Capsulas de Carreño

Atlético Nacional de 1976. Por Juan Manuel Uribe.

Nacional 1976 (23)

Por Juan Manuel Uribe
Juan-Manuel-Uribe

 

Diciembre 12, estadio San José, de Armenia. Atlético Quindío y Nacional empataron sin goles. De pie: Jorge Olmedo, Miguel Ángel López, Francisco Maturana, Eduardo Retat, Gerardo Moncada y Gilberto Salgado; hincados: Ramón César Bóveda, Iván Darío Castañeda, Eduardo Vilarete, Eduardo Raschetti y Raúl Navarro. Orden táctico: 4-3-3: Navarro – Moncada, López, Maturana, Salgado – Retat, Raschetti, Olmedo – Bóveda, Vilarete y Castañeda – DT: Oswaldo Juan Zubeldía.

 

Armenia fue la única plaza en la que no ganó el histórico técnico argentino del Nacional.

“Quindío averió al Nacional”, tituló Silvio Martínez en Nuevo Estadio. Cali (5-3 al Caldas) y Millonarios (2-0 al Junior) alcanzaron en diez puntos al Nacional. Los azucareros quedaban primeros por haber ganado uno de los dos torneos del año, los verdolagas, segundos: le ganaban a Millonarios por saldo de goles tras los mismos triunfos en el hexagonal. (Los desempates de la Dimayor, para Ripley). En las dos últimas fechas Nacional fue campeón, Cali segundo (muy valioso entonces por el cupo a la Libertadores) y Millonarios tercero.

El equipo azul, dirigido por Juan Eulogio Urriolabeitia, con jugo brillante, perdió todo el año por desempate: el Apertura con Junior; el Finalización con Cali y Nacional; y el segundo puesto del hexagonal final con el Deportivo Cali y habría perdido el título con Nacional. Así terminó ese equipo que por juego, jugadores y apuesta del técnico estaba llamado a más en 1977.

El Cali, finalista de la época por excelencia, comenzaba los tres años seguidos de subcampeón, en una etapa (del 75 al 95) increíble e injusta sin ser campeón. Se destacaría en las Libertadores del 77 y del 78 con Carlos Bilardo. Nacional, por su parte, fue un fabuloso conjunto entre julio y diciembre de 1976, con la brillante dirección del profesor Zubeldía. Ese equipo se desbarató para el 77 con la ida de Olmedo, Vilarete y López. El técnico comenzó a rearmarlo y Nacional siguió arriba.

Cuando el América le hizo a Jorge Olmedo una oferta muy superior, Oswaldo Zubeldía le dijo al doctor Hernán Botero: “no se preocupe que el remplazo es Hernán Darío Herrera”, y todos saben el nivel del “Arriero”, uno de los mejores futbolistas antioqueños, para no pocos, el mejor. Por Vilarete llegó Oswaldo Palavecino, otro excelso del puesto. En cambio, el remplazo idóneo de Miguel Ángel no se logró de inmediato y cuando se revelaba como figura Gustavo López, se lesionó joven para no poder jugar más.

Vale recordar que Nacional ganó tres de los nueve campeonatos jugados entre 1973 y 1981, la etapa más disputada de los campeonatos anuales de la Dimayor: Atlético Junior conquistó dos y de a uno ganaron Cali, Santa Fe, Millonarios y América.

Nótense las banderas de los hinchas verdolagas que ya las llevaban de visitantes.

Foto cortesía para CÁPSULAS del historiador Guillermo Ruiz Bonilla.

Compartir:

3 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top