Capsulas de Carreño

Bueno, el hecho aceptado, aunque no contento

Miguel Robledo Desde el recuerdoPor Miguel Robledo Restrepo

*¡El más grande nunca será destronado, Osvaldo Zubeldía!

De Reinaldo Rueda más que aceptarlo como el mal ya hecho queda la esperanza de que reviva las divisiones inferiores ignoradas y menospreciadas por el inefable Juan Carlos Osorio, bien ido. Rueda no era el esperado pero ante rey muerto rey puesto.

Discrepo de quienes ensalsan a Osorio como el técnico más ganador. Bien tres cuasi estrellas, en torneos cortos y mediocres (similares a las de Quintabani) dos copitas Colombia y una triste Superliga son un pobre botín para quien fue contratado para ganar la Copa Libertadores o la Suramericana.

Osorio, que se vaya y que le vaya bien.

Y a Reinaldo Rueda, mis mejores deseos, así le toque parir gatos al principio. Que se la juegue con lo que tiene después de desechar el grano de la paja, mirar hacia abajo y, ahí sí pedir los refuerzos necesarios. Mis mejores deseos.

¡El más grande nunca será destronado, Osvaldo Zubeldía!

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top