Capsulas de Carreño

Carlos Bacca deja en camino de clasificación a Junior

Carlos Bacca, gol del triunfo de Junior en el 90+3. Foto Club Junior S.A.

==

Por Ángel Julio Rodelo.
Columnista – Barranquilla.

*Sacó sus credenciales de artillero de talla para una definición impecable.
======

Frente al Deportivo Cali, Junior sufrió más de la cuenta, pero al final saboreó el dulce néctar de la victoria tras imponerse en tiempo de reposición con gol anotado por el delantero Carlos Bacca, quien desde el banco entró a aportar de su talante de artillero.

El trámite fue oscuro en el manejo de la pelota para los organizadores de juego del elenco local. Luis Cariaco González y Fabián Sambueza intentaban generar combinaciones pero se quedaban en infructuosos intentos, porque no clarificaron las acciones en el tramo final de la cancha, en unas; y en otras, porque el ensamblaje defensivo del Cali hizo una labor meritoria en el anticipo y la presión en el marcaje. Así las cosas, los espacios estaban reducidos, por la espesa acumulación de jugadores visitantes en la franja defensiva, lo que no permitía que pudiera aparecer en su dimensión la capacidad de generación e inventiva de Junior, que estaba coartada y delimitada en todo sentido.

En la primera parte, los orientados por Sergio Angulo llevaron peligro sobre el pórtico de Sebastián Viera, en dos oportunidades, con sendos remates de cabeza del defensor central argentino Nicolás Burdisso, pero el golero uruguayo estuvo atento y con movimientos felinos evitó la caída de su cabaña. Y Teófilo Gutiérrez también lo intentó en una acción de tiro de esquina que pegó en la parte superior del larguero (casi gol olímpico). Fueron tres opciones de balón estacionado, porque, con pelota en movimiento, Cali no fue capaz de adentrarse sobre los terrenos defensivos del Tiburón.

Sobre ese primer segmento del partido, los locales intentaron penetrar, pero se quedaron siempre a mitad de camino, por la forma tibia y anunciada en que lo intentaron. En esos 45 minutos no se produjeron situaciones ofensivas de consideración sobre la portería del cancerbero  Acevedo.

Para la segunda parte del compromiso, Julio Comesaña ingresó a Carlos Bacca en lugar de Edwin Cetré, con la idea de conectar a Carmelo Valencia con el artillero nacido en Puerto Colombia. Bacca fue un punto de apoyo en el circuito con el balón y fue dinámico en sus desplazamientos. Aunque la claridad y el desequilibrio en ataque no aparecía en la dimensión esperada.

Los minutos se agotaban y la ansiedad se apoderaba de los jugadores locales, que buscaban afanosamente encontrar una fórmula efectiva que les permitiera acercarse al gol, pero el cortinaje táctico de la escuadra visitante lucía impenetrable, muy sólido y no lo permitía.

Pero una variable ofensiva impulsada por Didier Moreno dio en el blanco. El centrocampista Rojiblanco se orientó sobre la mitad, por la zona más tupida, le largó el balón a Carmelo Valencia; éste remató de forma potente pero, el portero Humberto Acevedo, con arrojo, dio rebote con el pecho, con tan mala fortuna que la pelota le quedó de nuevo a Didier, la cedió a Cariaco y éste extendió la pelota a Bacca, quien disparó con borde interno de la pierna derecha, con destino al palo de la mano izquierda del golero visitante. Fue una definición impecable e imposible para el guardameta de la visita.

Carlos Bacca, finalmente, sacó sus credenciales de artillero de talla y dejó latente la posibilidad de clasificación de Junior a los cuadrangulares semifinales.
=====================

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top