Capsulas de Carreño

Atlético Nacional: Panorama oscuro y desolador..

Atlético Nacional después de mucho tiempo aparece por fuera del clan de los ocho. Foto @Comunicaciones Atlético Nacional.

Por Mónica Hincapié Moreno..

Es verdad que no todo en la vida es felicidad y dicha; así mismo en el fútbol no todo es triunfo y festejo.

Hoy por primera vez en muchos años, Atlético Nacional amanece por fuera del grupo de los 8 equipos que parcialmente se encuentran clasificados a la fiesta de fin de año y aunque todavía falta camino por recorrer lo que se viene no es para nada fácil.

El verde tiene que enfrentar a equipos que en este momento están muy por encima de su nivel futbolístico. De local nos quedan 2 juegos, uno contra Atlético Junior y el otro contra Equidad Seguros, partidos correspondientes a las fecha 16 y 18 respectivamente. De visita nos quedan 3 encuentros; contra Rionegro, Once Caldas y Leones.

Hace rato no tenía esta sensación de impotencia, creo que el equipo va a tener que hacer un sobreesfuerzo para salir avante en estas últimas fechas que quedan de la liga Águila.

Duele tener que decirlo, pero hoy tengo que admitir que no veo a un Nacional comprometido con una consecución de sueños y metas, ni veo un proyecto serio encaminado a darnos la felicidad que en innumerables ocasiones nos ha dado.

Yo quiero ver esa planeación estratégica que alguna vez fue publicada y compartida a todos los interesados en el equipo; Nacional tenía una visión, una misión, unos objetivos y unos principios claramente definidos; todos sabíamos para dónde íbamos y fue así como todos juntos tirábamos para el mismo lado buscando alcanzar esas metas trazadas; hoy no, hoy nadie sabe para dónde va; ni la dirigencia, ni los jugadores, ni la afición; cada quien escoge su norte, vamos en direcciones contrarias y las necesidades de todos son diferentes; hoy no hay nada en común.

Fiel reflejo de esto es lo que vergonzosamente tuvimos que presenciar en el Atanasio Girardot frente al Deportivo Cali; cada jugador quiere tomar e imponer sus decisiones;  ¿acaso algo “tan sencillo” como definir quién debe cobrar un tiro libre no está asignado desde el banco?; en estas situaciones es que nos damos cuenta que falta un líder que esté lleno mucho más que de buenas intenciones, con todo el respeto que se merece el Arriero, porque ni de él es la culpa, la culpa es de quienes lo tienen allí cumpliendo una función que seguramente aun no es tiempo para que él la asuma; así es como se queman tanto a los técnicos como a los jugadores.

Es hora de buscar quien tome las riendas, pero debe ser una decisión muy seria y pensada; hay que sanear con urgencia la nómina, no podemos dejar que el nombre de la institución más grande del FPC se convierta en protagonista de actos tan bochornosos, el equipo ha sido ejemplar tanto a nivel nacional como internacional, eso no podemos dejarlo perder por nada del mundo.

He sido una defensora de Dayro Moreno, pero si para salvar el nombre del equipo hay que salir de él, habrá que hacerlo; él ha sido el protagonista de estos actos frente a Castellani y ahora con Lucumí y sumémosle en que su actitud de regañar a todos por todo no le queda para nada bien.

Señores de Atlético Nacional, estamos tocando fondo. Salvemos a nuestro equipo.
@Mónikhin

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *