Capsulas de Carreño

Colombia abrió las esclusas del canal

======

Por Jorge Iván Londoño Maya.
Columnista Cápsulas.

 

El estadio State Farm de Glendale en Arizona, vestido de amarillo y con un calor el macho en los exteriores, gracias a los 34 grados, pero con aire acondicionado en su interior, fue testigo de los cinco goles con los cuales nuestra selección abrió las esclusas del canal a la selección de Panamá, partido por los cuartos de final de la Copa América, arbitrado por el italiano Maurizio Mariani, enviado por  la FIFA, haciendo eco del intercambio de jueces entre Europa y América, acordado previamente.

Colombia jugando de local, no solo en planilla sino en la tribuna, tal como ha sucedido en todos los partidos de este torneo, puso a cantar a la tribuna a todo pulmón su himno nacional, y luego a cantar uno a uno los cinco goles con los que se selló el categórico triunfo.

Luis Diaz celebra el tercero de Colombia, definición de sombrerito vueltiao. Foto FCF.

Así como nuestro mandatario sorprendió con su paseo por algún parque de la ciudad de Panamá, cogido de la mano con una líder del movimiento LGTB, James hizo lo mismo cogiendo de gancho con su zurda la sensual bola, y sin necesidad de leer la partitura, repartió juego a diestra y siniestra. De esa zurda llega el cobro del tiro de esquina para el primero del fichero, cabezazo de Córdoba. El segundo cobro magistral de nuestro personaje, de tiro penal, zurdazo alto y potente.

Como al que no quiere caldo se le guarda en la nevera, fue James quien en un destello de viveza cobra “de una” una falta, para que nuestro Lucho defina de sombrerito vueltiao, era el tercero y Arizona ardiendo. La única oportunidad del equipo canalero, tal como como lo tildaban los locutores del canal sintonizado, se presentó al minuto 18, un cabezazo que pega en el vertical izquierdo y de “tas tas” se pasea por todo el frente del arco, balón que no entra porque Vargas lo espanta como si fuera un zancudo.

Para el segundo tiempo siguen los mismos once y las mismas ganas de aumentar el marcador, lo que se da al minuto 70, en jugada de Daniel Muñoz que es fauleado por un panameño, el balón sigue su curso, el árbitro italiano ve que Richard Rios viene en dirección al balón, y aplica  a las mil maravillas la ley de ventaja, Ríos saca  potente latigazo el portero panameño ve entrar a su arco, a pesar de la estirada. Al minuto 92 Arias es fauleado aparatosamente en el área panameña, por lo que el juez, sin titubeos, decreta el penal, cobra Borja, que había entrado al minuto 79, quien de paso aprovecha para limpiar las telarañas de sus guayos, por su nula participación en esta copa,  y para dejar el fichero en cinco pepinos amarillos y cero blancos.

Los 27 partidos consecutivos sin conocer la derrota, más las demostraciones de armonía, buen fútbol, solidez defensiva y de ataque, la solidaridad, el nacionalismo y la actitud empacada en bultos de café, de parte de nuestra selección, son los pergaminos para ponerla como firme candidata a disputar la final.

Así las cosas, para el siguiente partido, que se ponga Uruguay. Será entonces una semifinal “armada” al mejor estilo de la Conmebol. Ustedes me entienden.

Compartir:

Un comentario

  1. Roberto Usme Motta

    7 julio, 2024 at 2:48 pm

    Por comentario de Jorge Iván Londoño
    Sr. Londoño, mis respetos. Muy bueno el análisis del partido de Colombia ante Panamá sin faltar algunas pinceladas de humor que arrancan algunas sonrisas. Estamos con el folkcorismo con nuestra selección viene un rival como es Uruguay que es más «Exigente» que si lo gana, Colombia es campeón de la Copa América.
    Roberto Usme Motta

    Hincha de DiM
    Envigado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *