Capsulas de Carreño

‘Auto’- eliminados.

CÓRDOBA. Balón esquivo para Miguel Borja, juego ausente en Colombia y la inminente eliminación del Mundial Catar 2022. Foto @Conmebol.com.

— 

  • ¡Cuánta falta hace un Leonel Álvarez…!
  • Un técnico y un asesor, a cual más tímido.
  • A esperar que alguien repita logros de Pekerman.

 —

Por Tobías Carvajal Crespo.

 

 

De verdad que cuesta admitir que el fútbol colombiano, con figuras muy reconocidas en el ámbito internacional, tanto del viejo como de este continente, esté hoy, a 180 minutos de concluir la fase de clasificación al Mundial de Catar, por fuera del mismo. Está dependiendo, remotamente, de la alineación de circunstancias fortuitas muy, pero muy difíciles de lograr.

Hasta dos fechas atrás -antes de Perú y Argentina- el espejismo de estar ‘clasificados’ se consolidó gracias a que casi todos los rivales, indirectamente, jugaron en beneficio de los pupilos de Reinaldo Rueda. ‘Beneficio’ que en ninguna de las fechas, capitalizó el equipo criollo. Cuando llegó la hora de hacer lo que se debía, el revés frente a los incas fue nefasto.

Fue el epílogo a un menesteroso desempeño goleador en todos los anteriores partidos. El balance como local, donde se consolida la clasificación, no puede ser más desalentador.

Independientemente del desdén de unos cuantos jugadores cotizados y por ende ricos, amén de otros en proceso de serlo, al onceno colombiano de estas eliminatorias le faltó un verdadero líder dentro del campo de juego, que pudiera suplir la falta de temperamento, de entusiasmo, de ‘gritos’ desde la raya lateral, de dos personas muy decentes, pero desesperantemente pasivas, conformistas, silenciosas, como el técnico Reinaldo Rueda y su asesor …? Bernardo Redín.

¡Cuánta falta hace por estos días un ‘bravero’, en el buen sentido, como Leonel Álvarez Zuleta…! Con un caudillo de esa estampa física y anímica, un mequetrefe como Emiliano Martínez no hubiera ni intentado sus mofas en el antepasado partidos entre colombianos y argentinos.

Actualmente Radamel Falcao García -cuando juega- o Davis Ospina Ramírez -desde el arco- no tienen, pese a sus antecedentes afortunados como jugadores, la capacidad natural para ese cargo.

Mucha tinta ha corrido y correrá hasta finales de marzo 2022 y ni calcular su volumen cuando llegue la hora del Mundial y Colombia brille por su ausencia. Lamentable luego de dos participaciones en línea.

Pero es preciso decir: pese a todo lo que se pueda argumentar contra el técnico argentino José Néstor Pekerman, en el sentido de ser -según algún o algunos comentaristas- un perfecto vividor, un perezoso, un aliado de transferencias para beneficio personal, un patrocinador de las aventuras amorosas clandestinas de varios de sus dirigidos, etc., etc., lo cierto del caso es que logró, consecutivamente, dos instancias mundialistas, jamás obtenidas.

No fue campeón de América ni llegó a la instancia final de Brasil 2014 y Rusia 2018, pero puso a Colombia a las puertas de dos hazañas. Desafortunadamente Brasil NO PODIA perder contra Colombia como local, así hubiesen jugado 180 minutos e Inglaterra, inventor del juego, CAER frente el mismo rival, incómoda situación que ‘ayudó’ a zanjar Carlos Bacca al desperdiciar un tiro penal.

Menos mal hay una gran generación de nuevos y buenos comentaristas deportivos en diversos medios nacionales, que por razones obvias de edad tendrán ocasión de disfrutar de muchos mundiales. Ya verán ellos en qué sede, en qué año (así sea cada dos) y qué técnico, repite la plana que escribió el argentino Pékerman, echado por la puerta de atrás de la Federación Colombiana de Fútbol, entidad que debe deshacerse  de los actuales ‘pontífices’ que vienen mangoneando de tiempo atrás.

Duro golpe para el país nacional, que tiene en el fútbol, quizás la única forma de unir verdadera y solidariamente a casi 50 millones de habitantes, pues las demás son convocatorias pajudas. Ojalá este revés no sea el prólogo de peores días a inmediato futuro.

Otro año bisiesto, cuando febrero trae 28 días…ni por el diablo.

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top