Capsulas de Carreño

Bájate de esa nube muchacho (Por Jorge Cadavid)

Jorge Cadavid

Por Jorge Cadavid,
Santiago de Chile

 

*El futuro de Colombia es incierto y mas si el miércoles enfrentamos a un duro como Brasil.

 

 

Al llegar a Santiago y reconocer que eramos Colombianos, la gente del común nos acogía y nos ponía al final jugando con Chile el título, el torneo no había empezado y nosotros nos la creíamos.

La gélida Santiago, con un frio que estremece todo el cuerpo solo aumenta la temperatura con los halagos de favorito y la impaciente espera del primer juego.

La larga campaña de Planeta Fútbol de Antena 2, de que era ahora o nunca que podríamos con la joyas que poseíamos, con el recorrido de los jugadores, ser campeones, nos taladraba el cerebro y nos hacia pensar que era posible.
Así nos dispusimos para enfrentar a Venezuela.
Los 80 kilómetros entre Santiago y Rancagua, fueron dominados por un tráfico de buses y autos con banderas y aficionados colombianos, que no creían en nadie y que auguraban colmar el pequeño estadio El Teniente, solo con capacidad para 13.000 espectadores.
El Teniente es el nombre de una mina de cobre en la región, que patrocina al O Higguins, de Rancagua, pequeña población cerca a la capital.
Los aficionados Colombianos ingresamos al estadio, eufóricos, dueños de la situación, mirando alto y menospreciando los pocos hinchas de la vinotinto, que algo tímidos aguantaban los chistes flojos sobre el tema político, que aficionados colombianos lanzaban.
Pero en la cancha fue bien distinto, esta era pequeña, y acogía un equipo cafetero desconocido,impreciso, sin llegada, que naufragaba ante la marca fuerte y decidida del contrario, que copaba toda la cancha y le impedía desarrollar el futbol colombiano, un primer tiempo para olvidar.

El ambiente en la tribuna cambiaba, la timidez de los patriotas se convirtió en euforia, seguridad, ya retaban a los vecinos colombianos y los criollos colombianos pasaban de la alegría a la angustia, la agresividad y hasta la vulgaridad.
Lo que se veía en la cancha al iniciar el segundo tiempo era de no creer, y empeoró cuando Rondón aprovecho la débil marca de la defensa nuestra para poner a dormir los sueños nuestros en profunda angustia, los cambios desesperados del técnico para nada sirvieron, al final derrota, añorabamos entonces hace un año en Brasil, que iniciamos con un contundente 3 a 0 ante Grecia, que diferente.
Por lo visto, por lo mostrado en la cancha, por la banca que han guardado la mayoría de los convocados a este torneo, que los presenta faltos de fútbol, el futuro es incierto y mas si el miércoles enfrentamos a un duro como Brasil. Será que nos tocará ir a Temuco de turismo y no a pelear la clasificación, será que nos tendremos que bajar de la nube en donde vinimos montados? Ojalá no sea así, esperamos la reivindicación.
Jorge Cadavid M.
Santiago de Chile

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top