Capsulas de Carreño

Clasificó Colombia

Así registró la prensa nacional la clasificación de Colombia a Mundial Chile-1962. Archivo Tobías Carvajal.

  • Frente a Perú hace 60 años.
  • Muy pocos sobrevivientes.
  • Asombró la exigencia de Constanzo.

Por Tobías Carvajal Crespo

 

Un domingo 7 de mayo de 1961, de ello estamos celebrando 60 años, Colombia en el viejo estadio nacional de Lima -hoy casi irreconocible gracias a las remodelaciones- clasificó por primera vez a una instancia final del mundial de fútbol. Un certamen en Chile-1962, cuando era costeable, en un país del tercer mundo, muy lejos de esa orgía en euros y dólares que hoy manipula la FIFA a la vanguardia de dicho torneo.

Luego de triunfar en Bogotá por 1-0 (gol de Eusebio Escobar) el combinado nacional al mando de Adolfo Pedernera alcanzó un difícil empate a un gol con Perú, único rival en aquella ocasión. Y fue difícil, porque Perú al empatar Colombia a un tanto, luego del cabezazo de Héctor ‘Zipa’ González, pasó a estar automáticamente eliminado.

El excepcional desempeño del arquero Efraín ‘Caimán’ Sánchez evitó, quizás, una nueva frustración futbolera para el país.

Perú jugó ese doblete con el técnico, Marcos Calderón, llamado a última hora, pues pocas semanas antes había sido marginado del cuadro inca el húngaro Jorge Orth, luego de perder frente a Chile, partido preparatorio en Santiago, por 2-5. Desde aquella época y otras más añejas, las derrotas por goleada guillotinan técnicos.

Por el lado colombiano, Pedernera, ya como técnico, había retornado a Colombia a finales de 1959, muy motivado por el veterano dirigente caldense, pero radicado en el Valle del Cauca, Aníbal Aguirre Arias, el popular hombre de las ‘3-Aes’. Se puso al frente del América.

De los 11 hombres alineados en el partido clave en Lima, solamente sobreviven Rolando Serrano y Eusebio Escobar, residenciado, según versiones, en los Estados Unidos. También hace parte de los difuntos, el árbitro Esteban Marino del Uruguay.

De los suplentes que viajaron a Lima, también ya murieron Carlos Montaño, formidable portero, Oscar López, Jaime ‘Charol’ González, Carlos Aponte, Ricardo ‘Pibe’ Díaz y Marcos Coll. Carecemos de datos sobre Jairo ‘Niño’ Arias.

Del técnico Marcos Calderón es bien sabido que pereció, junto con todos los jugadores de Alianza de Lima, en el trágico accidente de un avión aeronaval en diciembre de 1987, sobre cuya reales causas, luego de 34 años, hay varias preguntas claves sin responder.

Cada jugador criollo recibió como premio por lograr la clasificación, la ‘fabulosa suma’ de mil pesos. Claro que ‘fabulosa’ pues el dólar se cotizaba a $ 6,70 pesos.

Por su parte Adolfo Pedernera, exaltado a más no poder, percibió $ 20.000 pesos. La delegación colombiana, al retornar al país, fue homenajeada en el Palacio de San Carlos luego de un desfile desde el aeropuerto Eldorado -que ya existía desde 2 años atrás- hasta la plaza de Bolívar.

Un año más tarde, el miércoles 30 de mayo, Colombia hizo su estreno mundialista frente a Uruguay y después de comenzar ganando con gol de tiro penal, a la larga cayó por 1-2. Una delegación que no contó con bandera nacional y la que improvisadamente izó en su sede, la facilitó un circo que estaba de correría por el sur del continente.

Ninguno de los 2 uniformes utilizados (contra Uruguay y Yugoslavia el mismo) cambió para el partido frente a Rusia, enseñaba algún color patrio y el escudo nacional. Al costado izquierdo de la camiseta, el correspondiente a la Adefútbol. Pobre identidad colombiana.

Previo al juego, la prensa chilena, concretamente ‘El Mercurio’ con relación al exigente entrenamiento del preparador físico José Constanzo escribió: “Colombia realizó su primer entrenamiento en la cancha de adiestramiento exterior. Tuvo una sesión de gimnasia bajo las órdenes del preparador físico José C. Constanzo, que provocó asombro y terror.

“Fue una clase –sigue la nota- hecha para alumnos superiores de un instituto de educación física. Nunca vimos a jugadores más agotados. Muchos de ellos mostraban en sus rostros la fatiga de una labor dura y difícil. Constanzo es severo de rostro, de ademanes y de palabra”.

o-o-o-o-o

P/D

Qué saludable sería para la paz pública, AHORA y SIEMPRE que algunos comentaristas de fútbol se abstuvieran de utilizar, entre otras cuantas, palabras como AGREGIR para significar la vehemencia con la cual un equipo supera o somete al contrario.

Agredir, según el Diccionario, significa: “golpear, herir, atacar, maltratar”. Y un poco más explícitamente define: “Acometer a alguno para matarlo, herirlo o hacerle cualquier daño”.   

Los tiempos que discurren, nacional y mundialmente, no están para utilizar sinónimos de violencia, cuando se trata de describir un deporte que es diversión.

Compartir:

Un comentario

  1. oscar monsalve

    7 mayo, 2021 at 5:59 pm

    *Por la crónica de Tobías Carvajal
    Excelente nota de la Selección Colombia 62, como todas las de Cápsulas.
    Oscar Monsalve, New York, hincha del Pereira

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top