Capsulas de Carreño

CASTIGO A LAS MAÑAS. Álvaro Santamaría Ochoa.

alvaro-santamaria
Por Álvaro Santamaría Ochoa

 

 

*Un «Chico» con la única ilusión de hacer daño. Boyacá Chicó se fue a la B pero sus aspiraciones parecen ser ir a la «Z».

 

 

El fútbol, siempre se ha interpretado como un juego, que bien desarrollado se convierte en un atractivo espectáculo que genera unos muy importantes ingresos, hasta desencadenar en el GRAN NEGOCIO. Un negocio con los naturales riesgos de durar poco en la medida en que sus protagonistas se olviden del respeto por el AFICIONADO, que solo le interesa asistir a un buen juego, que entregue como resultado un  vencedor justo, no importa cuál sea el color de su camiseta.

También se olvidan del respeto por el HINCHA que sacrifica parte de su presupuesto para asistir al estadio, avivar a su equipo, así su porción de carne se convierta en un papel que se mastica con un sinsabor no sólo por los desaciertos del juego sino por esas mañas de tirarse al piso, como si un francotirador, con silenciador le impactará. No importa si faltara más de 30 minutos, la idea es pasar a la historia por hacer daño y nunca pensar en hacer un buen partido, que multiplique el escaso justificado número de seguidores.

También se olvidan del FANÁTICO, de ese que se rebusca argumentos y culpables inocentes de su derrota. Ese que descarga su desilusión y amargura con la derrota de su equipo y que ese adversario incapaz, sin pretensiones mayores, solo con el deseo de lograr perjuicios ajenos antes que interesarle los beneficios propios, está dejando por
fuera a su equipo.

Dicen que el fútbol a veces es ilógico, que a veces es injusto, pero esta vez si fue merecido y tal vez le faltó algo más. Lo justo no es enviar estos equipos a la B, el ESPECTÁCULO lo pide a gritos, abrirle un espacio en la «Z» para equipos que siendo pequeños se hacen aún más «CHICOS» por sus pequeñísimas aspiraciones.

Aunque la crítica mayor no es por su juego en sí, sino por sus débiles intenciones. Tal vez si se hubieran tirado menos al piso les hubiera rendido más y el efecto dañino lo hubieran alcanzado, pero su radiografía nos muestra una B, con ilusiones de Z.
[ÁLVARO SANTAMARIA OCHOA
Fútbol con Identidad]

Compartir:

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top