Capsulas de Carreño

Colombia – Ecuador, juego sin sabor. Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT

Por Juan Felipe Betancur Ramírez, DT

 

*El competir con tan poco, ofensivamente, no siempre se dará para sumar.

Se hizo evidente la manera como un equipo cambia de un juego, a otro. Es cierto que en la convocatoria para esta Copa América Brasil 2020, en nuestra selección Colombia, se han presentado desde antes de viajar, novedades. 

 

El reflejo de lo observado, en el primer partido entre Colombia vs Ecuador, un juego sin sabor.

 

Decidir sostener sólo cuatro jugadores como inicialistas (David Ospina, Yerry Mina, Mateus Uribe y Juan Cuadrado) en plena competencia y a seis días del juego anterior, lo pensaríamos mucho. Así mismo, debemos comprender que la respuesta futbolística, siempre será diferente; el testimonio de lo observado contra Argentina y lo ofrecido contra Ecuador, es una profunda diferencia.

 

El juego se hizo y con muy bajo nivel en nuestra Colombia, principalmente en los momentos con balón. Faltó que la actuación del equipo presentara una mejor interpretación, tanto individual como colectiva, en función del ataque. 

 

Competir con tan poco en ataque y descargar el peso en tan alto porcentaje en defensa, se debe asumir, conociendo los riesgos que en zona de tiro a gol y en zona concentrada, se presentan. 

 

Se mostró de manera notoria, el cómo Ecuador teniendo la mayor posesión del balón, fue impotente ante la fluidez del juego que deseó exponer, con la intención de superar a Colombia a través de pases facilitadores, tiros de larga, media y corta distancia o, una acción individual con la que pudiera romper el cero.

 

Dejar la iniciativa al oponente en posesión, obliga a contrarrestar ese momento con balón, a tener muy buenos argumentos defensivos; exige estar muy bien estructurado del cómo cerrar líneas de pase y líneas de tiro a gol. 

 

Leer el posicionamiento de Colombia en zona, 1-4-4-2 o 1-5-4-1 o 1-4-5-1, debe estar respaldado por alta agresividad y mucho más, cuando se disputa al borde las 16,50 yardas propias. El jugar perfilado, el estar escalonado para respaldos facilitó doblajes en la marca; permitió, además, anticipos en primer piso y segundo piso. Ecuador, facilitó a Colombia, las cosas con su juego.

 

En los momentos con balón un Cuadrado, “descuadrado”. Muchos duelos perdidos en general, equivocados y confundidos. Muchas acciones de juego, donde era tan evidente el jugar corto, se hacía largo o al contrario y sin precisión, dejando el balón divido o en poder del adversario.

 

El posicionamiento para el ataque fue lento, anunciado; en momentos individuales donde se hizo necesario controlar el balón, rebotaba; en otros momentos donde era para acelerar, retardar el ataque; el equipo se estiró y pocos muy pocos, se sumaron al posicionamiento ofensivo, prefiriendo estar lejos de la jugada.

 

Al llegar el gol para Colombia, al minuto 43 del primer tiempo, se expresó preparación y, se omitió hacer duelo jugando a un toque. Cardona, pase corto para Cuadrado; Cuadrado para Cardona, quien vuelve a Cuadrado, Cuadrado a Borja y Borja de cara a un toque y de cabeza, pivotea a Cardona, quien tira a gol y convierte. 

 

Poseer el balón, atacar mucho, queda en manos de cómo se hace y qué se prepara; ya que, atacar poco y ser efectivo, eficiente, marcará la diferencia, hoy lo pudimos ver.

 

En general, un partido entre Colombia versus Ecuador, un juego sin sabor. Ganar, observando falta de fútbol, ausencia de competencia, con la mayoría de jugadores, sin ritmo y siete diferentes en relación con el último encuentro; podría no hacer ver, sentir y hasta distraer, lo que se debe corregir de fondo, con miras a los próximos partidos. Mucho cuidado al interpretar, lo que es ganar.

 

El resultado de ganar siempre será bueno, el cómo ganar y a través de qué medios hacerlo es lo que nos debe ocupar. El competir con tan poco, ofensivamente, no siempre se dará para sumar.

 

Si orientamos nuestro plantel desde la educación y la formación, ofreciendo testimonios de qué hacer, el cómo hacer y desde sus competencias, podremos facilitar y hacer la diferencia; ellos los protagonistas, en sus acciones jugando y compitiendo, hablarán por sí solos.

(
Juan Felipe Betancur Ramírez. DT.
Formador de Formadores. Licencias A y C)

Compartir:

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top