Capsulas de Carreño

Bucaramanga también tiene derecho a soñar

BUCARAMANGA. Estadio Alfonso López, marco incomparable para el primer sorbo final de Liga mañana sábado. Foto tomada de la cuenta de Ángela Patricia Janiot.

======

Por Daniel Alberto Espinosa Plata.
Bucaramanga.

 

 

Soñar, no cuesta nada, y de ilusiones se vive la vida, las ilusiones se vuelven objetivos y los objetivos logros.

Ya el Atlético Bucaramanga dio un paso más buscando su primera estrella, no dependía de nosotros solamente pasar a la final, estábamos compitiendo contra rivales más encopetados, con mejor nómina, con mejores opciones, con mejores posibilidades, equipos que con solo entrar a la cancha ya estaban en las finales. Debíamos ganar y que Millonarios venciera al Junior, no era solo que hiciéramos nuestra tarea, sino que dependíamos de otros, y se dio.

Esta vez es mano a mano, sí depende del Bucaramanga; que será difícil si, que podemos perder si, que por eso vamos a perder nuestra ilusión, no; que vamos a considerar que no lo lograremos, no. Santa Fe tiene el mismo módulo de juego del Bucaramanga cinco en el fondo, que es un equipo espejo, que al igual que el Bucaramanga es muy difícil hacerle goles, si.

Pero la esperanza le da el plus a nuestro equipo, veinte mil almas en el estadio, quinientas mil en el Área Metropolitana de Bucaramanga y la mayoría de los habitantes de Santander y los Santandereanos que están por fuera de esta tierra , dando energía positiva a nuestro equipo.

Este equipo no solo unió a los bumangueses, acrecentó la santandereanidad, ver y oír a la gente cantando a pleno pulmón el himno de Santander, no solo en el estadio sino en sitios donde se instalaron pantallas, nos hizo recordar aquel momento cuando en el Mundial de Brasil se cantaba el himno nacional.

Muchos opinan que los hinchas no juegan, pero esto no es tan cierto, por eso se habla de que la hinchada es el jugador número 12, por qué? Porque el humano es un ser que desarrolla su capacidad desde lo anímico, saca fuerza y grandeza de donde no tiene cuando lo animan, y hay una gran diferencia buscar una estrella por primera vez que buscar otra estrella más. La marea amarilla se extendió por Bucaramanga, la fe se extendió, y resuena en cada calle el lema de que «si se puede».

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *