Capsulas de Carreño

¿Cambió Guimaraes su modelo de juego?.. Por Iván Jairo Arango Mora

 

Por Iván Jairo Arango Mora.

 

 

*La construcción del equipo requiere tiempo y quedaría contento si se recupera el ADN que le gusta al hincha.

—-

Repetidamente he escuchado, a periodistas e hinchas, que el profesor cambió el estilo de juego que le permitió ser exitoso en América y, adicionalmente, que Nacional es un equipo en construcción y que, en un equipo grande, ese proceso debe demorarse poco.

Me pareció importante transcribir lo siguiente: “Todos los modelos/estilos de juego dependen de la cualidad de los jugadores que se tenga en el equipo. El DT debe saber analizar lo que tiene y así poder explotar de la mejor manera sus virtudes e intentar tapar sus deficiencias”.

No hay tiempo establecido para construir un modelo de juego; recordemos la siguiente declaración: “Me equivoqué yo diciendo que Nacional necesita 50 sesiones, necesita 500 para que juegue como queremos todos”.

Concluyo que, tanto la escogencia del modelo de juego como su construcción, dependen de si se tienen los jugadores con las características necesarias.

En mi opinión, las características de los jugadores de la plantilla de Nacional 2021 son diferentes y con más debilidades que la plantilla de América 2019, por lo tanto, el técnico se está viendo en la obligación de buscar un modelo de juego diferente. Adjunto comparativo de jugadores, para algunas posiciones, que soporta mi opinión.

La nómina es tan importante, que el América cambió de técnico y volvió a quedar campeón, en forma consecutiva.

De otro lado, en relación con la construcción de ese modelo, analizo que:

– El técnico ya se convenció de que no hay extremos-delanteros, ya que no volvió a utilizar a Candelo, ni a Vladimir, ni a Quiñones en esas posiciones y está ensayando con dos centros delanteros de área (afortunadamente llegó Castro).

– Tampoco ha podido encontrar el lateral derecho que le permita un recorrido defensivo-ofensivo equilibrado por la banda.

– No ha podido encontrar en Rovira y Baldomero esa pareja que le permita un equilibrio defensivo-ofensivo con capacidad para iniciar el juego con los defensas y con capacidad para defender y generar ataque.

– Cuando se juega con un volante ofensivo o con dos, este/estos no encuentran los extremos para abrir el juego. El desempeño de estos no es parejo en un partido.

– Todavía falta mucho por mejorar en los defensas centrales.

En resumen, creo que la construcción del equipo requiere tiempo y quedaría contento si se recupera el ADN que le gusta al hincha, pero no me hago ilusiones de que, en este año, recuperemos la hegemonía a nivel local y menos a nivel internacional. Ojalá esté equivocado.

 COMPARACION LATERALES, VOLANTES Y EXTREMOS

América 2019: Velasco, Quiñones; Paz, Carrascal, Sánchez, Cabrera; Pizano, Vergara

Nacional 2021: Banguero, Marulanda; Rovira, Perlaza, Jarlan, Andrade; Candelo, Vladimir

La principal diferencia se presenta en las características, aptitudes y actitudes de los volantes y extremos, por lo tanto, el técnico no ha podido implementar el mismo modelo en Nacional.

Compartir:

Un comentario

  1. Saùl Restrepo

    4 febrero, 2021 at 9:53 am

    *Si este es el pronóstico…

    Entonces en esta vida no nos tocará volver a ver otro buen Nacional.

    Bajo estás cosas, hay algo que no cuadra; si se emplea a un jugador de fútbol profesional para aportarle al equipo, y toca enseñarle la básica fundamentación para que pueda jugar y aprenda en el camino. Pues con razón estamos en la inmunda con estas malas versiones del actual verde.

    Es como contratar un chofer, y que este llegue cobrando como si fuera un piloto F1. Y me toca es a mi enseñarle a manejar y como sacarle el clutch para que no se le apague el carro. Esto es algo mas que inaudito.

    Si esto es lo que estamos esperando…Umm. Nacional es de adecuaciones, pero no de procesos largos, por lo cual no es una escuela en el equipo A. Esa es la verdadera exigencia de un equipo con este tipo de envergaduras; hay que llegar aprendido, competente y eficaz a encajar y practicar. A aportar perfeccionándose en habilidad. Y no a ver en que se instruye, como si estuvieran en una capacitación. En un curso en el SENA o de Open Engilsh.

    La luz al final del túnel que algunos anhelan y que en un optimismo y gran ilusión ya ven… ¡Hombre! Están viendo es que se acerca el tren…
    Saúl Restrepo, columnista Cápsulas

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top