Capsulas de Carreño

Autuori gradúa a Nacional de equipo chico. Por Jorge Alberto Cadavid M.

Por Jorge Alberto Cadavid M.

 

*Esperemos que el punto logrado se potencialice con juego y tres puntos ante el Tolima, para salir de este trago amargo.

El Nacional de hoy sufre el fútbol, es un desconocido equipo que lamentablemente da lástima, no propone, resigna su propuesta a aguantar en defensa.

Lo visto ante Junior es el retroceso lento y doloroso  de un proceso que no tiene ni pies ni cabeza.

El resultado pero como, de punta y para arriba,  jugando todo el partido en su propio campo, cerca de su arquero asumiendo todos riesgos que ello implica, sin sostener el balón, sin hacer más de tres pases, sin posiciones tácticas o estratégicas.

El resultado se da por el momento que vive el Junior, improductivo, enemistado con la red, ni Comesaña lo saca del hueco en que está enterrado, Nacional se benefició de ello previo mostrarle el miedo o respeto con su actitud.

Era patético ver sacar el balón del área defensiva, llegar al medio campo y alli Aldo, Barcos sostener el balón porque para adelante no hay nada.

Empezar de cero en los cuadrangulares parecería una nueva oportunidad, pero con un equipo tan liviano, tan pobre en el banco, esa oportunidad se convierte en angustia, en desazón.

Pero dentro de todo, destacar a Bocanegra y Cuadrado, en ese exótico planteamiento y reconocer que si nos alegramos con los resultados de Gómez, Rovira y Hernández, Rivera y Sarmiento no tienen nada que hacer en el equipo.

Esperemos que el punto logrado se potencialice con juego y tres puntos ante el Tolima, para salir de este trago amargo.

Compartir:

5 comentarios

  1. Rodolfo Serrano

    14 mayo, 2019 at 9:33 am

    ¿Y qué quería el señor Cadavid?
    Que con semejante nómina nóminita, de equipo chico, fuese a regalarse a Barranquilla para traerse una goleada? Nacional, así algunos no lo quieran reconocer, hoy por hoy tiene un equipo muy regular, que a duras pena penas da para entrar al grupo de los ocho. Peor aún, haciendo procesos de muchachos, lo cual en un cuadro grande es casi imposible, por las exigencias de la hinchada, que no aguanta dos partidos seguidos malos, porque enseguida empieza a pedir cabezas…y lógicamente la primera la del DT.

    Antes Autori ha hecho mucho con lo que le armaron. Otro de su trayectoria hubiera botado el puesto, cuando a comienzos de año le salieron con semejante colcha de retazos. Y alguno me dirá que ya quisiera el Pasto tener nuestros jugadores, a lo que le respondo que no es lo mismo ponerse la camiseta de Nacional que la de la mayoría de los equipos en Colombia: el nivel de exigencia es mucho mayor y muchos no pueden con ella. Por eso hay tanto jugador destacado en equipo chico que al llegar a Nacional se arruga.
    Rodolfo Serrano, Bogotá

  2. Rafael Ignacio Correa González

    13 mayo, 2019 at 10:49 am

    *Por el comentario de Jorge Iván Londoño
    Buen titular apreciado Jorge…

    Realmente solo tristeza ver a lo que ha llegado este equipo, ya ni verguenza les da a directivos, técnico y jugadores, quienes son los únicos felices de ver este «Frankenstein» que han creado.

    Equipo sin amor propio, sin respeto a una afición, a un prestigio ganado, nómina de livianita para abajo, sin recambio. Ni en sus peores épocas este equipo dejó de atacar y lo visto ayer es paupérrimo para mí que me gusta ver mas allá del resultado… Realmente entiendo el mutismo de muchos.

    Bien lo dice Jorge aquí de los jóvenes, Gómez, Hernández y Rovira de resto el tal Rivera NO ha aprovechado las oportunidades entregadas por el bonachón de técnico al que le da lo mismo ocho que ochenta y así lo transmiten los jugadores en la cancha.

    Seguro que los equivocados somos nosotros…y no faltará quien estará feliz con lo que están viendo…bueno respetable. a mí ya se me acabaron los adjetivos para calificar lo que HOY…HOY…HOY está pasando.
    Rafael Ignacio Correa González, columnista Cápsulas

  3. Elkin Correa

    13 mayo, 2019 at 9:43 am

    *¿Amnesia dirigida?
    …»pero con un equipo tan liviano, tan pobre en el banco, esa oportunidad se convierte en angustia, en desazón» entonces, si sabíamos que el equipo es liviano y pobre en el banco (antes de viajar a Barranquilla)… porqué desgarrarse las vestiduras y actuar de plañidera , a sabiendas de que el punto logrado allá es de oro, y nos abre el camino para que la «nómina completa» continúe el camino a la estrella ¡la cual no veía difícil !

    Cuántos equipos no desearían este valioso punto, iniciando como visitantes este duro cuadrangular,y jugando como profesionales, pero este amateur verde en Barranquilla, abre las esperanzas. Los colombianos enfermos de masoquismo se acostumbraron al «palo porque bogas y palo porque no bogas»,
    Elkin Correa, La Estrella, hincha de Nacional

  4. Jorge Lopez

    13 mayo, 2019 at 9:12 am

    *Con respeto al señor Cadavid
    La verdad es que la nómina del Nacional es de media petaca, o cree el señor Cadavid que Rivera es de primea categoría o Perea es igualmente de primeara categoría o el mismo Aldo Leao, por mencionar a algunos. Ese tenía que ser el planteamiento táctico, con un equipo como Junior, necesitado, no te podes regalar y ser muy folklórico atacando, para mi el planteamiento fue el correcto, hay que meterse en la cabeza que la nómina actual de Nacional es limitada y técnicamente también es limitado,
    Jorge López, Medellín

  5. wilmer estrada

    13 mayo, 2019 at 8:51 am

    *Si empata, porque empata…
    Me encantaria, que todos aquellos, cada 3 o 4 días, dan cátedra de táctica, resultados y alineaciones, algun dia se lanzaran al ruedo, e intentara ser técnicos por una temporada.. quizá hasta me incluyo yo. El hincha de Nacional se convirtió en juez, si empata por que empata, si pierde obviamente porque pierde, y ni decir si gana..

    En un equipo hecho trizas, un equipo lleno de retazos, unas arcas vacías por descalabros y malos manejos, con canteranos mas por necesidad que por conviccion, dar garrote cada 3 dias se convirtio en constante.
    no les parece que a final de semestre sacan la correa y dejan titeres sin cabeza?
    Wilmer Estrada, Medellín

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *