Capsulas de Carreño

Caldas 0 – Nacional 1. Resultado corto.

MANIZALES. Cuando Once Caldas, al comienzo del partido, atacó con peligro a Nacional. Foto @oncecaldasoficial.

Por Wbeimar Muñoz Ceballos.

Sorprendió el local en los primeros 15 minutos, desatando una tormenta en ataque . Cayeron 4 rayos en el arco verde : tiro de López en el palo ; Armani tuvo que intervenir en 2 acciones de Zapata y Farías desvió un disparo e escasos metros del portero argentino. Todo comenzó porque Hánzel Zapata ganó la banda derecha, sin nadie que lo acosara y Henríquez tuvo que salir muy lejos de su zona de acción. La velocidad del primero, complicó al segundo.

Pasado el susto, Nacional comenzó a apoderarse de la pelota y el cambio posicional de Lucumí hacia el sector izquierdo, (Rentería se fue a la derecha), calmó la situación. Caldas no volvió a la ofensiva y se recogió atrás con dos líneas defensivas, de 4 jugadores cada una y muy cosidas entre sí. Los verdolagas recurrieron a darle amplitud a su progresión y esperar el momento para superar la táctica, con técnica y talento.

A los 23’ Lucumí arrancó por su orilla y entregó la pelota a Macnelli. El diez se inventó una jugada mágica, para hacer la devolución a LUCUMÍ, autor del gol, quien hizo un movimiento en diagonal hacia el área para aparecer por sorpresa como centro delantero. 1-0. Nieto, Macnelli y Rentería, pese a la presión blanca en el medio, se acercaron al segundo tanto, sin alcanzarlo. Caldas, por su parte, nunca más le hizo visitas a Armani.

La gente de Maturana subió las líneas en el segundo tiempo. Planteamiento vano, porque su equipo no tiene ideas, ni jugadores de disparo fino. Apagado Hánzel, a Caldas se le fue la luz. Nacional disponía de campo abierto para la contra, pero LE FALTÓ AMBICIÓN…y solo tuvo una aparición de peligro con Dayro, quien reventó la red, pero por la parte de afuera.

Nacional se dedicó a sobar y sobar la pelota, pero NO atacó los ESPACIOS. Parecía contento con el 1-0. En resumen, una parte complementaria para el bostezo y el olvido. En un lado de la cancha un equipo no podía. En el otro, el adversario se mostró conformista y poco agresivo en las aceleraciones , para pisar los 16.50 metros.

Comienzo enérgico del Caldas y cierre anémico del ganador. Como para no repetir.

No les parece ???

Compartir:

2 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top