Capsulas de Carreño

Chucho Ramírez: 50 títulos con la Liga de Antioquia

Chucho Ramìrez, director deportivo de la Liga Antioqueña, cargado de títulos, 50 en total. Foto cortesía @AntioquiaLAF

Jesús Alberto Ramírez Ríos acaba de imponer una marca difícil de igualar: llegó a 50 títulos, uno como entrenador principal y 49 en calidad de director deportivo de la Liga Antioqueña de Fútbol. La cifra se completó ayer lunes 4 de junio con el triunfo del seleccionado infantil en Pereira, al vencer al Valle en la final del Campeonato Nacional Femenino.

El popular Chucho Ramírez ha sido uno de los artífices en las últimas 12 coronas juveniles, 5 prejuveniles, 9 infantiles, una sub-21, 4 sénior máster,7 femeninas, 5 en Juegos Nacionales y 7 en futsal.

En su debut como seleccionador juvenil antioqueño, en 1994, respaldado por Arturo Bustamante, se coronó
campeón nacional con un equipo de lujo integrado, entre otros, por Juan Pablo Ángel, Iván Ramiro Córdoba, Néider Morantes, Gerardo Bedoya, León Darío Muñoz, Juan Guillermo Villa, Jaime Bran Gómez y Carlo Vásquez. Ese fue el inicio de su exitosa carrera, en la que le han aportado grandes estrategas como Hernán Darío “Bolillo” Gómez y Héctor Óscar Quintabani, para solo mencionar dos.

“Estos logros se deben al esfuerzo de todo un grupo de trabajo deportivo y administrativo, y gracias a que los
directivos nos han apoyado en los programas. Al comienzo fue difícil hacer algunos cambios estructurales para desarrollarlos, pero con el aporte colectivo lo conseguimos”, comenta Ramírez.

En relación con los pilares que ha tenido para alcanzar medio centenar de títulos, Chucho Ramírez resalta los proyectos de capacitación que se han hecho desde 2003 con la actual administración de la Liga, así como la reestructuración de los torneos para que fueran más competitivos y parejos al establecer las categorías A, B y C.

Luego de contribuir para que Antioquia recuperara la hegemonía en el país, dice que la tarea continúa. Primero,
conformando seleccionados de alto nivel y, segundo, proyectado figuras para el fútbol local e internacional
como lo ha hecho hasta ahora, tal como lo reconocen técnicos y jugadores que encontraron en este deporte
una opción de vida.

TESTIMONIOS
Chucho Ramírez es una gran persona, es mi amigo, un hombre muy familiar y servicial. Un ser humano preparado e informado, inteligente. La admiro y respeto como persona y como profesional, porque es muy dedicado. Conoce
bien su labor, es de los que más sabe de jugadores de fútbol en Colombia por eso los títulos han llegado. Sabe escoger para conformar buenos equipos, es dedicado al ciento por ciento. Lo admiro y lo respeto”.
Hernán Darío Gómez, técnico mundialista.

“Jesús es un adelantado del fútbol y de la vida. Su pasión por este deporte hace que las 24 horas del día esté pensando en cómo ser más competitivo y en cómo hacer competentes sus proyectos. Como ser humano es un
hombre especial que ha ayudado a muchas personas a cumplir sus sueños, cuando emprende algo lucha
por conseguirlo, es un gran amigo y un excelente hijo y hermano”:
Alejandro Restrepo, técnico campeón con Antioquia

“ Hablar de Jesús Ramírez es referirse a una persona que conoce muy bien los procesos del fútbol antioqueño. Ha hecho la carrera como debe ser: primero entrenador, seleccionador y ahora director deportivo. Ha sido un ganador en los roles que ha desempeñado, y es un apoyo constante para todos los técnicos y personas de las selecciones. Esperamos tener la fortuna de que siga liderando estos procesos en la región”
Óscar Pérez, entrenador de selecciones y del fútbol profesional.

Chucho Ramírez, la voz de los técnicos en la Liga Antioqueña de Fútbol.  Foto cortesía @AntioquiaLAF.

CHUCHO ES UN TODOTERRENO
Cuando tenía 16 años empezó a dirigir fútbol aficionado, después de quedarse por fuera de un torneo por cuestiones de edad (se pasaba por unos días de la fecha reglamentaria). Lo dejaron encargado del equipo del Colegio Calasanz y allí se quedó, pues los éxitos en los campeonatos de la Liga de Antioquia respaldaban su labor, sumada más tarde a la promoción de futbolistas como Gerardo Bedoya, Andrés Saldarriaga, Rafael Vásquez y Miller Durán, entre otros.

Esa fue la plataforma para que Jesús Alberto Ramírez Ríos se vinculara a la selección departamental con la que consiguió el título nacional juvenil de 1994 con un elenco de lujo en el que, cuenta el ahora director deportivo de la Liga, “hasta los suplentes llegaron al profesionalismo». En el grupo también estaban Juan Pablo Ángel, Iván Ramiro Córdoba, Néider Morantes, León Darío Muñoz y Eudalio Arriaga.

Hay dos ejecuciones que enorgullecen a “Chucho”: crear un programa gratuito de masificación de semilleros de fútbol en los barrios de Medellín durante la administración del alcalde Juan Gómez Martínez, que más tarde le daría
origen a las Escuelas Populares del Deporte, y la clasificación con el Club Estudiantil a las fases finales del mundial sub15 en Lisboa, Portugal (2002) y Manchester, Inglaterra (2004).

Sus amigos le contaron que varias veces estuvo cerca de dirigir la Selección Colombia juvenil, pero la aparición en la Federación de corrientes de comarcas diferentes a Antioquia y tras la muerte de Arturo Bustamante, frustraron sus aspiraciones. Pero ni eso mermó sus ímpetus y liderazgo, y continuó al frente de sus iniciativas que lo convirtieron en un hombre clave en la reestructuración de la Liga Antioqueña de Fútbol. Una labor que realiza con cariño y dedicación, y que le hizo aplazar en forma indefinida el ejercicio de su profesión de abogado (es egresado de la UPB).

“Este trabajo tiene de todo –cuenta Jesús Alberto. La mayor parte es satisfactoria, aunque a veces se siente desilusión porque hay gente desagradecida. Pero es gratificante ver que los niños que uno forma terminan de profesionales en el fútbol o en otra actividad”.

A la hora de señalar el secreto en su trabajo como entrenador y director deportivo, Jesús Ramírez cree que hay que saber combinar el ojo clínico con la parte científica para descubrir el talento. “No dejarlo todo al azar, a las cualidades innatas, sino desarrollar las capacidades”.

Varios años cerca de Arturo Bustamante lo llenaron de conocimientos. A su lado aprendió de dirigencia, a pesar de que insista en que se considera un técnico que en cualquier momento volverá a dirigir. Muchos lo inscriben como dirigente, pero él insiste que es un asesor deportivo así haya logrado altos cargos como miembro del Consejo Directivo de Indeportes Antioquia y presidente de Itagüí Ditaires.
(Texto extractado del libro de los 80 años de la Liga Antioqueña de Fútbol en 2009).

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top