Capsulas de Carreño

Carta abierta a los jugadores de mi Atlético Nacional (Jorge Iván Londoño)

jorge-ivan-londono

Por Jorge Iván Londoño Maya

 

*Seguros deben estar de que durante esos 180 minutos, toda nuestra energía positiva  será para cada uno de ustedes.

 

Admirados jugadores:

 

Muy pocos son los que tienen la oportunidad y el privilegio de llegar a la final del torneo de fútbol más importante de nuestro continente, y ustedes merecidamente se lo han ganado partido a partido, como orfebres de paredes, centros certeros, jugadas hilvanadas, tiros libres impecables, contención y defensa férreas y hasta atajadas con triple salto mortal.

 

Ha llegado el momento de ratificar en la cancha todo lo mejor de cada uno, en procura de la gloria personal, del honor de la divisa que les ha permitido ser dueños de un estándar de vida privilegiado, no solo para ustedes sino para su familia, y de la inmensa alegría de millones de hinchas que segundo a segundo vivimos el acontecer de nuestro amado equipo, cualquiera sea el medio para hacerlo.

 

Nosotros conocemos muy bien su accionar como jugadores, sabemos de su disciplina en los entrenamientos, de sus concentraciones, de sus viajes; en fin, de todo ese entramado que se requiere para darle vida a esa gran familia verdolaga.

 

Ustedes saben mucho de nuestras alegrías, expresadas a rienda suelta  a lo largo de tantos triunfos obtenidos, pero muy poco saben de nuestros silencios y sufrimientos cuando se pierde, de la amargura de recibir un gol en contra, de la impotencia cuando no se juega bien, de la soledad cuando en 90 minutos se desbarata el castillo de sueños e ilusiones.

 

No estamos hablando de años, tan solo son 180 minutos que nos separan del éxtasis. Solo les pedimos que en esos 180 minutos den todo de sí, que entreguen su vida convertida en el saber dominar un balón, que durante esos 180 minutos nos lleven a su familia y a nosotros metidos en su corazón, no importa que quedemos apretujados. Que conviertan el sudor en un mar de entrega, de actitud, de sapiencia, de inteligencia para  sortear cada jugada. Que se vuelvan uno solo jugador, un solo hombre, un solo guerrero.

 

Detrás de ustedes hay miles de niños y de jóvenes, que al igual  que nosotros, comienzan su carrera como hinchas del mejor equipo de nuestro país, y en este momento del continente. Piensen en ellos, en sus papás que procuran, a veces con sacrificios, una camiseta para que su hijo la lleve con orgullo. Se me viene a la memoria la imagen mostrada en la televisión, de un joven en la tribuna, no más de 12 años,  echándose la bendición al término del partido contra Rosario Central. Así sea solamente por él.

 

Cada hincha “entrenaremos” a nuestra manera para vivir estos 180 minutos. Tengan la seguridad de que estamos con ustedes piel con piel, que en estos días previos nuestra mente y nuestro corazón solo se ocupan de ustedes. Seguros deben estar de que durante esos 180 minutos, toda nuestra energía positiva  será para cada uno de ustedes, y porque no decirlo, hasta nuestras plegarias.

 

¡Muchachos, quedamos en sus pies!

 

Con todo mi sentimiento

Jorge Iván Londoño M

 

 

 

Compartir:

4 comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top