Capsulas de Carreño

Clasificación a puro contragolpe. Por María Victoria Zapata B.

Por María Victoria Zapata B.

*El miércoles 14 de agosto fue, sin  lugar a dudas, un día muy  Poderoso para toda la afición roja.

El  triunfo, 2-1,  en el Atanasio Girardot, en el juego de ida, nos generaba tranquilidad y el  crecimiento del fútbol rojo nos brindaba confianza.

No dejaban de preocuparnos, sin embargo, la ausencia de  Adrián Arregui por  problemas físicos, ni los obligados cambios, tanto en nómina como posicionales, en una de las zonas que mayor dificultad ha tenido el Deportivo Independiente Medellín en los últimos tiempos: su zaga.

Y anoche, en ese partido crucial ante Millonarios, si  que se notaron la ausencia del  adalid de la contención roja,  el vikingo Arregui, como la improvisación de la que fue objeto la defensa, con la ubicación de Jonathan Marulanda como lateral izquierdo, cuando su posición natural es por el sector derecho,  de Jesús David Murillo en la plaza habitual de Marulanda y  de la titularidad de Héctor Urrego, quien apareció en nómina como zaguero central.

Era apenas lógico que el equipo se resintiera de mitad hacia atrás, como en efecto ocurrió.

No obstante lo anterior, Independiente Medellín conservó el estilo  ya característico en él desde la llegada del técnico Alexis Mendoza: el contragolpe.

Y fue justamente un contragolpe el que le permitió  al capitán Germán Cano abrir el marcador, al minuto 16, después de una salida en velocidad de Déinner Quiñones.

Sin embargo las dificultades en primera línea de volantes y zaga, le pasaron cuenta de cobro al Equipo del Pueblo  con dos anotaciones del debutante delantero costarricense José Guillermo Ortiz quien, en un intervalo de tres minutos,  le dio vuelta al marcador y emparejó la serie entre Medellín y Millonarios.

Sin posesión del  balón, sin solidez defensiva y sin profundidad en el ataque, el DIM dependió durante gran parte del juego de la gran labor del cancerbero David González, de la fortaleza en que se ha constituido su contragolpe y de la efectividad de goleador Cano. Y fue otra acción de contragolpe, al minuto 75, la que le permitió al mismo Cano igualar la pizarra y sellar el paso  a cuartos de final en Copa Águila.

Las sustituciones del debutante  José Guillermo Ortiz y de Juan David Pérez, cuando promediaba el período complementario, le restó  fuerza el ataque albiazul y  diluyó por completo  trabajo por las bandas.  El DIM, mientras tanto,  se replegó, se defendió, aguantó, conservó el 2-2 hasta la finalización del compromiso y pasó a cuartos de final, en donde enfrentará al Once Caldas.

 

Un  paso difícil.

Y  complicada no solo por la intención albiazul de revertir la serie, que se  manifestó con una fuerte presión desde el primer minuto de juego, sino, además, por las  dificultades del técnico rojo, obligado a improvisar el cuarteto defensivo en un partido  trascendental  como este.

La gran gestión del arquero David González, el nivel  y velocidad de Déinner Quiñones y la efectividad de  Germán  Cano  fueron fundamentales para el empate 2-2 y el paso a cuartos.

Pero también lo fue la labor del técnico Mendoza. Si bien es cierto el DIM no tuvo  buen manejo del balón,  ayer hizo uso nuevamente de su arma letal,  el contragolpe,  que fue  decisiva el sábado anterior  con  América y anoche  ante Millonarios.

Y se  observa, igualmente, un importante y positivo cambio de mentalidad en el equipo, que le permite enfrentar golpes fuertes como los dos goles embajadores en un intervalo de tres  minutos. En el DIM actual se  perciben fortalezas individuales, fortalezas colectivas, fortalezas anímicas y gestión del cuerpo técnico.

En un partido intenso y emocionante, el Deportivo Independiente Medellín avanzó a cuartos de final en Copa Águila. A pesar de los problemas en la zaga nos tranquiliza ver como el equipo  adquiere forma, consolida su nómina titular y le da relevancia a sus fortalezas ofensivas. ¿Qué faltan asuntos por corregir y/o mejorar? Si. Es cierto, especialmente en la defensa, pero  ellos no nos quitan la  expectativa  frente a otro juego de alta tensión, contra el Deportivo Cali  el próximo fin de semana, en el estadio Palmaseca.  También estaremos pendientes de él.

Ayer en la tarde, nuestras  jugadoras nos regalaron un hermoso triunfo en el primer clásico femenino  programado en el Atanasio Girardot.  En la noche, nuestros jugadores   dieron otro importante paso en Copa Águila. Fue, sin  lugar a dudas, un día muy  Poderoso para toda la afición roja.
[María Victoria Zapata B.]

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top