos que llegan al alargue y con jugadores dándolo todo hasta dejar en el campo de juego la última gota de sudor, juegos de una belleza casi poética. Acá, casi que ni sabemos qué hacer con ese torneo y lo despreciamos y no lo potenciamos. A mi modo de ver deberíamos arrancar el año con la final de la Superliga, el que se juega entre los campeones del apertura y finalización, debería ser lo lógico, pero no, esto es Colombia.

Nuestro torneo 2022 cuenta con algunas incorporaciones de relumbrón, la vuelta de Borja al Junior es una buena noticia, para un campeonato ávido de figuras, el regreso de Gio Moreno, aunque en este caso es una incógnita, por su edad, por el tiempo que lleva sin jugar y porque viene de una liga no tan competitiva como la China.

Hay equipos que rompieron el mercado, como Junior, trajeron a Borja, Uribe, Albornoz y Giraldo jugadores de categoría más que contrastada. Tolima es otro de los que hizo las labores en materia de fichajes, trajo a Moya, magnifico central, Rangel, Domínguez arquero de la selección ecuatoriana, García otro internacional con Perú, Angulo que viene del actual campeón Deportivo Cali y Rovira, el senador Camargo, se está tomando en serio su participación en la Libertadores y armó un equipo que puede dar la cara en cualquier estadio. El Cali mantiene a Teo, pero ha perdido fichas del equipo que le puso la décima estrella a su escudo, Menosse, Valencia y Colorado, a favor, su magnífica cantera que siempre responde y trajo un gran extremo como Mosquera.

Nacional trajo tres grandes refuerzos, Duque, Angulo y Mantilla y un tiro al aire, Gio Moreno, a ojos de cualquiera son grandes fichajes, pero sigue siendo un equipo descompensado y al que le falta más. Millos trajo a Montero y poco más, pero tiene una camada de jóvenes jugadores espectacular guiados por un incombustible Macallister Silva. América poco, trajo al exótico Iago Falque, de la cantera del Barca, calidoso, pero lastrado por las lesiones y con seis meses parado.

De resto, nada espectacular que resaltar, equipos que se arman y desarman cada seis meses, con lo que permiten sus maltrechas finanzas, seguramente a alguno le sonara la flauta este torneo y como el Pereira el semestre pasado, que casi se desarmó para este, parece que contaremos en Envigado con la magia de Asprilla, al menos por este semestre y poco más.

Ya veremos que nos depara este apertura, ojalá cosas buenas y para tener en cuenta, equipo que juegue en primera debe jugar en un estadio de primera, ver campos de juego como los de Tuluá y Envigado, da grima.

Pd. Ojo con Mosquera, central colombo-español que juega en el Valencia, ya lleva tres partidos con el primer equipo y tiene solo 17 años, para hacerle seguimiento.
[Saludos Juango].

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top